ESCUELA MILA FERRER

Las cuatro claves para mantener, a diario, una piel sana y cuidada

La piel es el órgano más extenso del cuerpo y el que nos relaciona con el medio externo, cumple diferentes funciones, la principal es la de protección a agentes externos; bacterias, sustancias químicas… y tiene función termorreguladora.

Las cuatro claves para mantener, a diario, una piel sana y cuidada
Se lee en minutos

La base de cualquier tratamiento para la piel es mantener el PH equilibrado. Actualmente el abuso de productos jabonosos a diario produce un desequilibrio del PH, deshidratando de forma superficial y a la larga en profundidad.

La base para una piel sana es:

  • Higiene: Limpiar y exfoliar para eliminar células muertas y exceso de queratina, oxigenando y favoreciendo así los intercambios metabólicos. Recordando que el exceso de limpieza puede provocar una perdida excesiva de agua y de grasa produciendo diferentes tipos de dermatitis.

  • Ejercicio físico: Haciéndolo de forma regular se incrementa el flujo sanguíneo y consiguiendo así los nutrientes y tonificando los músculos ayudando a definir la piel.

  • Hidratación: Hacerlo de forma diaria con productos adecuados para mantener el manto hidrolípidico de la piel.

  • Alimentación: Una dieta saludable y equilibrada ayuda a mantener una piel bonita y equilibrada. Eliminar toxinas como el alcohol, tabaco, etcétera, y tomar agua para depurar el organismo.

Noticias relacionadas

Es importante dejarse aconsejar por un profesional de la estética que conoce la piel y podrá asesorarte buscando los productos adecuados al problema.

Tan importante es el cuidado domiciliario como poder acudir a tu centro de estética dónde podrán hacerte tratamientos específicos; exfoliación e hidratación, nutrición, tratamientos remodelantes o simplemente poder desconectar mimándote con un armonizante masaje. Equilibrando cuerpo, mente y alma.