EL DILEMA DE LAS PRÓXIMAS FIESTAS

Simón apuesta por impedir los viajes entre autonomías en Semana Santa

  • "No sé si la salvamos [la Navidad] o no; pero creo que lo poco que se salvara hemos visto en enero el impacto que tuvo. No estamos para salvar fiestas ni manifestaciones", señala el epidemiólogo

  • La caída de los contagios pierde velocidad mientras Madrid se queda como la única comunidad en la zona de riesgo extremo

Las ucis tienen el mismo nivel de ocupación por pacientes covid que en el pico de la segunda ola.

Las ucis tienen el mismo nivel de ocupación por pacientes covid que en el pico de la segunda ola.

Se lee en minutos

Fernando Simón tomó buena nota del nefasto resultado de la relajación de las restricciones en las pasadas navidades. En su comparecencia de este lunes, el portavoz técnico del Gobierno en la pandemia, se ha mostrado claramente en contra de permitir los viajes entre comunidades autónomas debido a la actual situación epidemiológica. “Si las condiciones de transmisión no son las correctas para que se pueda tener un poco de apertura, no se debe ni plantear”, ha señalado, antes de puntualizar que él no tiene la última palabra y que habla como “epidemiólogo”. Otros responsables políticos y los empresarios pueden tener "otra visión", ha añadido.

El Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas negocian desde hace unos días la elaboración de un plan destinado a evitar que el virus se descontrole en Semana Santa como lo hizo a raíz de la Navidad. Aún no se conocen las medidas sobre las que se está trabajando, pero uno de los puntos más delicados será la movilidad entre comunidades autónomas. Todas salvo Madrid y Extremadura tienen actualmente las fronteras cerradas, pero la mejoría de los datos puede empujar a varias de ellas a la reapertura, presionadas por los sectores empresariales más perjudicados por los cierres. Por el momento, la mayoría se mantienen a la espera de la evolución de los contagios.

El descenso se suaviza

Acostumbrado a ver el vaso medio lleno, esta vez Simón ha destacado los puntos negros del momento actual. Pese a que el virus ha bajado con rapidez, ahora se está produciendo “una suavización del descenso” que podría estar vinculado a la prevalencia cada vez más importante de la variante  británica, ha dicho.

El epidemiólogo ha hecho más hincapié aún en que la ocupación las ucis sigue siendo muy alta, del 28%, “lo que quiere decir que  una de cada tres camas es para un paciente covid”. “Es la misma ocupación a la que llegamos en el pico de la segunda ola”, en noviembre, ha recordado. Incluso lo ha comparado con la situación de hace un año, cuando en vísperas del 8M “había 10 enfermos de covid en las ucis” y entre 40 ó 50 casos diarios, frente a los 5.000 actuales. “Y luego vino lo que vino”, ha añadido.

“Hace un par de meses se me planteaba si íbamos a poder salvar la Navidad. No se si la salvamos o no, pero lo poco que se pudiera salvar ya hemos observado el impacto que tuvo”, en referencia la tercera ola, que ha convertido el mes de febrero en el segundo con mayor número de muertes de la pandemia, 10.528. Su objetivo, ha dejado claro, no es “salvar fiestas ni manifestaciones”, en referencia a las movilizaciones del 8M.

La incidencia más baja desde agosto

Te puede interesar

En el conjunto de España, la incidencia acumulada a 14 días ha bajado en el conjunto de España a 175 casos por 100.000. Todo un logro. Llevábamos por encima de esta cota desde el mes de agosto. Entre la segunda y la tercera ola no llegó a caer por debajo de los 189 casos. Madrid es ya la única comunidad que sigue en riegos extremo, con 284 casos. Catalunya se encuentra ya claramente por encima de la media, con 207

La ralentización a la que se ha referido Simón es observa claramente en los datos correspondientes al fin de semana. La incidencia ha caído a una media de 6 casos al día, mientras que en semanas anteriores el ritmo era del entorno de los 30 diarios. Puede ser la etapa previa al estancamiento que ya se observa en Catalunya o del inicio de una cuarta ola.