06 jul 2020

Ir a contenido

PROTESTA LABORAL

Personal de ambulancia privados exigen ser reconocidos como sanitarios

Los trabajadores reclaman que se les equipare a sus homólogos del SEM

El Periódico

Protesta de conductores de ambulancia frente al despacho en ERC de la ’consellera’ de Salut, Alba Vergés. / FOTO Y VÍDEO: CARMEN JANÉ

Más de 300 trabajadores del transporte sanitario privado catalán han reclamado este viernes a través de la plataforma Tècnics en Lluita que se les reconozca como profesionales sanitarios y "un sistema de salud 100% público y de calidad" frente a la sede de ERC en Barcelona, en la calle Calàbria.

Para reivindicar que no son transportistas sino profesionales sanitarios, se han concentrado con cajas llenas de aquello que consideran que "le falta al sector para hacer una buena gestión", han cortado la calle y han mostrado pancartas en las que recordaban que trasladan personas, no transportan cosas, y que muchas veces no han tenido material de protección personal durante la pandemia.

Fuentes de la plataforma han declarado que su voluntad es conseguir una mesa de diálogo con la 'consellera' de Salut de la Generalitat, Alba Vergés (ERC), con "un compromiso real" y que se les tenga en cuenta como intermediarios.

Han pedido las mismas condiciones que el Sistema d'Emergències Mèdiques (SEM) --algunos de sus trabajadores han apoyado la manifestación-- y que se reconozca como personal sanitario a todo el sector, "desde que se atiende una llamada de emergencia hasta que la ambulancia --urgente y no urgente-- llega a su destino.

Posible huelga

Los manifestantes también han alertado a Europa Press de una posible huelga de ambulancias: "No descartamos ninguna acción más contundente, incluso parar a todas las ambulancia. A ver si solo con el SEM pueden dar respuesta a todas las emergencias sanitarias". Sin embargo, han reiterado que su voluntad inicial es dialogar, pero han asegurado que no quieren "escuchar más mentiras".

Han criticado "la falta de recursos asistenciales, la escasez de equipos de protección individual (EPI), el abuso de contrataciones basura, la negativa del departamento de Salut de considerar la plantilla como profesionales sanitarios y los reiterados incumplimientos de mociones parlamentarias". Así, consideran que todas estas reclamaciones suponen "un riesgo para el servicio del transporte sanitario y, por extensión, para la salud de la población catalana".

Tras la pandemia de coronavirus y la actuación de los profesionales del sector sanitario, han insistido: "Ahora es el momento de actuar y revertir aquello que no funciona, no podemos seguir así en octubre ante un posible rebrote".