Próximas pandemias

La salud pública en Catalunya sigue a medio gas ante futuras pandemias

La salud pública en Catalunya sigue a medio gas ante futuras pandemias

Epi_rc_es

  • Los expertos destacan el fortalecimiento de la vigilancia epidemiológica, pero lamentan el olvido de la promoción y prevención de la salud

  • Alertan de que el covid-19 y la viruela del mono han dejado aparcadas otras enfermedades de declaración obligatoria, como el VIH/sida o la tuberculosis

2
Se lee en minutos
Beatriz Pérez
Beatriz Pérez

Periodista

Especialista en sanidad, temas de salud

Escribe desde Barcelona, Catalunya, España

ver +

La generación 'millenial' y todas las que vienen detrás vivirán "una o dos pandemias" más de una intensidad como la del covid-19. Lo advierte Joan Guix, exsecretario de la Agència de Salut Pública de Catalunya (Aspcat) y miembro de la Societat de Salut Pública de Catalunya i Balears (SSPCB). El cambio climático y la globalización facilitarán (ya lo hacen) la transmisión mundial de los virus.

El covid-19 ha puesto de manifiesto la importancia de fortalecer la salud pública. Según Guix, la vigilancia epidemiológica (uno de los aspectos de la salud pública) en Catalunya se ha reforzado a raíz de la pandemia. "Ha conseguido herramientas informativas y ha recibido un incremento de recursos humanos, como rastreadores y epidemiólogos". El "gran riesgo", según él, es que todo esto sea "flor de un día".

Sin embargo, el epidemiólogo Joan Caylà, miembro de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), subraya que gran parte de este personal incorporado "no está formado". "Y otros muchos tienen contratos que ya han acabado", añade Caylà. Además, advierte de que el covid-19 y la viruela del mono han dejado aparcado el seguimiento de otras enfermedades de declaración obligatoria, como la tuberculosis o el VIH/sida.

Aunque Guix cree que la vigilancia epidemiológica sí ha entrado en la agenda política, no ha sucedido lo mismo con la promoción de la salud y la prevención de la salud. "Esto nos puede dar problemas porque son aspectos muy importantes fuera de la epidemia. Estamos hablando, por ejemplo, de seguridad alimentaria o de salud comunitaria", dice Guix. Insiste en que, "en tiempos de paz", es "tan importante" la protección y la promoción de la salud como la vigilancia epidemiológica.

Aparcadas otras luchas

El exsecretario de Salut Pública de Catalunya también pone el foco en el hecho de que, debido a la crisis sanitaria, en los últimos años ha quedado relegada la lucha contra el cambio climático. También, según él, se ha hecho poco hincapié en el sesgo social que han tenido los contagios de covid-19. "Se ha tratado muy poco que el virus ha afectado más a los pobres", señala. Él sí cree que Catalunya está "preparada" para detectar una nueva pandemia, sin embargo, faltará desarrollar "la parte farmacológica" cuando aparezca un nuevo virus.

Noticias relacionadas

Es menos optimista Joan Caylà, quien cree que el sistema no ha sido fortalecido aún lo suficiente. Tras el covid-19, los epidemiólogos españoles viven el 'hándicap' de la viruela del mono, que está afectando mucho a Madrid y Barcelona. "Esto implica que la gente que hace epidemiología de campo tiene que dedicarse en exclusiva a ello. Y, entonces, quedan aparcadas otras enfermedades de declaración obligatoria, como el VIH/sida, la tuberculosos o las infecciones de transmisión sexual", apunta Caylà.

En estas infecciones está habiendo retrasos en los diagnósticos. Este epidemiólogo insiste en que no se está haciendo un "buen seguimiento" de estas enfermedades y por eso resulta imposible hacer informes anuales sobre las mismas. Sí valora positivamente que España esté impulsando la creación de un centro estatal de salud pública, aunque de momento se desconoce dónde estará ubicado. Madrid está descartado, según Caylà.