Fin de las restricciones

Cuándo se dejarán de usar las mascarillas en interiores y otras dudas en el fin del túnel covid

  • Los epidemiólogos avisan de que la pandemia “no acabó” y los psicólogos recomiendan no encerrarse y recuperar la vida social

 Mascarillas en espacios interiores

 Mascarillas en espacios interiores / Manu Mitru

6
Se lee en minutos
Mar Mato

El remate de este 2021 se parece al tramo final de un túnel donde la luz se hace fuerte como promesa de una salida. ¿Es esta la realidad real o una ilusión para tomar aliento? La velocidad de reproducción de la enfermedad baja así como la tasa de riesgo de rebrote en prácticamente toda España.. La ciudadanía se frota los ojos y se pregunta si ser cauta o abrazar una inminente barra libre para la socialización ante el mensaje de muchos políticos de que la pandemia ha acabado.

El epidemiólogo y profesor de la Universidade de Santiago de Compostela Carlos Pereira avisa de que “la pandemia no acabó. Mientras haya países en los que siga habiendo epidemia, se están generando variantes que pueden entrar aquí y hacer estragos”.

Poniendo como ejemplo a Israel, recordó que “hace unos meses dijeron que estaba todo superado, que podían andar sin mascarilla, y ahora están en un pico otra vez aunque bajo control”.

Mascarilla en interior: sí o sí

Pereira se muestra claro: “Si alguien quiere pensar que estamos en una nueva normalidad, allá ellos. No podemos descartar nuevos picos”. Por ello, “la mascarilla y la distancia de seguridad deberíamos seguir conservándolas mientras estemos en pandemia. El problema está en que las autoridades dicen que ya está todo superado, ¿cómo le voy a decir yo a la gente que no les hagan caso?”, cuestiona.

El profesor emérito de Medicina Preventiva y Salud Pública Juan Gestal, también de la USC, puntualiza que si bien en el exterior podríamos de dejar de utilizar las mascarillas “salvo en actos multitudinarios como los partidos de fútbol”, en los interiores deberían “mantenerse durante algún tiempo su uso” al igual que las medidas de ventilación y control de CO2”.

Gestal aclara que nos encontramos “en el camino hacia la normalidad” conformado por al menos dos fases. Una primera, en la que estamos, con casos activos en la población pero con baja incidencia”. Una segunda cuando ya no tengamos casos activos o sean puntuales. En ese punto, aventura que “estaríamos totalmente en la nueva normalidad y podríamos estar ya sin restricciones” una vez el virus ya no esté circulando en la comunidad (sin casos o con muy pocos).

Al igual que Pereira, Gestal opina que “la pandemia a nivel mundial no ha terminado, pero, en Galicia y en España, salvo que ocurra algo inesperado, estamos ya en el final. No obstante, queda la duda de posibles repuntes. No es lo esperable pero el virus sigue circulando en muchos países”.

Unos ancianos conversan protegidos con mascarillas en San Sebastián

/ Juan Herrero /EFE

“Los mayores por supuesto deben salir de casa con frecuencia”

Este profesor de Medicina vaticina que si prosigue la evolución actual, y no ocurre nada inesperado, posiblemente en Navidad o incluso antes esté totalmente controlada la epidemia y podamos movernos ya sin restricción y sin necesidad de mascarilla no solo en exteriores sino en interiores”.

Respecto a aquellos mayores temorosos de salir por miedo a infectarse, Gestal señala que “por supuesto deben salir de casa con frecuencia, pasear e ir a los centros comerciales, restaurantes o bares, pero deben evitar los interiores si están muy llenos o no están bien ventilados”.

“Si un centro comercial o local está masificado no aconsejo que vayan”

El epidemiólogo Carlos Pereira también apela a la “precaución” y que se use siempre la mascarilla y se mantenga la distancia. “Si el centro comercial o local interior al que van está masificado, no aconsejo que vayan. Todas estas precauciones deberíamos seguir manteniéndolas. ¿Hasta cuándo? Hasta que tengamos vacunado a un 50% de la población en todo el mundo. Si no, estamos en riesgo”.

