Con respecto a 2020

Los tratamientos por drogodependencia subieron un 18% en Catalunya el año pasado

El alcohol es la sustancia más consumida, según el último informe de la Conselleria de Salut

Un botellón en una playa.

Un botellón en una playa. / El Periódico (Feed)

3
Se lee en minutos
El Periódico

Los inicios de tratamiento por drogodependencia en Catalunya, con el alcohol como la sustancia más frecuente, aumentaron hasta los 13.423 casos en 2021, un 18% más respecto a un 2020 inusual por el impacto del covid-19, pero el aumento aún está por debajo de los registros previos a la pandemia.

La secretaria de Salut Pública de la Generalitat, Carmen Cabezas, y el subdirector general de Drogodependencias del departamento de Salut, Joan Colom, han presentado este lunes los datos del informe de 2021 del Sistema de Información sobre Dependencias en Catalunya (SIDC), que incluye datos sobre el inicio de tratamientos para superar las adicciones a sustancias.

En el año 2021, un total de 13.423 personas han iniciado tratamiento en la red de atención a la drogodependencia (que cuenta con 63 Centros de Atención y Seguimiento, entre otros servicios), lo que representa un incremento del 18% respecto a los 11.353 de 2020, un año inusual en el que cayeron las atenciones tanto por la reducción del consumo, por el confinamiento, como por la afectación del covid-19 en los servicios asistenciales.

Así, en 2021 se empezaron a recuperar los niveles prepandemia de asistencia, pero sin llegar aún a registros de 2019 (14.528), ha destacado Colom.

La duda es si los consumos que bajaron en 2020 por la reducción de sociabilización derivada del confinamiento por el covid-19 van a recuperar los niveles prepandémicos o quedarán más bajos, algo para lo que todavía no hay datos suficientes para llegar a una conclusión, si bien la tendencia apunta a una bajada generalizada del consumo de drogas en los últimos años, ha apuntado Colom.

Drogas

El alcohol representa el 44% de todos los tratamientos iniciados de 2021, seguido de la cocaína (24%), el cannabis (14%) y la heroína (9%) -en clara bajada desde los años 90-, mientras que el tabaco, con un 3%, es minoritario en esta red específica de atención a drogadicciones, pero no porque haya pocos fumadores, sino porque la inmensa mayoría piden ayuda en los centros de atención primaria.

Sin dejar de prestar atención a las otras sustancias, Colom ha admitido que el alcohol es el "foco importante" de preocupación, siendo más frecuente en hombres, pues el 74% de los atendidos son varones, mayoritariamente de más de 40 años pero que se han iniciado de jóvenes, sobre los 19 años.

También preocupa el consumo de alcohol entre menores, pues uno de cada cinco admite que se ha emborrachado en el último mes, si bien se observa una paulatina reducción del consumo en esta franja de edad en los últimos años, según Colom.

Por sexos

A diferencia de lo que ocurre en los adultos, las chicas consumen más que los chicos en edades tempranas, entre los 14 y los 16 años, y es a partir de esa edad cuando se empieza a invertir la incidencia entre sexos.

En cuanto a las urgencias hospitalarias, las motivadas por drogas representan el 0,7% del total y más de la mitad de ellas son por alcohol (54%), seguido de hipnosedantes (14%) y la cocaína (11%).

Cabezas ha enfatizado el papel destacado de los determinantes sociales, pues "la prevalencia de drogodependencias es tres veces más alta en rentas bajas que en altas, y es importante trabajar en esto no desde la estigmatización sino al revés, en entender que estas personas con menos ingresos necesitan más ayudas", ha destacado.

Entre el 30% y el 50% de los que inician tratamiento tienen niveles educativos bajos, mientras que los atendidos tienen cinco veces más paro que la población general (excepto en el caso de tabaco), siendo la heroína la droga con mayor sesgo socioeconómico.

Durante el 2021, las 11 unidades hospitalarias de desintoxicación atendieron 966 ingresos, con 12 días de media de estancia y con el alcohol de nuevo como principal causa.

Noticias relacionadas

Un total de 2.489 usuarios pasaron por 14 salas de consumo controlado de drogas (sobre todo inyectables), sin que en este ámbito hubiese ningún fallecimiento, aunque hubieran 176 sobredosis.

La Línea Verde, el servicio telefónico de asistencia a la drogodependencia, atendió 2.068 llamadas en 2021, al tiempo que se celebraron 305 entrevistas personales y hubieron 356 consultas en línea. 

Temas

Adicciones