02 dic 2020

Ir a contenido

Madrid entra en la 'fase caos' al levantarse el cierre decretado por el Gobierno

Nadie aclara qué norma rige tras el auto judicial que anula el confinamiento de Madrid capital y nueve municipios más

Ayuso, ariete contra la restricciones, pide a los madrileños que no se vayan de puente del 12 de octubre

Manuel Vilaseró

Control policial en el distrito de Moncloa, en Madrid.

Control policial en el distrito de Moncloa, en Madrid. / EFE / VÍCTOR LARENA

El revolcón judicial al cierre de Madrid y otros nueve municipios de la región ordenado por el Gobierno ha sumergido a los ciudadanos en un marasmo de incertidumbre y confusión que ninguna Administración ha acertado a resolver. En vísperas del puente del 12 de octubre, en el que suelen salir de la capital hasta 1,5 millones de personas, nadie sabe a qué atenerse.

La situación ha sido tan estrambótica que hasta la presidenta autonómica, Isabel Díaz Ayuso, que había recurrido los confinamientos perimetrales ante la Audiencia Nacional, se sumó al alcalde José Luis Martínez-Almeida en su petición a los madrileños de que "no viajen". En manos de Ayuso estaba acortar la incertidumbre y marcar un nuevo rumbo el jueves por la tarde, accediendo a convocar la reunión del Grupo Covid-19, de coordinación con el Gobierno, que le había pedido el ministro de Sanidad, Salvador Illa, para pactar una salida dialogada de la situación.

Las zonas básicas

Pero la presidenta, pese a haber ofrecido diálogo en una declaración institucional sin preguntas, ha retrasado el encuentro a este viernes. En la reunión, además, el consejero de Sanidad iba a poner sobre la mesa una nueva orden ya redactada que en principio incluiría solo restricciones vinculadas a las zonas básicas de salud, como había hecho anteriormente. Estas limitaciones entrarían en vigor este mismo viernes.

Documento

Auto TSJM

Auto TSJM

En el otro lado de la mesa debía sentarse el ministro de Sanidad. Este pidió reunirse el jueves por la tarde, horas después de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid tumbara el cierre perimetral de Madrid capital y nueve ciudades más, pero ante la actitud de los responsables madrileños de redactar su propia orden y retrasar la reunión un día, el Gobierno optó a última hora del jueves por mandar un ultimátum a Ayuso: o aplica ella las restricciones o se declarará el estado de alarma.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid  (TSJM) ha denegado solo las restricciones de movilidad, las que prohibían entrar o salir de los municipios de Madrid, Móstoles, Fuenlabrada, Alcobendas, Alcalá de Henares, Torrejón de Ardoz,  Parla, Getafe, Alcorcón y Leganés, al considerar que afectaban a derechos fundamentales.

La interpretación judicial

A falta de una intepretación del auto [aquí en PDF] por parte de la Administración competente, la Comunidad de Madrid, fuentes judiciales han apuntado que el resto de la orden queda intacta. Por tanto, el cierre de los bares y los restaurantes a las 23.00 horas y de los comercios a las 22.00 horas, así como la reducción de aforos al 50% en todos los establecimientos y la prohibición del consumo en barra, siguen vigentes en esos diez municipios.

Las 45 zonas sanitarias que Ayuso había confinado vuelven a estarlo también, según las mismas fuentes, aunque nadie se ha encargado de informar a los afectados. La limitación de las reuniones a un máximo de seis personas también sigue en vigor ya que no ha estado afectada en ningún momento por la orden de Sanidad.

Muchos afectados

El vuelco en la situación afecta especialmente a las personas que habían anulado billetes de avión, tren o reservas de alojamiento, pero también a los propietarios de bares y comercios, que tras el auto judicial no sabían cómo atender a los clientes. En las calles el vuelco empezó a notarse con la retirada de los controles que la Delegación del Gobierno había instalado, por ejemplo, en el paseo de la Castellana.

La situación dará un nuevo vuelco con la respuesta que Ayuso dé a Pedro Sánchez, pero las restricciones levantadas por el auto judicial volverán a implantarse por una u otra vía.

Llamada a la responsabilidad

Fernando Simón, el portavoz técnico del Gobierno en la pandemia, apeló a la responsabilidad de los madrileños para que que no salgan de puente. "Las restricciones de movilidad se establecen para que las personas de territorios con más incidencia no extiendan los contagios a los territorios con menos y en Madrid esta sigue siendo muy alta, de las más altas de Europa", advirtió.

Ayuso había proclamado en su declaración que las medidas puestas en marcha por su Ejecutivo semanas atrás estaban dando sus frutos y "por eso el índice de contagio de Madrid capital está ya en 465, por debajo de la orden del propio Gobierno, y en 507 de media en la Comunidad".

Sin entrar en una nueva guerra de cifras, Simón dejó claro que los datos de incidencia de los días más recientes no son fiables, debido a los retrasos en las notificaciones y a que en los datos de hace una semana se detecta una cierta estabilización de los contagios, pero no la caída brusca que proclama el Gobierno autonómico.

Díaz Ayuso anunció en su declaración institucional que  retirará las medidas cautelares presentadas en la Audiencia Nacional contra la orden suspendida parcialmente "para evitar más confusión todavía a los ciudadanos". Todo un detalle.