Consejo Interterritorial de Salud

España revisará en marzo su decisión de no dar la vacuna de AstraZeneca a los mayores

  • Sanidad esperará al resultado del ensayo clínico que la farmacéutica lleva a cabo en Estados Unidos

  • El ministerio rechaza las peticiones de Madrid y Andalucía de subir ahora el límite de edad a los 65 años

Un sanitario administra una vacuna de AstraZeneca.

Un sanitario administra una vacuna de AstraZeneca.

3
Se lee en minutos
Manuel Vilaseró
Manuel Vilaseró

Periodista

ver +

España revisará su decisión de no administrar la vacuna de AstraZeneca y Oxford a los mayores de 55 años cuando la farmacéutica concluya el ensayo clínico sobre la eficacia y seguridad de su producto a partir de esa franja de edad, algo que ocurrirá “en unas semanas, hacia finales de marzo”, según ha adelantado la ministra de Sanidad, Carolina Darias, tras la celebración del Consejo Interterritorial de Salud. Hasta entonces y a la vista de los resultados de las pruebas, no se reconsiderará esta restricción pese a declaraciones tan contundentes en contra como la Organización Mundial de la Salud (OMS), partidaria no poner ningún límite de edad.

Durante la Interterritorial, los consejeros de Andalucía y Madrid ha propuesto que se permita utilizar la vacuna, como mínimo a las personas de entre 56 y 65 años, pero el ministerio ha respondido negativamente. La Comisión de Salud Pública tomó la decisión la semana pasada, tras tres días de intenso debate, porque en los ensayos ejecutados hasta la fecha no ha participado un número de personas suficiente para garantizar que la vacuna es segura y eficaz.

Prudencia

España ha optado por la "prudencia", lo mismo que han hecho Italia y Bélgica, ha recordado la ministra. Los partidarios de aumentar la edad han argumentado que Alemania ha fijado el límite ésta en los menores de 65, mientras que Gran Bretaña no ha puesto límite en consonancia con lo que propone la OMS.

La jefa de científicos de la OMS, Soumya Swaminathan, se mostró hoy tajante a respecto: "Es mejor no comparar vacunas ni esperar a que lleguen otras mejores: cualquiera disponible es mejor que esperar", señaló, pidiendo cautela a la hora de usar resultados de estudios a la hora de tomar decisiones de salud pública. La directiva de la organización mundial se refería también a casos como el de Sudáfrica, que no utilizará el producto de AstraZeneca porque su eficacia baja ante la variante surgida en ese país.

Plan trastocado

La limitación de AstraZeneca ha trastocado el plan de vacunación al impedir que se inmunicen primero las personas de más edad. Era la compañía por la que apostó Europa y con las dos restantes, las de Pfizer y Moderna, sólo alcanza para inocular antes de finales de marzo al 80% de los mayores de 80 años. Quedan para más adelante todos los mayores de 55.

Los colectivos esenciales como bomberos, policía y profesores pasarán por delante y ya ha empezado su vacunación en algunas comunidades como Catalunya. Incluso en esos grupos se dará la paradoja de que se inmunizarán antes los que menos riesgo tienen, los menores de 55. Si el ensayo clínico de AstraZeneca en los Estados Unidos da buenos resultados, la situación se revertiría a finales de marzo.

Ante la escasez de vacunas también se ha acordado que los menores de 55 años no se vacunarán hasta seis meses después de haberse infectado, en caso de haber contraído el covid. A los mayores de 55 años o con factores de riesgo sí que se les vacunará igual que aquellos “sin antecedentes de covid”.  La evidencia actual "indica que la reinfección es excepcional en los seis meses posteriores a una infección natural, aunque esta suposición es menos plausible en las personas más vulnerables", por lo que a estas sí que se les administrará los pinchazos antes de seis meses, señala la actualización del plan de vacunación.

Noticias relacionadas

No relajar las medidas

La pandemia sigue su evolución a la baja en España. La incidencia se sitúa en 584 casos por 100.000 habitantes, por vez primera por debajo de 600 desde hace un mes. Una cota aún superior al pico de la segunda ola y más del doble que el nivel de riesgo extremo, por lo que la ministra ha llamado a las autonomías a "mantener las restricciones". "Es fundamental", ha subrayado, ante la intención anunciada por algunas, como Madrid o Extremadura de relajarlas.