Tercera oleada

Los hospitales amplían espacios ante el aumento de 'pacientes covid'

La unidad de semicríticos de Vall d’Hebron reconvertida en ’uci covid’.

La unidad de semicríticos de Vall d’Hebron reconvertida en ’uci covid’. / Ferran Nadeu

  • Vall d'Hebron convierte una unidad de semicríticos en una uci en la que caben 24 pacientes y donde ya hay ocho con el virus

  • El centro, que avisa del peligro de empalmar la segunda ola con la tercera, espera que el impacto no sea mayor que en octubre

4
Se lee en minutos
Beatriz Pérez
Beatriz Pérez

Periodista

Especialista en sanidad, temas de salud

Escribe desde Barcelona, Catalunya, España

ver +

- Hola, Merche. ¿Todo bien?

- ¡Todo bien jodido!

Esta conversación entre sanitarios se escuchaba la mañana de este viernes en alguno de los pasillos del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona. Los contagios de coronavirus no dejan de crecer desde diciembre. La subida no es exponencial, pero sí sostenida. Los centros no se habían vaciado aún del todo de 'pacientes covid' tras la segunda oleada de la pandemia cuando la tercera comenzó a azotarles.

Y este es precisamente el factor más inquietante de la situación actual: que arranca con una mayor ocupación hospitalaria y de unidades de cuidados intensivos (ucis) que en octubre. En los últimos días, Vall d'Hebron, el hospital más grande de Catalunya, se ha visto obligado a reconvertir una unidad de semicríticos, con capacidad para 24 pacientes, en una uci para enfermos con covid-19. Este viernes había ocho enfermos con coronavirus en ella.

Un paciente con covid es dado de alta de la uci de la unidad de semicríticos de Vall d'Hebron.

/ Ferran Nadeu

"Hace cuatro días, abrimos camas de ucis en esta unidad de semicríticos por el aumento de infectados. Vamos abriendo plazas a medida que vamos necesitando", señala Oriol Roca, el coordinador de la unidad de semicríticos. Mientras habla con los periodistas, un paciente de 72 años que estuvo 24 días en la uci recibe con alegría el alta. "Pórtate bien, que te dé muchas cosas buenas la vida y mucha suerte con tu mujer", le desean las enfermeras.

Vall d'Hebron inauguró en julio esta nueva unidad de semicríticos (hasta entonces abandonada), dotada de la tecnología necesaria para convertirse en una uci para enfermos con coronavirus en tan solo unas pocas horas. Es un hecho que la pandemia ha obligado a los centros a cambiar su organización interna. El centro presentó esta unidad, meses atrás, como el primer recurso del que echaría mano en caso de que fuera necesario aumentar las camas de uci. "Ahora mismo estamos muy lejos de una situación preocupante", señalaba entonces Ricard Ferrer, el jefe de Medicina Intensiva.

La unidad de semicríticos de Vall d'Hebron, este viernes.

/ Ferran Nadeu

Pero ahora, seis meses después, ese momento ha llegado. Otra vez. "Vall d'Hebron [como el resto de centros] está preparado desde marzo para atender a muchos pacientes covid. Desde marzo no hemos dejado de recibir pacientes con coronavirus", explica a este diario María José Abadías, la subdirectora asistencial del hospital. "Lo que ha pasado ahora es que, después de la segunda oleada, no llegamos a vaciar el hospital de covid. Comenzamos esta tercera ola pandémica con muchos enfermos en hospitalización y críticos", añade Abadías.

Este viernes, Vall d'Hebron tenía 34 pacientes con el virus en ucis, ocho en semicríticos y 107 en plantas convencionales repartidas en tres edificios del gran complejo hospitalario. Para que se hagan una idea: en marzo y abril, llegó a haber 800 'enfermos covid', 200 de ellos en ucis. Y, en la segunda oleada, el pico lo marcaron 200 pacientes con coronavirus, 60 de los cuales estaban graves.

La unidad de semicríticos de Vall d'Hebron, este viernes.

/ Ferran Nadeu

"Ahora mismo ya estamos como en el pico de la segunda oleada en cuanto a incidencia en la calle [contagios diarios], pero no en cuanto a hospitalizaciones", explica Abadías. "Creemos que esta tercera oleada será, más o menos, como la segunda. Ahora el crecimiento es más lento y el crecimiento de críticos es inferior al de octubre. Hay más pacientes hospitalizados, pero no más en ucis".

Según ella, el hospital ha "aprendido" a gestionar esta situación. Es decir, a ir aumentando espacios cuando así se requiere. Son los llamados planes de contingencia. Por eso, entre otras cosas, Vall d'Hebron no se ha visto obligado a desprogramar la actividad 'no covid', como sí está pasando en otros hospitales más pequeños. "Tenemos abiertas dos plantas de hospitalización que sirven como reserva estratégica. No se han cerrado desde la primera oleada", expresa Abadías. En la segunda oleada, el centro llegó a tener a 60 pacientes en ucis y no desprogramó nada.

Más espacio

La planta de Enfermedades Infecciosas de Vall d'Hebron, este viernes.

/ Ferran Nadeu

Noticias relacionadas

La planta de Enfermedades Infecciosas de Vall d'Hebron también ha sido habilitada para atender a 'pacientes covid'. Este viernes había 18 enfermos, todos con el virus. "Los que hay ahora comenzaron a llegar en diciembre. Aunque la verdad es que nunca hemos parado de tener 'pacientes covid'. Esta es una de las primeras plantas que el hospital habilitó para coronavirus, en marzo", señala Carme Ferrer, la supervisora de las enfermeras en Infecciosas.

Los pacientes de Enfermedades Infecciosas que antaño ingresaban en esta planta ahora están en otras áreas del hospital. "Donde pueden...", dice Ferrer. Asegura que, desde hace unos días, el centro nota cómo vuelven a subir los ingresos. La parte positiva en medio de tanta oscuridad: Vall d'Hebron ya ha vacunado al 80% de sus sanitarios, más de 7.000. La vacuna es la ansiada luz al final del túnel.