26 nov 2020

Ir a contenido

DUDAS DE LOS EXPERTOS

China asegura que España compró test rápidos de coronavirus a una empresa no autorizada

Los microbiólogos descartan el uso de algunos test rápidos por su escasa sensibilidad, de menos de un 30% cuando deberían superar el 80%

El Periódico

Una sanitaria realiza a un policía un test rápido, en Madrid.

Una sanitaria realiza a un policía un test rápido, en Madrid. / Europa Press

La Embajada de China en España ha afirmado este jueves que la empresa Shenzhen Bioeasy Biotechnology, a la que, según algunos medios como 'El País', el Ministerio de Sanidad ha comprado tests rápidos para detectar el coronavirus, "no ha conseguido todavía la licencia oficial de la Administración Nacional de Productos Médicos de China para vender sus productos".

Así lo ha señalado este mediodía la Embajada en su cuenta de Twitter.

El Gobierno ha explicado este jueves que "España no adquirió estos test a China, sino a un proveedor nacional. Esta operación, que no está relacionada con la compra de material sanitario anunciada ayer por el ministro Salvador Illa,  se inició antes de que las autoridades chinas facilitaran nuevos listados de sus proveedores al Gobierno de España".

El texto de la Embajada de China asegura lo siguiente:

1) "Las donaciones realizadas por el Gobierno de China y otras entidades como el grupo Alibaba no incluyen productos suministrados por Shenzhen Bioeasy Biotechnology".

2) "La compra de materiales sanitarios anunciada por Sanidad está en curso y los materiales no han salido de China aún. El Ministerio de Comercio de China ofreció a España una lista de proveedores clasificados, en la cual Shenzhen Bioeasy Biotechnology no estaba incluida".

3) "Shenzhen Bioeasy Biotechnology no ha conseguido todavía la licencia oficial de la Administración Nacional de Productos Médicos de China para vender sus productos".

9.000 test defectuosos

En rueda de prensa, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio, Fernando Simón, ha admitido que en un primer momento España se aprovisionó de una primera partida de tests rápidos de la empresa que más rápido les puedo abastecer. Se trata de un lote de 9.000 tests rápidos de coronavirus que, tras ser evaluados y al ver que no correspondían con lo que exigía su certificado de calidad, han sido devueltos por el Ministerio de Sanidad. "La empresa los va a cambiar y nos va a proveer de otros test", ha precisado.  

Y, al mismo tiempo, Sanidad ha contactado con otros proveedores y también están trabajando varias empresas españolas para que se puedan producir aquí, con la vista puesta en tener en torno a cinco millones de test rápidos en breve, que se sumarán a los entre 15.000 y 20.000 PCR al día que se validan en los laboratorios.

Partida defectuosa

'El País' ha publicado este jueves que "los test rápidos, fabricados por la compañía china Bioeasy, con sede en Shenzhen, uno de los polos tecnológicos del país asiático —sede también de Huawei—, tienen una sensibilidad del 30%, cuando debería ser superior al 80%". También que estas pruebas se habrían repartido principalmente en la Comunidad de Madrid, y que desde el Ministerio de Sanidad se había asegurado que esa partida se estaba retirando.

Tests poco sensibles

Por su parte, la  Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc) ha advertido que los primeros tests rápidos que han llegado a España tienen una sensibilidad inferior al 30% (cuando deberían superar el 80%) en la detección del covid-19, resultados que, concluyen, "impedirían su introducción en rutina".

Así lo expone esta sociedad científica en un documento de posicionamiento sobre el diagnóstico microbiólogo de covid-19 en el que reconoce que un diagnóstico rápido de los casos es relevante para identificar, aislar y tratar rápidamente a aquellos pacientes infectados para limitar la transmisión del virus, así como para la descongestión de las urgencias. "Para ello necesitamos pruebas rápidas con una elevada sensibilidad", subraya.

Sin embargo, los primeros tests rápidos para la detección de antígeno del virus que han llegado a España no sirven para tal función.

Así lo ha asegurado la portavoz de la Seimc, María del Mar Tomás, que ha detallado que los tests para la detección de antígeno están teniendo una sensibilidad muy baja, entre el 20% y el 30%. "Con esta sensibilidad es prácticamente imposible utilizarlos rutinariamente. Tendría que tener una confirmación posterior por la técnica de amplificación RTPCR", ha indicado.

Pruebas más fiables

Sin embargo, esta portavoz de la Seimc ha apuntado a otros tipo de tests, los de detección de anticuerpo, que permite detectar dos tipos de anticuerpo; el M, que indicaría infección aguda, y el G que indicaría "curado", es decir, "los que están inmunizados".

Estos test -ha explicado- están siendo usados en varios países europeos y tienen una sensibilidad del 85% y del 100% para los anticuerpos M y G respectivamente.

Un inconveniente es que tardan cuatro días en arrojar resultados, advierte.

Pedro Sánchez anunció el pasado fin de semana la llegada inminente de 640.000 test rápidos de covid-19 comprados a China y Corea del Sur. 

España ha comprado a China material sanitario por valor de 432 millones de euros, entre pruebas, respiradores, mascarillas y guantes, que se suministrarán entre marzo y abril.

"Picaresca" en el mercado chino

Por su parte, la ministra de Sanidad, Arancha González Laya, ha asegurado este jueves que el material que el Gobierno español ha comprado por valor de 432 millones de euros en China sí tiene "garantía de calidad". En declaraciones a Radio Euskadi, la ministra ha admitido que hay "picaresca" en el mercado internacional de material sanitario, pero apunta que este factor no afecta la última adquisición de su gobierno.

"Nosotros hemos hecho un acuerdo con dos proveedores para que nos den 5,5 millones de euros de tests. En la compra de los 432 millones de euros nos hemos preocupado de asegurar que todo el material está homologado, tiene garantía de calidad y es aceptable para nuestro sistema de sanidad ", ha dicho.

Durante la entrevista, la ministra ha admitido que el Gobierno no está acostumbrado a comprar material en China. "Es un mercado que nos es desconocido, y hay muchos intermediarios que se presentan, nos ofrecen gangas, y luego resulta que esto no son gangas". "Por eso es muy importante que compre quien compre, el Estado o CCAA, debe tener mucho cuidado de que no nos tomen el pelo, y por eso hemos preferido favorecer compras a largo plazo para no estar sometidos a esta picaresca", dijo .
 

'Coronavirus hoy'

Suscríbete a nuestra newsletter para conocer toda la actualidad e información práctica sobre el desarrollo de la pandemia y sus repercusiones