SEGUNDA OLEADA DE COVID-19

España exigirá una PCR negativa a los viajeros de países de riesgo

Desde el 23 de noviembre, los pasajeros de aviones y barcos deberán hacerse la prueba en las 72 horas previas

Sanidad confirma una "estabilización a la baja de la pandemia", según el ministro Salvador Illa

Llegada de turistas a la T1 del aeropuerto de Barcelona-El Prat.

Llegada de turistas a la T1 del aeropuerto de Barcelona-El Prat. / MANU MITRU

3
Se lee en minutos
Beatriz Pérez
Beatriz Pérez

Periodista

Especialista en sanidad, temas de salud

Escribe desde Barcelona, Catalunya, España

ver +

España exigirá a aquellos viajeros internacionales que lleguen en avión barco procedenres de países de riesgo una PCR negativa en las 72 horas previas a su llegada al país, según ha anunciado este miércoles el Ministerio de Sanidad. En el caso de los países de la Unión Europea o asociados a Schengen, se considerará de riesgo aquel que esté señalado en rojo en el mapa de riesgo del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades de la Unión Europea (UE). En cuanto a los países terceros, se considerará de riesgo aquel que tenga una incidencia acumulada de 150 casos de coronavirus por 100.000 habitantes en 14 días. 

En Europa, en estos momentos, los únicos países no considerados de riesgo son Finlandia, Noruega y Grecia. Los viajeros de estos países no tendrían pues que aportar una prueba PCR para entrar en España.

 

"Solo el 0,08% de los casos positivos de coronavirus en España eran importados", ha asegurado este miércoles el Ministro de Sanidad, Salvador Illa, en una rueda de prensa tras el Consejo Interritorial con las comunidades autónomas, para justificar por qué España, sin embargo, no someterá a los viajeros a una cuarentena de 14 días, como sí hacen otros países.

Esta nueva medida se publicará este jueves en el Boletín Oficial del Estado (BOE), entrará en vigor el 23 de noviembre y, según precisa Sanidad, se suma a los controles sanitarios que ya se llevan a cabo actualmente a todos los pasajeros internacionales en los puntos de entrada. Así, se mantiene el control de temperatura y el control visual. España era uno de los pocos países con mayor incidencia de covid-19 que, hasta ahora, no exigía una prueba PCR a los viajeros internacionales que entraban en el territorio. 

Solo el 0,08% de los casos de covid-19 en España son importados, según el ministro Illa

Como novedad, el Formulario de Control Sanitario que todo pasajero debe cumplimentar antes de su entrada en el país, recogerá a partir de ahora una pregunta sobre si dispone de una PCR negativa realizada en las 72 horas previas a la llegada a España. En cualquier momento, se podrá solicitar al pasajero la acreditación del resultado de la prueba. El documento deberá ser el original, redactado en español o inglés y podrá ser presentado en formato papel o electrónico. España impondrá una sanción a quienes no cumplan todos estos requisitos. "Pediremos la colaboración a las aerolíneas y barcos para que se aseguren de que los viajeros tienen la PCR", ha dicho Illa.

Cuando el formulario no se haya podido cumplimentar telemáticamente, a través del código QR generado a través de la web www.spth.gob.es o de la aplicación Spain Travel Health-SpTH, se podrá presentar en formato papel antes del embarque. En este caso, deberá ir acompañado con el documento acreditativo original de la realización de la prueba diagnóstica.

Esta nueva medida cumple la Recomendación de la UE 2020/1475, que persigue acabar con la disparidad de los modelos de control sanitario implantados por los países de la Unión Europea.

Reunión interterritorial

Tras su reunión con los consejeros de las comunidades autónomas, Illa ha dicho que en España "se confirma una estabilización a la baja de la epidemia". "La incidencia está en 514,25 casos por cada 100.000 habitantes, pero sigue siendo muy preocupante", ha advertido. El ministro cree que las medidas están dando resultado, aunque hay que evaluarlas dentro de "un mínimo de tres semanas". 

Noticias relacionadas

Además, Illa ha destacado que las medidas de las diferentes autonomías se basan en un "marco común". Según él, se ha logrado un "nivel muy alto de concordancia". "Las tres cuartas partes de ellas tienen cieres perimetrales, dos tercios tienen cierres en su interior. Un 95% de ellas tienen una limitación de la movilidad nocturna y todas tienen limitación del derecho de reunión. Todas tienen limitación de aforos, con diferentes porcentajes y una tercera parte ha decretado el cierre total de la hostelería", ha explicado.

El ministro también ha destacado que en enero podrá tener los resultados preliminares de algunas vacunas españolas contra el covid-19.