El camino a la inmunidad

Ocho semanas de vacunación blindan los geriátricos

Vacunación contra el coronavirus en el geriátrico Sant Pere de les Fonts de Terrassa, el 4 de febrero. 

Vacunación contra el coronavirus en el geriátrico Sant Pere de les Fonts de Terrassa, el 4 de febrero.  / Ferran Nadeu

  • Tras casi dos primeros meses de inmunización la situación mejora para los ancianos supervivientes

  • Los residentes positivos bajan un 51% en 10 días y las muertes, un 41,6%

  • Los decesos representan un 17% del total, cuando en el pico de la primera ola supusieron más de la mitad

Se lee en minutos

Durante el pico de la primera oleada de coronavirus, las muertes en las residencias de ancianos supusieron más de la mitad del total de fallecimientos. El virus penetró cruelmente en estos centros, donde viven las personas más vulnerables. En todo lo que llevamos de pandemia, el coronavirus ha segado la vida a 8.660 mayores en geriátricos de toda Catalunya, lo que representa el 43,8% de toda la mortalidad (ha habido, hasta el 15 de febrero, 20.261 decesos desde marzo), según cifras de la Conselleria de Salut. Y son muertes de personas que previamente fueron diagnosticadas con pruebas de coronavirus, por lo que no se descarta que un exceso de mortalidad en el ámbito residencial todavía no contabilizado.

Tras casi dos meses de vacunación, sin embargo, la situación se ha revertido. Se registran menos contagios, menos ingresos hospitalarios y menos fallecimientos. Lo dicen los datos. Desde el 27 de diciembre, cuando empezó la vacunación, hasta el 15 de febrero, último día del que Salut ofrece datos, ya habían recibido la segunda dosis de la vacuna el 84,1% de los residentes y el 62,1% de los profesionales que trabajan en los geriátricos. Los resultados obtenidos de momento son esperanzadores: este martes, en Catalunya hay 241 residentes positivos, un 51% menos que hace 10 días, cuando se registraron 494 casos. Además, hay 96 residencias con algún caso confirmado, un 29% menos que 10 días atrás, cuando había 135. Y en cuanto a las muertes, en la última semana hubo 73 defunciones en geriátricos, un 41,6% menos que durante el período comprendido entre el 29 de enero y el 4 de febrero, cuando hubo 125.

"Venimos de donde venimos. En el pico de la pandemia, la mortalidad en las residencias llegó a representar más de la mitad de los muertos. Eso ha bajado drásticamente: hoy solo un 17% de total de personas que mueren por covid están en residencias [el 27 de diciembre el porcentaje era del 41%]. Es un cambio sustancial", explica a este diario Jordi Amblàs, vicepresidente de la Societat Catalana de Geriatria i Gerontologia (SCGiG). Amblàs cree que los buenos datos registrados en los geriátricos también tienen que ver con otras medidas (como la higiene, la mascarilla, las restricciones) y no solo con la vacuna. "Parece que la eficacia de los ensayos se están confirmado en la práctica".

Efectos secundarios

Además, los ancianos vacunados están experimentando menos efectos secundarios que los de otras franja de edad. El dolor de cabeza, el cansancio e incluso la febrícula son síntomas leves y habituales que tienen gran parte de quienes se inoculan el fármaco. "Estamos viendo que las personas mayores incluso toleran mejor los efectos secundarios que los sanitarios que reciben esta vacuna. La valoración es muy optimista", destaca Amblàs, quien tampoco olvida lo vivido un año atrás. "La primera oleada fue una situación de catástrofe, fue medicina de guerra. Tenemos la deuda de repensar cómo queremos atender a estas personas que un día seremos nosotros", dice. Para él, una sociedad es "madura y estable" cuando sabe cuidar a sus mayores.

Otros indicadores

Hay otros indicadores optimistas sobre el efecto de las vacunas en los geriátricos, como la positividad (el número de positivos que resultan de las pruebas diagnósticas), que es del 0,96%. El de la población general en Catalunya está en un 3,91%. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que una epidemia está controlada cuando la positividad está por debajo del 5%. Y esto también tiene repercusiones positivas en la presión asistencial de los hospitales, pues cada vez hay menos ancianos de geriátricos que deben ingresar por covid-19. Actualmente, los residentes que ingresan en un hospital representan el 3,24% del total, mientras que este porcentaje era del 8,3% el 27 de diciembre, más del doble.

La Asociación Española de Vacunología (AEV) apunta que en Semana Santa ya se verá "una gran disminución de enfermos, de formas graves de la enfermedad y de fallecimientos", mayor aún que la de ahora. "Por el momento, la información más fiable es la de Israel, que empezó a vacunar de forma muy rápida y masiva. El país ha dado unos datos que aún no están publicados en ninguna revista científica pero que hablan de una caída de un 41% de las infecciones en el 90% de las personas mayores de 60 años vacunadas con la segunda dosis. Y a otra caída del 31% de las hospitalizaciones", dice Fernando Moraga-Llop, vicepresidente de la AEV. Moraga-Llop menciona datos preliminares de Israel que apuntan a que la vacuna tiene una eficacia del 94%. En ese país, tras la segunda dosis solo se habían infectado entre una y dos personas por cada 10.000.

Eficacia de la vacuna

"La vacunación está teniendo mucho efecto. Catalunya también da datos muy esperanzadores. Aun así, son preliminares", añade Moraga-Llop, quien matiza que deben ser publicados en una revista científica para considerarlos definitivos. "Pero son una gran noticia. Todo esto confirma la excelente cifra de eficacia de la vacuna".

Pese a estar inmunizados, los residentes, insisten los expertos, deberán seguir protegiéndose y respetando las medidas de prevención. "Por las nuevas variantes", apunta Amblàs. "Porque se desconoce la duración de la inmunidad", apunta por su parte Moraga-Llop, quien añade otra razón: porque no está del todo demostrado que la vacuna genere, además de protección frente a la infección, protección frente a la transmisión. Es decir, una persona vacunada podría contraer el virus, no enfermar al estar inmunizada, pero sí transmitirlo a otra persona. "Es algo que todavía se está dilucidando", dice el vacunólogo.

Noticias relacionadas

Este experto opina que España, pese a lo aventurado por el Ministerio de Sanidad, no llegará al verano con el 70% de la población inmunizada, debido a los retrasos en el suministro de vacunas. "Creo que es más factible decir a finales de año", augura. El 70% de los españoles representa 28 millones de personas. De momento, en España solo hay un millón de ciudadanos inmunizados.