05 ago 2020

Ir a contenido

REBROTES DE COVID-19

Coronavirus: Forzar la inmunidad de rebaño pone en peligro a los vulnerables

Los expertos alertan de que los jóvenes, asintomáticos o enfermos leves, son una amenaza para los mayores

Los anticuerpos contra el SARS-CoV2 duran al menos tres meses, pero se desconoce si más

Beatriz Pérez Patricia Martín

Ambiente en la calle Pelai de Barcelona, este lunes.

Ambiente en la calle Pelai de Barcelona, este lunes. / MANU MITRU

La mayor parte de los nuevos contagios que están teniendo lugar en España se producen en jóvenes que se infectan en encuentros sociales y que pasan la enfermedad de manera leve o directamente asintomática. Uno de los debates en torno a esto es si este hecho puede contribuir, como así señalan las más voces optimistas, a que crezca la inmunidad de rebaño o colectiva, la cual se da cuando un determinado número de personas están protegidas frente a una infección.

"El fin de las medidas de salud pública no son conseguir la inmunidad de grupo, sino controlar la epidemia, es decir, que la gente no se infecte. Si los jóvenes se las saltan, son vectores que pueden contagiar a la población más vulnerable", advierte sin ambages Judit Villar, médica del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital del Mar (Barcelona).

La jefa de Medicina Preventiva y Epidemiología del Hospital Vall d'Hebron (Barcelona), Magda Campins, señala además que aún no se sabe a ciencia cuánto dura la inmunidad del coronavirus. "Sabemos que el desarrollo de anticuerpos [generados tras la infección y que protegen al organismo del virus] dura, al menos, tres meses. Pero no en todas las personas: las asintomáticas o enfermas leves a veces no desarrollan estos anticuerpos. Aun así, no sabemos si todas tienen inmunidad celular, producida por las células que quedan sensibilizadas y que ofrecen protección. Y tampoco sabemos si esta se acaba perdiendo", explica.

Del coronavirus del año 2003 se sabe que la inmunidad duraba dos años. "Pero en el SARS-CoV2, el actual, es una incógnita. Así que el que los jóvenes se infecten sería muy arriesgado. Además, tendríamos que controlar muy bien cómo controlar esos contagios porque, si se producen de forma masiva, podrían colapsar el sistema sanitario", asegura Magda, quien sitúa en el 65% la población que debe haber pasado el coronavirus para que haya inmunidad de rebaño. Actualmente, según un estudio de mayo, solo el 5% de los españoles lo han pasado.

Contagio de mayores

Cuantos más jóvenes infectados haya, más riesgo habrá de que contagien a los mayores y, dado que estos suelen enfermar de forma más grave, más posibilidades hay de que aumenten las hospitalizaciones y los ingresos en las unidades de cuidados intensivos (ucis). "Los riesgos de lo que está sucediendo ahora son muy altos, porque no solo hay jóvenes que están ingresando en las ucis, sino que este sector de la población puede infectar a sus padres o abuelos. Si estos últimos entran en estado crítico, quizás veamos lo que pasó en la primera oleada en las próximas semanas", dice por su parte Joan Caylà, miembro de la Sociedad Española de Epidemiología. En su opinión, el covid-19 una infección "potencialmente muy grave" como para pensar en las posibles ventajas de la inmunidad de rebaño. "Han muerto jóvenes, también sanitarios", alerta.

"Es una infección potencialmente muy grave como para pensar en las posibles ventajas de la inmunidad de rebaño"

Joan Caylà

Miembro de la Sociedad Española de Epidemiología

Sin embargo, José María Molero, portavoz del grupo de trabajo de Enfermedades Infecciosas la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SemFYC), señala: "Las infecciones asintomáticas o leves, no graves, siempre que no contagien a pacientes de más riesgo, aumentarán la población inmune al virus. En un escenario posterior de mayor número de infectados y de transmisión comunitaria, en otoño o invierno, cuanto mayor porcentaje de población inmune exista, menor riesgo de circulación del virus y, por tanto, de casos de infección poblacional".

La polémica de Madrid

Ante las sospechas que ha despertado, en los últimos días, que haya más personas hospitalizadas y en ucis en la Comunidad de Madrid que en Catalunya, el Ministerio de Sanidad ha aclarado este lunes que la Generalitat de Catalunya informa con retraso de las hospitalizaciones (no así de los nuevos contagios diarios). Actualmente, ha dicho Sanidad, solo en Lleida hay 60 personas hospitalizadas. Sin embargo, según las cifras que le llegan al ministerio de las comunidades autónomas, en Catalunya hubo, en los últimos siete días, 18 hospitalizaciones y un ingreso en uci. En Madrid, 42 y cuatro respectivamente.

Sanidad asegura que Catalunya informa con retraso de las hospitalizaciones, por eso parece que tiene menos que Madrid

En este contexto, "extraer conclusiones del número de hospitalizaciones puede llevar a error, aunque durante la primera oleada fuera el dato más fiable", según advierte David Andina, médico de urgencias de un hospital madrileño. "Ahora se hacen PCR a todos los sospechosos y ese índice [el de ingresos en hospitales] no nos dice lo que está sucediendo ahora, sino hace dos o tres semanas", añade. "Mi sensación y la de otros médicos de urgencias es que los casos no se están desbocando en Madrid", asegura, aunque admite sus "dudas" de que el rastreo se esté realizando bien.

"Yo no hablaría de Madrid o Barcelona. En todas partes todo es mejorable y estamos en un periódico crítico porque el personal sanitario tiene que hacer sus vacaciones y no en todas partes les han suplido adecuadamente", opina Caylà. "Además, en todas partes los estudios sobre los contactos no se hacen bien y disponemos de datos muy poco fiables de infecciones y de brotes. Seguramente se estén incrementando los casos en muchos sitios y frente a ello necesitamos un diagnóstico precoz e incorporar rápidamente personal que haga el rastreo porque el virus corre más que las medidas de control", zanja.