“Hay gente que puede quedar anclada al miedo y a la distancia social”

Precisamente, el temor a contagiarse o a que vuelva a haber un repunte de casos ha quedado adherido a muchas personas. Por otra parte, aunque no haya nuevas olas de diagnósticos, se espera que los servicios de Psiquiatría y Psicología sigan desbordados. “Va a suceder todo tipo de descompensaciones”, augura la psiquiatra Mara Parellada, del Hospital Marañón de Madrid que participó en Vigo este fin de semana en el Curso de Investigación en Psiquiatría, de la Asociación Gallega de Psiquiatría.

“Hay gente –añade la doctora– que tiene más rasgos obsesivos, más aprehensivos o que han tenido episodios eventos en la familia y que pueden quedar anclados al miedo y a la distancia social. También hay mucha gente a la que una mayor distancia social le viene mejor y quiere seguir manteniéndolo. En cuanto a las conductas adictivas con las nuevas tecnologías, eso no va a desaparecer cuando se abra la puerta. Hay que realizar seguimientos porque ya ha habido ingresos de chicos con adicciones importantes a videojuegos. Consecuencias y secuelas hay”.

“La vuelta al colegio está siendo difícil para muchos chicos con mal ajuste escolar”

Parellada también se fija en los problemas escolares: “Muchos chicos en el colegio con dificultades de adaptación las han ido soportando. Para ellos, el estar en casa fue un alivio pero la vuelta está siendo difícil para muchos chicos con mal ajuste escolar”.

Usuarios del metro de Barcelona con mascarilla obligatoria

/ Ricard Cugat

La solución no se torna fácil. “Estamos hablando de algo complejo. Son situaciones clínicas que hay que atender de forma individual. Desde luego, todo lo que cada familia pueda hacer para mejorar la comunicación entre padres e hijos va a favorecer identificar las cosas pronto, tener mecanismos para resolver los problemas que vayan surgiendo. ¿Cómo hacerlo en cada familia? Es un trabajo individualizado y no se pueden dar consejos generalizados”, subraya la psiquiatra que no obstante si facilita una recomendación a los padres: “No minimizar cuando hay una dificultad. Hay que profundizar, escuchar, ver lo que está pasando y ante la mínima duda, consultar en el colegio, Atención Primaria o servicios de Psiquiatría”.

“Hay ciertas cosas que quedaron interiorizadas y quedarán mucho tiempo”

Otra cuestión es qué nos acontecerá como sociedad en estas nuevas fases. El sociólogo y profesor de la Universidad de Vigo José Durán descarta que se extienda el encierro voluntario en los hogares. “Se ve que la gente está saliendo y que quiere salir”.

No obstante, reflexiona que “hay ciertas cosas que quedaron interiorizadas y quedarán mucho tiempo. Por ejemplo, la mascarilla”.

En cuanto a la comunicación virtual con allegados, cree que el contacto personal se seguirá retomando sin pantallas con los familiares y amigos más cercanos. “Forman parte de nuestra identidad, si las dejásemos, iríamos muriendo como personas”, reflexiona.

No obstante, con las relaciones laborales se plantean otras cuestiones. “Cuando las personas prefieren virtualizar sus trabajos es porque no echan de menos las relaciones sociales en su trabajo, lo que debería hacer pensar a los responsables en este ámbito hasta qué punto lo están haciendo bien”, puntualiza.

Noticias relacionadas

“Hay que incidir en que hay que volver a la normalidad”

Por su parte, el psicólogo Diego Antelo cree que “hay que incidir en que hay que volver a la normalidad y no insistir en hábitos obsesivos”. Según su punto de vista, la gente debe “volver a la rutina, escogiendo las cosas que le hacían sentir bien, reprogramando las agendas para recuperar la vida social y deportiva con prudencia”. “Lo que no va bien ahora es quedarse encerrado en casa y evitar el contacto con la gente por miedo”, concluye.

Temas

Coronavirus