Avanzarse al covid-19

El 'modelo Vall d'Hebron', a estudio por su buena gestión de la pandemia

Una uci covid de Vall d’Hebron este lunes.

Una uci covid de Vall d’Hebron este lunes. / Elisenda Pons

  • La escuela de negocios IESE imparte a sus alumnos una clase sobre cómo el hospital se adaptó en la primera oleada

  • El centro tomó medidas de prevención en enero de 2020, antes de que llegara el virus, y sixtuplicó sus camas de uci

Se lee en minutos

El 6 de abril de 2020, con el mundo entero sumido en la primera oleada de la pandemia de coronavirus, la Organización Mundial de la Salud (OMS) felicitaba al Hospital Vall d'Hebron de Barcelona por su gestión de la crisis sanitaria. El organismo destacaba la capacidad del centro para "reformular todos los espacios" y "preparar a todos sus profesionales para avanzarse al virus". Hoy, el 'modelo Vall d'Hebron' es un caso de estudio en escuelas como el centro de negocios privado IESE Bussiness School, que este lunes ha impartido una clase a sus alumnos titulada 'Caso Hospital Universitario Vall d'Hebron: gestión del covid-19'.

La gestión de la pandemia, según el gerente de Vall d'Hebron, Albert Salazar, se dividió en dos ejes. Por un lado, en la necesidad de trabajar cualquier proyecto en colaboración con todos los agentes del territorio. Por otro, a nivel interno, en la potenciación de los equipos multidisciplinares. "El covid-19 nos ha demostrado que el trabajo conjunto entre especialidades, estamento, médicos y enfermeras, es capaz de conseguir resultados muy superiores en la atención al pacientes", ha dicho Salazar.

"Investigar sobre la gestión de la pandemia en un hospital como Vall d'Hebron ha sido todo un acierto, ya que hoy en día no hay nada escrito sobre ello", ha destacado por su parte el profesor de IESE, Jaume Ribera. "[Los estudiantes] han podido ver un ejemplo real de la evolución de las fases de una crisis y cómo encaja en la estrategia futura de un centro hospitalario", ha añadido.

El hospital público de Vall d'Hebron, el más grande de Catalunya y que por tanto cuenta con más recursos que otros más pequeños, se preparó rápidamente cuando llegaron las primeras noticias de China sobre el virus. Además, logró sextuplicar camas de unidades de cuidados intensivos (ucis) en el pico de la pandemia, contrató hasta 1.150 profesionales más para atender a los pacientes y reconvirtió el Pavelló d’Esports de Vall d’Hebron en un espacio sanitario para tratar a enfermos con coronavirus. Todo esto le valió las felicitaciones de la OMS.

1. RAPIDEZ

Salazar ha reconocido hoy que, a falta de precedentes, "hubo un porcentaje altísimo de improvisación". "No teníamos un modelo en el que fijarnos. Sabíamos lo que pasaba en China e Italia, donde la situación era catastrófica. Nosotros teníamos los planes de contingencia de cada invierno para la gripe, pero el covid fue otra cosa", ha dicho Salazar.

Pero, aun así, Vall d'Hebron supo anticiparse a la llegada del virus: antes de que se detectara el primer caso en Catalunya (el 22 de febrero), creó protocolos de actuación y planes de contingencia que planteaban hasta una docena de escenarios. La dirección del centro decidió rápidamente que hasta 800 administrativos trabajasen desde casa, suspendió las visitas de los familiares y reconvirtió la visita ambulatoria en una telefónica. "Hubo por nuestra parte una cierta anticipación desde finales de enero, no minimizamos la amenaza y pudimos preparar todo esto", ha dicho el gerente.

2. ADAPTACIÓN

Uno de los espacios de Vall d'Hebron reconvertidos en uci y utilizados en la primera oleada.

