La lucha contra el covid

La vacuna española del CSIC apunta a 2022

El doctor Larraga reclama un esfuerzo a los países desarrollados para inmunizar a toda la población mundial frente al coronavirus

La vacuna española del CSIC apunta a 2022
2
Se lee en minutos
Manuel Herrera

El investigador del CSIC Vigente Larraga intervino en el congreso sobre 'silver economy', celebrado el pasado jueves y viernes en el Teatro Ramos Carrión de Zamora. “Hay que estar preparados para las distintas variantes del COVID. Así de directo se mostró en un momento en que la nueva variante sudafricana acapara la atención del mundo, y lo hizo con un discurso centrado en el trabajo de su equipo para hallar una vacuna y aprovechó la ocasión para lanzar diferentes reflexiones en torno a la pandemia. Sobra decir el impacto que ha tenido y sigue teniendo el coronavirus en las vidas de las personas de edad más avanzada.

En ese sentido, Larraga auguró que “la enfermedad va a estar mucho tiempo” en la sociedad y reconoció que su evolución a medio o largo plazo es un misterio. De ahí que, a su juicio, la investigación deba centrarse en limitar el riesgo, y el trabajo político tenga que poner el foco en las cuestiones que dependen de su propia voluntad y también de su generosidad.

En este punto, el investigador del CSIC habló con mucha claridad: “Mientras haya gente en el mundo que no este protegida, nosotros aquí no estaremos seguros”, advirtió Larraga, que afirmó que “los países desarrollados tienen que hacer un esfuerzo por proteger a los demás”. Es decir, a los habitantes de aquellos territorios cuyas capacidades logísticas y económicas son menores.

Hay que vacunar a toda la población, incluso a la de aquellas zonas que no pueden pagar las dosis”, aclaró el profesor del CSIC que sí quiso dejar patente que las vacunas de laboratorios como Pfizer o Moderna “están funcionando muy bien”, lo cual no es óbice para que otras que están de camino puedan tener también un efecto positivo en el control de la pandemia.

Larraga aseveró que “ninguna vacuna llega tarde” y resaltó que aquellas que se acepten por parte de los organismos de control “siempre tendrán alguna ventaja”. De ahí que los esfuerzos del CSIC sigan centrados en el desarrollo de un antídoto que podría ver la luz a lo largo del año 2022, aunque el investigador evitó dar plazos concretos sobre su puesta en marcha.

El experto sí reconoció avances en la buena dirección, como el que refleja su 100% de efectividad en los últimos experimentos llevados a cabo con ratones: “Es una vacuna que no requiere congelación, que será fácil de distribuir y que, además, es relativamente sencilla y barata de producir, mientras que las de ahora son muy caras”, explicó Larraga, que mostró en sus diapositivas cómo se inocularía este antídoto de ADN. El sistema utilizado requerirá de un dispensador que aplicará el suero por vía intramuscular: “No representa una gran molestia, menos que un pinchazo”, zanjó el investigador.

Otras ponencias

Noticias relacionadas

La última jornada del congreso 'silver economy' de Zamora sirvió para poner sobre la mesa numerosos temas en relación con el envejecimiento y con el cuidado a mayores, que implicaron a profesionales del sector sanitario y también a empresas que quisieron aportar su granito de arena y su dosis de conocimiento al evento.

En esa línea se enmarcó la ponencia de la directora de Soluciones Tecnológicas del Grupo Tecopy, Aurora López, que contribuyó a dar valor a la mesa sobre experiencias residenciales. La representante de la empresa explicó el contexto en el que las tecnologías innovadoras son aplicables a las residencias de mayores, cuyo paradigma podría cambiar, especialmente a raíz de lo ocurrido en estos centros durante la pandemia.