05 ago 2020

Ir a contenido

REBROTE DE CORONAVIRUS

La vigilancia epidemiológica de Catalunya sigue estando a medias

Salut incorporará la próxima semana los primeros 214 gestores covid en la primaria de los 500 prometidos

Profesionales de la salud pública alertan de que solo se contrata a médicos y enfermeras para el rastreo

Beatriz Pérez Valentina Raffio

Una enfermera se dispone a realizar pruebas PCR en una residencia de ancianos de Barcelona, el pasado mayo.

Una enfermera se dispone a realizar pruebas PCR en una residencia de ancianos de Barcelona, el pasado mayo. / FERRAN NADEU

Catalunya todavía no tiene a punto el sistema de vigilancia epidemiológica para seguir los contactos de los casos positivos de coronavirus. Hasta la próxima semana no empezarán a trabajar en la atención primaria los primeros 214 gestores de covid-19 de los 500 que prometió hace siete días la Conselleria de Salut. Su función será la de descargar trabajo al médico de cabecera tomando notas de los contactos y datos de los casos positivos. Pero, además, profesionales de la salud pública critican a la Generalitat que solo tenga en cuenta a médicos y enfermeras para realizar las labores de rastreo de casos, y no también otros perfiles.

Prueba de lo a medias que sigue estando todo es, por ejemplo, el hecho de que el Servei d'Urgències de Vigilància Epidemiològica (Suvec) sigue, a estas alturas, buscando profesionales, según ha reconocido este martes el nuevo secretario de la Agència de Salut Pública de Catalunya (Aspcat), Josep Maria Argimon, en la presentación del cargo junto a la 'consellera' de Salut, Alba Vergés. Argimon compatibilizará su nueva función con la antigua: gerente del Institut Català de la Salut (ICS). Dos cargos de gran envergadura en un momento de crisis sanitaria.

"En el Suvec tenemos ahora unas 140 personas y buscamos más. El perfil puede ser tanto sanitario como no sanitario. Epidemiólogos o personas que tengan un máster en salud pública", ha dicho Argimon, quien ha reconocido la "responsabilidad" de la Conselleria de Salut en una "pandemia de estas características". Esta responsabilidad, ha matizado, es conjunta con la de la ciudadanía. "El refuerzo de la atención primaria siempre lo tenemos presente, pero no es tan sencillo porque aquí no hay paro", ha respondido a preguntas de los periodistas.

La Aspcat, promete Salut, pasará de las 8.000 PCR que realiza al día actualmente a las 30.000. El objetivo, según Argimon, es detectar entre 10 y 15 contactos de los casos positivos de covid-19. Ahora mismo solo se detectan entre cinco y seis, cifra que ni siquiera "está clara". Según la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica, Catalunya desconoce el 75% de los contactos de sus casos positivos. El sistema de rastreo (de seguimiento de contactos) de Salut se ha revelado insuficiente en las últimas semanas. Eran 120 rastreadores para toda Catalunya antes de que estallara el segundo rebrote. Salut parece empezar a ponerse las pilas ahora, con Lleida confinada y Barcelona y su área metropolitana en una situación en la que no se descarta otra cuarentena como la vivida meses atrás.

Críticas a la selección

Pero más allá de las críticas por la escasez de rastreadores, entre los profesionales también brota el malestar por los criterios de selección de estos profesionales. Una cincuentena de profesionales de la salud pública, agrupados bajo el lema 'Acció salubrista', se ha puesto en contacto con la Generalitat para reclamar que se tengan en cuenta otros perfiles profesionales para realizar los estudios de contacto y tareas estadísticas.

Y no solo con médicos y enfermeras, como hasta ahora. "Entendemos que, más allá de la incorporación de perfiles clínicos, la actual crisis se tiene que abordar desde una perspectiva de salud pública, para intervenir también en los determinantes sociales y ambientales que contribuyen a la propagación de los brotes", destaca el manifiesto, al que ha tenido acceso este diario, firmado por nombres de reconocido prestigio como Miquel Porta, Joan R. Villalbí y Jordi Sunyer.

"La actual crisis tiene que abordarse desde una perspectiva de salud pública, para intervenir también en los determinantes sociales y ambientales"

'Acció salubrista'


"Esta reivindicación no es nueva. Pero ahora la pandemia ha demostrado, una vez más, que no se pueden abordar los problemas de salud solo desde las consultas de los sanitarios. Hay desigualdades estructurales que están marcando el rumbo de esta crisis, y estas también deben ser atajadas", destaca Marc Olivella, biólogo y salubrista del Máster en Salut Pública de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) y la Autònoma de Barcelona (UAB), uno de los perfiles hoy por hoy excluidos de la convocatoria. Politólogos, sociólogos, psicólogos y farmacéuticos especializados en salud pública, entre otros, reclaman a través de esta iniciativa poder participar en la gestión de esta crisis.

El pasado 13 de julio, Salut abrió una convocatoria para contratar a 26 rastreadores más. 13 para la entidad que coordina esta tarea en Catalunya, la subdirección general de Vigilància i Resposta a Emergències de Salut Pública. Uno para el Barcelonès Nord y Maresme. Uno para el Barcelonès Sud. Uno Para el Vallès. Uno para Catalunya Central. Uno para Lleida, Alt Pirineu y Aran. Y uno más para Tarragona y Terres de l'Ebre. Este incremento sigue estando muy lejos de los 2.000 profesionales que harían falta para el seguimiento de los contactos, según han destacado expertos como Magda Campins, jefa de Epidemiología de Vall d'Hebron.

Contrario a prohibir

En cuanto a nuevas posibles restricciones en Barcelona y su área metropolitana, Argimon ha ahuyentado el fantasma de otro confinamiento. "No podemos prohibir siempre", ha dicho, si bien también ha dejado caer que podría haber alguna medida más, aunque no ha concretado.

De todos los casos positivos en Catalunya, entre un 40% y un 45% son asintomáticos, ha dicho el secretario de la Aspcat. Y ha advertido de que, si bien el perfil del contagiado es el de una persona joven, en Lleida, donde la epidemia golpea con más fuerza, la media de edad ha aumentado unos ocho años. Cuantos más jóvenes se contagien, más posibilidades habrá de que se infecten también los mayores.