Autorización de la Aemps

El sueño de Ariana Benedé se hace realidad: el Clínic logra aprobar su terapia contra la leucemia

La joven, fallecida en 2016 con 18 años, impulsó el Proyecto Ari para traer a España un tratamiento que entonces solo existía en EEUU

Ariana Benedé, con los doctores (de izquierda a derecha) Álvaro Urbano y Josep Maria Campistol, en febrero del 2016.

Ariana Benedé, con los doctores (de izquierda a derecha) Álvaro Urbano y Josep Maria Campistol, en febrero del 2016. / Danny Caminal

Se lee en minutos
Beatriz Pérez
Beatriz Pérez

Periodista

Especialista en sanidad, temas de salud

Escribe desde Barcelona, Catalunya, España

ver +

Ariana Benedé, fallecida a los 18 años en septiembre de 2016, se había convertido en un referente de la lucha contra la leucemia aguda linfoblástica. La padecía desde los 13 años e impulsó el Proyecto Ari (en honor a la joven) del Hospital Clínic de Barcelona, un proyecto para financiar y traer a España el tratamiento CAR-T: una exitosa inmunoterapia contra este tipo de leucemia que entonces solo estaba disponible en EEUU.

Cuatro años después de su fallecimiento, el sueño de Ari se ha hecho realidad: este miércoles la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (Aemps) ha aprobado la terapia CAR-T ARI-0001, desarrollada íntegramente en el Clínic con ayudas públicas, becas y el Proyecto Ari. Se trata de la primera terapia CAR-T de origen público, sin ánimo de lucro. El Ministerio de Sanidad financiaba ya, desde 2019, dos CAR-T comerciales de dos farmacéuticas, pero esta es la primera pública en el mundo.

El nefrólogo y director general del Clínic, Josep Maria Campistol, ha definido la noticia como "de tremenda trascendencia e importancia". "Haber conseguido la autorización de la Aemps es un momento relevante para la investigación y para la sanidad publica de nuestro país", ha dicho en rueda de prensa. "Es, también, un homenaje a Ari", ha añadido.

La historia

Ariana, nacida en Barcelona en 1997, fue diagnosticada de leucemia linfoblástica aguda con 13 años. Durante los últimos cinco de su vida no solo convivió con esta grave enfermedad, sino que también la convirtió en una causa para que todas las personas que la padecen puedan afrontarla con las máximas garantías.

La CAR-T consiste en extraer las defensas naturales del organismo (los linfocitos), modificarlos en el laboratorio y reintroducirlos en el cuerpo del paciente para que sean capaces de destruir con más precisión las células cancerígenas.

Los resultados médicos demuestran que esta terapia resulta efectiva en un 85% de los pacientes jóvenes y en un 50% de los más adultos. Unas cifras extraordinarias que hicieron que Ari y su madre, Àngela Jover, se preguntaran por qué no terminaba de llegar a España. Faltaba dinero y eso es algo que el Proyecto Ari se propuso solucionar.

Abaratar costes

Noticias relacionadas

El anuncio de este miércoles de la Aemps pone de nuevo el foco en el lugar destacado que la inmunoterapia está tomando en la erradicación del cáncer. Es "un cambio importantísimo" en el tratamiento de esta enfermedad desde hace una década, en palabras de Manel Juan, Jefe del Servicio de Inmunología del Clínic. Desde 2019, el Ministerio de Sanidad financia dos terapias CAR-T de las farmacéuticas Novartis y Gilead. El Estado paga unos 320.000 euros por cada paciente que las necesita.

"La aprobación de la Aemps abre una opción a reducir costes para el sistema público de salud. Las CAR-T son de los productos más caros que existen", explica Juan. "Aún se está negociando el precio de esta CAR-T pública, pero será, como mínimo, una tercera parte más barata [que las de las farmacéuticas]", añade. Y, además de ser más barata, esta CAR-T, al ser desarrollada en el hospital, permite una "preparación más rápida", en "unos días", y "una adecuación del fármaco a cada paciente", según ha destacado el hematólogo del Clínic Álvaro Urbano.