26 oct 2020

Ir a contenido

SEGUNDA OLEADA DE COVID-19

Catalunya encara unas semanas clave en el control del coronavirus

Los expertos miran hacia Madrid y temen que su gravedad se expanda a otras zonas del territorio

Los CAP están teniendo cerca de un 40% más de trabajo que en la misma época del año pasado

Beatriz Pérez

Gente con mascarilla pasea por la Rambla de Barcelona.

Gente con mascarilla pasea por la Rambla de Barcelona. / FERRAN NADEU

Catalunya lleva unas cuantas semanas logrando controlar la epidemia de covid-19 pese la alta incidencia del virus. Pero las próximas serán decisivas para saber si el territorio necesita medidas más drásticas, en opinión de Daniel López Codina, investigador del grupo de Biología Computacional y Sistemas Complejos (BIOCOMSC) de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC). "Si en las próximas semanas logramos controlar la epidemia, podremos estar contentos. Si no es así, habrá que tomar medidas más drásticas como las que ya se tomaron en verano", asegura a este diario.

De momento se está haciendo bien, pero no hay nada ganado. "En cualquier punto donde se escapa el control, el escenario es muy complejo", advierte López Codina. Un ejemplo es la comarca Cerdanya (Girona), que ahora mismo es la zona caliente del coronavirus en territorio catalán. Salut recomienda no salir de casa en esta comarca si no es para ir a trabajar, al colegio, a comprar, a actos culturales u otras cuestiones ineludibles.

Catalunya ha registrado este viernes 1.179 nuevos contagios de coronavirus (158.832 positivos desde el inicio de la pandemia) y una muerte (13.284 decesos acumulados). El riesgo de rebrote, según ha informado la Conselleria de Salut, ha bajado dos puntos tras días de fuerte ascenso pasando de 206,57 a 204,81. Pero este índice sigue siendo elevado. "Por encima de 100 es alto y por encima de 200, muy alto", señala López Codina. Además, matiza que este índice "no se puede valorar de un día para otro". "Ayer fue la Mercè en Barcelona y, por tanto, se detectaron menos contagios", precisa.

En cuanto a los pacientes ingresados actualmente, la cifra se sitúa en 772. Un total de 137 e encuentran ingresados en la unidad de cuidados intensivos (uci), tres menos que en el balance del domingo. 

La movilidad

Según López Codina, ahora la población está viviendo "la vuelta al trabajo de las empresas" y, con ella, los efectos de la "movilidad". La situación, con todo, es preocupante. Y los expertos miran por el rabillo a la Comunidad de Madrid. "Su situación es muy peligrosa. Hay un riesgo de que se traslade a Catalunya. Si no se cierran las regiones, la epidemia se trasmite, lo vimos cuando hubo en verano el brote de Lleida o de L'Hospitalet", explica este investigador.

En estos momentos, la gran preocupación es la atención primaria. Desde junio hasta ahora, los centros de salud catalanes están teniendo entre un 30% y un 40% más de actividad que durante el mismo período del año pasado, según cifras de la Societat Catalana de Medicina Familiar i Comunitària (Camfic). "Con una particularidad: este año, muchos compañeros han estado de vacaciones estos meses por recomendación de Salut", explica el presidente de la Camfic, Antoni Sisó.

Aunque no esconde su temor, Sisó no cree que, de momento, vaya a haber un colapso del sistema sanitario. La situación, opina, es "muy variada" en función del territorio. "Ahora hay centros de atención primaria (CAP) que tienen una afectación altísima y otros que aún lo pueden llevar bien", explica. Aunque alerta de que "aún hay centros de salud que siguen cerrados" desde el inicio de la pandemia.