/ Elisenda Pons

Otro elemento importante fue la "rápida adecuación de espacios" para los pacientes más críticos que requerían una uci. Muchos de ellos empeoraban rápidamente, lo que hacía necesario tener sitios disponibles. "Antes de la pandemia teníamos 52 camas uci. En la primera oleada llegamos a tener a 222 pacientes críticos en ucis, pero teníamos preparadas hasta 300 camas ucis [que no hubo que utilizar en su totalidad] distribuidas en 13 espacios diferentes", ha recordado Salazar. Todo esto se pudo hacer "porque se canceló la actividad restante", a excepción de las urgencias como ictus, infartos a trasplantes de emergencia.

"Todo Vall d'Hebron se convirtió prácticamente en un hospital de una sola enfermedad. Nos quedamos a unas 50 o 60 camas, a uno o dos días, de que todos los pacientes sin excepción tuvieran neumonía por covid", ha dicho el gerente del centro. "El reto mas importante en las demás olas ha sido seguir atendiendo otras patologías", ha añadido.

El hospital, además, instaló en el Pavelló d’Esports de Vall d’Hebron un centro de asistencia para pacientes de coronavirus que tenía una capacidad para 132 personas. El ayuntamiento de Barcelona cedió en marzo cuatro polideportivos a Vall d'Hebron, Sant Pau, el Clínic y el Mar para montar hospitales de campaña.

Vall d'Hebron también contó con el Hotel Alimara, a 500 metros del centro, para alojar a enfermos leves que no podían hacer cuarentena en sus casas.

3. PERSONAL

Vall d'Hebron contrató, durante la primera oleada, a 1.150 nuevos trabajadores, de los cuales las enfermeras y los técnicos y celadores que trabajan con ellas representaron casi 800. Según Salazar, en comparación con enero del 2020, el hospital tiene este año 550 contratos más.

Una planta covid de Vall d'Hebron, este lunes.

/ Elisenda Pons

Gracias a esta contratación, ha subrayado el gerente, "ni en los peores momentos de la epidemia, las enfermeras doblaron turnos". "Tampoco se retocaron las ratios de atención a los pacientes, es decir, no redujimos el número de enfermeras ni en críticos ni en semicríticos". Según Salazar, la "buena ordenación de los turnos y los descansos" han hecho "atractivo" a Vall d'Hebron. "En verano, cuando la incidencia de covid disminuyó, mantuvimos contratos en activo para que la gente pudiera descansar. Se hicieron las vacaciones y descansos, y eso permitió mantener contratos que ahora se están utilizando".

El gerente ha explicado que el hospital estuvo "a punto" de no tener los equipos de protección individual (epis) adecuados. "Estuvimos a un día o día y medio, pero hubo un esfuerzo de todo el equipo para tener a punto los epis y los respiradores".

4. FUTURO

Los expertos no descartan en absoluto más pandemias de otros virus en el futuro. Los hospitales deben estar preparados para ello. "Nosotros estamos realizando en estos momentos el plan estratégico de Vall d'Hebron para los próximos cinco años y el covid va a afectar a esta estrategia. Hay que insistir en el abordaje territorial de todos los proyectos, contar con todo el territorio, con todos los actores", ha pedido Salazar.

Te puede interesar

Según él, otra clave del éxito del hospital en la pandemia ha sido la "relación con el territorio". "Hay que salir de los muros del hospital y colaborar con los geriátricos, con la atención primaria, con otros centros de agudos". Además, Vall d'Hebron ha inaugurado recientemente el edificio Garbí, en el Parc Sanitari Pere Virgili, destinado hoy para pacientes covid y que se quedará para futuras pandemias.

En el pico de la primera oleada este hospital público también pudo colaborar con otros de la red privada, como Quirón y Delfos. En Catalunya, la Conselleria de Salut puso todas las camas de los hospitales privados al servicio de la pandemia. "Una de las cosas buenas del estado de alarma puso todos los recursos del país en manos de la Administración pública", ha destacado Salazar.