Enfermedad de 1958

¿Por qué se llama así la viruela del mono?

¿Por qué se llama así la viruela del mono?
1
Se lee en minutos
Jordi Muñoz

La viruela del mono era hasta ahora una enfermedad desconocida para gran parte de la población española, debido a que los casos registrados de este virus en Europa han sido históricamente muy limitados. La OMS ha decidido declarar la alerta máxima internacional ante la eclosión de contagios en todo el mundo por la viruela del mono

Algunos expertos en la materia, como la viróloga Margarita de Val o Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, han ofrecido información a la ciudadanía sobre los síntomas de esta enfermedad y su capacidad de transmisión en los humanos. Sin embargo, hay una cuestión que sigue despertando intriga: ¿Por qué se llama así?

Origen del nombre

La razón por la que este virus adoptó el nombre de viruela del mono es muy sencilla. Según explica la agencia nacional de salud pública de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), este tipo de enfermedad, similar a la viruela, fue descubierta en 1958 en colonias de monos usados para investigaciones. De ahí que el nombre quedase como la viruela del mono ('Monkeypox' en inglés).

El primer caso en humanos se registró 12 años más tarde, en 1970, en el cuerpo de un niño de 9 años de la República Democrática del Congo. Desde entonces, el virus ha sido localizado en 11 países africanos y se ha exportado a otros continentes en varias ocasiones, según informa la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Confusiones habituales

Noticias relacionadas

Al igual que ha pasado con otras enfermedades históricas como la gripe española -cuya denominación sugiere un origen equívoco- el nombre de la viruela del mono también puede llevar a crear cierta confusión. Tal y como explica la OMS, la infección por la viruela símica ha sido detectada en varias especies de animales, aunque mayoritariamente es transmitida por ratones silvestres.

La lista de especies que pueden contagiarla incluye las ardillas, las ratas gigantes de Gambia, los ratones de cuatro franjas, los lirones enanos africanos y, finalmente, los primates. El nombre, aún así, hace referencia únicamente a los simios, que transmiten la enfermedad en menor medida.