Nuevo paradigma sanitario

El Hospital Vall d'Hebron se reorganiza para mejorar los cuidados al paciente

  • El centro se estructura en 32 áreas de conocimiento y fomenta un modelo de enfermería basado en la intensidad de la atención

  • El covid empujó al hospital a este sistema, que impulsa el trabajo interdisciplinar y concentra expertos en cada problema de salud

Edificio general del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona.

Edificio general del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona. / El Periódico

4
Se lee en minutos
Beatriz Pérez
Beatriz Pérez

Periodista

Especialista en sanidad, temas de salud

Escribe desde Barcelona, Catalunya, España

ver +

El covid-19 ha cambiado la manera de trabajar de los hospitales. Empujado por la pandemia, Vall d'Hebron, el centro sanitario más grande de Catalunya en el que trabajan 9.000 profesionales, reestructuró su modelo organizativo, que pasó a estar dividido en áreas de conocimiento que agrupan los servicios y unidades en torno a un problema de salud. Así, los pacientes se agruparon según las necesidades de cuidados de enfermería que tengan. Es decir, por un problema de salud.

Por ejemplo, el área del corazón agrupa las unidades de hospitalización y gabinetes de los servicios de cirugía cardiaca y de cardiología, la hemodinámica, los hospitales de día y el resto de dispositivos del hospital que tienen que ver con el corazón. Este cambio ha acabado consolidándose y ahora el hospital lo ha presentado a los medios de comunicación. Y los pacientes pasan a estar clasificados en tres niveles: pacientes agudos, pacientes de atención intensificada y pacientes de atención intermedia.

El nuevo modelo asistencial de organización agrupa los diferentes servicios y unidades asistenciales que tienen alguna cosa que ver con un problema de salud determinado. Otro ejemplo: si antes una persona trasplantada de un riñón ingresaba en el Servicio de Nefrología, ahora pasa a estar ingresada en el área de trasplantes sólidos, junto a otros pacientes trasplantados de otros órganos. Así, este nuevo modelo consiste en la creación e implementación de 32 áreas de conocimiento: 28 específicas y cuatro transversales, que son el área del corazón, el área de trasplante de órgano sólido o el área de atención posquirúrgica.

"El covid nos abrió la puerta a hacer un cambio conceptual de toda la organización. Este nuevo sistema facilita la organización del hospital y el trabajo de enfermería", explica el gerente de Vall d'Hebron, Albert Salazar. Según él, además, el nuevo modelo también incorpora el concepto de "tiempo protegido", que son unas horas semanales que los profesionales se podrán guardar para dedicarse al estudio o la investigación.

Mapa del nuevo modelo organizativo del Hospital Vall d'Hebron.

/ Vall d'Hebron

Tradicionalmente los hospitales se han organizado por servicios clínicos y estos, por unidades funcionales especializadas. Cada servicio corresponde con una de las especialidades acreditadas por Sanidad. Dentro de los servicios, la estructura de dirección es jerárquica y cada colectivo profesional está bien diferenciado (médicos, enfermería, fisioterapeutas, trabajadores sociales, celadores, etcétera). El nuevo modelo creado e implementado en Vall d'Hebron está basado en el trabajo interdisciplinar.

Cuatro objetivos

Los objetivos de este nuevo modelo son cuatro: dirigir la atención a las necesidades de la persona, promover una gestión basada en el conocimiento (promoviendo la continuidad asistencial), impulsar el trabajo en equipo y el desarrollo profesional (fortaleciendo la comunicación y la interdisciplinaridad y fomentando los nuevos roles profesionales) y, por último, aplicar un modelo de enfermería basado en la intensidad de cuidados.

Con el covid se comprobó que una distribución de los pacientes por áreas de conocimiento y por necesidad de intensidad de cuidados tenía más ventajas que la distribución tradicional por servicios. Así, conforme las 'plantas covid' se vaciaban, se fueron ocupando por las camas de las nuevas áreas. Por ejemplo: un paciente operado de cáncer de pulmón por el Servicio de Cirugía Torácica y Trasplante Pulmonar tiene unas necesidades de cuidados posteriores a la operación muy diferentes a las de otro paciente trasplantado de pulmón por el mismo servicio. Antes, ambos estaban hospitalizados en la planta del Servicio. Ahora, se dirigen a áreas diferentes según el nivel de intensidad de cuidados que necesitarán: el primero ingresa en la planta del área posquirúrgica, mientras el segundo lo hace en el área de trasplante de órgano sólido.

Concentrar conocimiento y competencias

Así, estas áreas permiten concentrar el conocimiento y competencias de los profesionales sobre un determinado problema de salud. Mediante reuniones de área de conocimiento, elaboración de nuevos protocolos conjuntos y el trabajo diario entre personal de diferentes colectivos profesionales y especialidades que antes trabajaban físicamente separados, se consigue consensuar mucho más las tareas, favorecer la fluidez del trabajo y mejorar la continuidad asistencial.

Noticias relacionadas

"No es lo mismo pensar en las patologías del corazón desde el punto de vista del especialista en cardiología que desde la intensidad de cuidados enfermeros o del médico, que debe tener una visión holística del paciente. Así, el hospital puede estar más centrado en trabajar por motivos de salud muy concretos y muy bien definidos, concentrando todo el núcleo de conocimiento y de manos", señala el director asistencial de Vall d'Hebron, Antonio Roman.

Esta nueva organización pone de relieve la necesidad de crear e impulsar roles de profesionales que cubran estas necesidades, como las enfermeras de práctica avanzada (IPA), entre otros. La enfermería de práctica avanzada es una enfermera especializada que ofrece una atención directa al paciente crónico complejo. "En Vall d'Hebron ya hace unos años que está impulsando esta figura, pero la ordenación por áreas de conocimiento permite identificar perfectamente dónde hay una necesidad de salud que una IPA pueda atender", dice por su parte Mari Àngels Barba, directora de Enfermería.