02 dic 2020

Ir a contenido

CONSEJOS PARA UN GRAN DÍA

Seis motivos para que los niños salgan a la calle

Cristina Gutiérrez, educadora emocional y directora de 'La Granja', centro por el que pasan 19.000 niños al año, explica lo importancia de los niños se aireen

"Debemos afrontar nuestros miedos; debemos ser valientes, no temerarios; debemos tener confianza y debemos contagiarnos de la alegria de nuestros hijos"

Emilio Pérez de Rozas

Las familias tendrán, este domingo, la oportunidad de salir a pasear con sus hijos.

Las familias tendrán, este domingo, la oportunidad de salir a pasear con sus hijos. / EMILIO PÉREZ DE ROZAS

Las familias tendrán mañana, si lo desean, la posibilidad de sacar a los pequeños a pasear. Será, sin duda, una decisión que deban de tomar tras superar, tal vez, muchas dudas, pues, pese a la autorización de las autoridades sanitarias, no todo el mundo tiene claro que es bueno salir a pasear.

Cristina Gutiérrezeducadora emocional y directora de La Granja, tanto en Santa Maria de Palautordera (Barcelona) como en Fuentidueña de Tajo (Madrid), centros donde, anualmente, 19.000 niños y jóvenes, entre 3 y 18 años, conviven con animales y educadores, al aire libre, en una complicidad fantástica para tratar de conseguir el mejor libro de estilo de la vida, ha decidido ofrecer, al menos, seis razones para salir a tomar el aire, a sentirse libres y felices, a compartir estos difíciles momentos.

Afrontar los miedos

“La primera razón para salir con los niños a la calle”, explica Gutiérrez, “es porque el miedo nos paraliza, es invasivo y contagioso. Si no lo afrontamos, irá creciendo en nuestro interior y, por tanto, será mucho más difícil superarlo. Lo que crea cierto trauma no es sentir miedo, sino no sentirnos capaces de afrontar ese miedo”.

Una segunda razón para esta educadora emocional, que acaba de publicar ‘Crecer con valentía’, su cuarto libro-guía, “es que tenemos la oportunidad de entrenar aquello que tenemos los humanos para superar el miedo, nuestras dudas: la valentía. La valentía no es no tener miedo, no, la valentía es tener miedo y, pese a ello, actuar. Y, por supuesto, valentía no se ha de confundir con temeridad. Salir a la calle con tus hijos, siguiendo las normas, es valentía; salir, sin cumplirlas, es temeridad”.

“Una tercera razón es tener y ganar confianza en que todo irá mejor, pese a los momentos tan duros que estamos viviendo, por supuesto”, continúa explicando la directora de ‘La Granja’. Una cuarta razón sería que, si salimos a la calle, “mejoraremos la salud de nuestros hijos, pues, tras muchas semanas de confinamiento, respiraremos un aire que, ahora, precisamente, está menos contaminado que nunca, la luz natural inundará nuestros ojos, el sol bronceará nuestra piel y caminar nos permitirá recuperar algo nuestros músculos atrofiados”.

Mejorar la salud emocional

No hay duda, según Cristina Gutiérrez, que salir mañana a pasear con nuestros hijos “mejorará nuestra salud emocional, convirtiéndose en el quinto motivo para dejar nuestra casa por unos minutos, sentirnos, tal vez, más libres, saludar, desde lejos, sí, pero saludar, a las personas con las que nos crucemos con lo que, sin duda, entrenaremos el agradecimiento al valorar muchas de las cosas que, antes de esta pandemia, dábamos por descontados y, finalmente, oir, si tenemos la suerte de no vivir en una ciudad, los sonidos de la naturaleza. Todo eso, sin duda, nos hará volver a casa con más energía o con la energía renovada”.

Y como sexto y último motivo “debemos salir a la calle porque nuestros hijos se lo merecen y porque ellos son, eso lo sabemos todos, los auténticos maestros de la alegría, algo que los adultos hemos dejado de practicar desde hace mucho tiempo. Seguro que, al margen de la dureza de haber tenido que estar encerrados con ellos en casa, no hay duda que la cara de felicidad que pondrán, la alegría que les aportará, salir a la calle, ayudará a la familia a recobrar el ánimo y a ganar fuerzas para lo que nos queda, que seguirá siendo duro y largo”.