Chequeo a la atención primaria en Catalunya

"Los mil niños de Dosrius tienen que ir al pediatra a Argentona"

  • Finalizada la crisis pandémica, los consultorios locales siguen sufriendo recortes de servicios

El consultorio médico Can Massuet de Dosrius.

El consultorio médico Can Massuet de Dosrius. / Ricard Cugat

3
Se lee en minutos
Beatriz Pérez
Beatriz Pérez

Periodista

Especialista en sanidad, temas de salud

Escribe desde Barcelona, Catalunya, España

ver +

La primera ola de pandemia de covid-19 cerró algunos centros de atención primaria (CAP) consultorios locales para poder centralizar recursos. Según la Conselleria de Salut, en estos momentos están abiertos el 100% de los CAP en Catalunya y el 93% de los consultorios locales. Pero algunos de los consultorios locales que han vuelto a abrir lo han hecho con horarios recortados.

Es el caso, por ejemplo, de los tres consultorios locales que hay en Dosrius (Maresme) y el de El Bruc (Anoia). "En Dosrius nos han recortado horas de atención", denuncia Rafa Torres, miembro de Marea Blanca y de la Coordinadora en Defensa de la Sanitat Pública de Mataró i el Maresme. "Los problemas en el CAP El Bruc empezaron en 2017, pero con el covid hemos perdido médicos y coberturas sanitarias", señala por su parte Roser Castellet, vecina de El Bruc.

Con el covid-19, dos consultorios locales cerraron en Dosrius (el de Canyamars y el de Can Massuet) y solo funcionaba uno (Dosrius Centre Consultori). El municipio tiene 5.000 habitantes y su CAP de referencia es el de Argentona. "Hasta el año pasado, teníamos que ir todos al consultorio del centro o a Argentona. Con protestas logramos que abrieran los otros dos", relata Torres. El "problema", relata, es que "han recortado horas de atención". Antes del cierre, en Canyamars había seis horas de atención sanitaria. Ahora, son cuatro. "Hay menos personal", apunta.

Dosrius, sin pediatra

Torres señala otro problema relacionado con el servicio de pediatría: "Están atendiendo a los niños médicos de cabecera. En Argentona antes había tres pediatras y una de ellas venía aquí tres días a la semana. Ahora no tenemos pediatra. Los 970 niños de Dosrius deben ir a Argentona", cuenta Torres.

En Dosrius, se queja, solo hay una enfermera pediátrica para poner vacunas. Es por ello que los ciudadanos reivindican un pediatra para esos mil niños. "Nos gustaría de lunes a viernes, pero entendemos que es un portazo en la cara, así que pedimos que haya uno dos o tres días a la semana", apunta Torres.

"La atención pediátrica está garantizada en todo el territorio y se organiza en función de las necesidades de cada población", asegura Salut.

En muchos países europeos, apunta la Societat Catalana de Medicina Familiar i Comunitària (Camfic), en la atención primaria quienes atienden a los niños son los médicos y las enfermeras de cabecera, mientras que los pediatras actúan de consultores desde los hospitales cuando hace falta su actuación, derivada de la primaria. "Actualmente en Catalunya este modelo que funciona en la Europa más avanzada no es asumible, esencialmente porque no tenemos el número de médicos de familia que necesitaríamos", dice Antoni Sisó presidente de la Camfic.

El caso de El Bruc

Noticias relacionadas

En el consultorio de El Bruc los problemas comenzaron en abril de 2017, cuando se comenzaron a reducir horarios. El centro pasó de abrir de lunes a viernes por la mañana y por la tarde, a abrir tres mañanas y dos tardes. Como explica Castellet, lo mismo ocurrió con la pediatría: pasó de haber un pediatra de lunes a jueves (dos días de mañana y dos de tarde) a haber uno de mañana y otro de tarde. Detrás de esta situación se esconde una reducción de la plantilla: Salut y ayuntamiento eliminaron un equipo familiar. "Una vez pasado el covid-19, el consultorio, que estuvo cerrado durante seis meses, volvió a abrir con más recortes y hoy hay un equipo médico una tarde y cuatro mañanas, y un equipo médico una tarde", dice Castellet.

Carteles de protesta en El Bruc.

/ Roser Castellet

Esta vecina del municipio, en el que viven unos 2.100 habitantes, también critica las "deficiencias" de este consultorio, pues, según ella, las sillas de ruedas "no pueden pasar por las puertas", el ascensor "tampoco está adecuado" para ellas y "no hay suficiente espacio para que los pacientes esperen su turno o su consulta". El vecindario reclama revertir la situación y hacer las mejoras necesarias en este centro de salud.