01 dic 2020

Ir a contenido

ALERTA SANITARIA

De fiesta con el COVID-19

Multitud de jóvenes ningunean la pandemia y toman el Port Olímpic cantando "coronavirus yo no te creo"

Discotecas de Sevilla y Alicante organizan juergas con ofertas de cerveza Coronita y máscaras gratis

Carlos Márquez Daniel

De fiesta con el coronavirus en el Port Olímpic de Barcelona.

Pasada la medianoche del jueves al viernes, los vecinos escucharon un ruido familar. Pero pensaron que en tiempos de coronavirus tenía que ser otra cosa, quizás la tele del vecino o alguien llegando al párking. Era, efectivamente, lo de siempre, grupos de jóvenes camino de la zona del Port Olímpic de Barcelona y aprovechando la calle de Moscou y el parque de Carles I para hacer botellón y ahorrarse las copas del local. Porque sí, el complejo de locales de fiesta sigue abierto contra toda lógica en tiempos de pandemia

Cierran escuelas y universidades pero se mantienen abiertos bares, restaurantes y discotecas. Los dos primeros podrían tener un pase porque mientras tomas la milanesa o el tartar de atún, mientras saboreas un refresco o una cerveza, puedes mantener cierta distancia con el resto de acompañantes. Pero en un negocio destinado al baile y la jarana, resulta más difícil cumplir con el metro y medio de separación que las autoridades sanitarias recomiendan para evitar los contagios. El video que acompaña esta información acredita hasta qué punto algunos jóvenes no se toman en serio el coronavirus. "A ver si a las autoridades se les ocurre que después de cerrar escuelas y universidades, lo que hay que hacer es clausurar locales de ocio nocturno", reza el vecino que grabó las imágenes. 

"Coronavirus yo no te creo", canta el chaval del vídeo, botellas en mano. Esta zona del Port Olímpic, llena de rincones y entradas de aparcamiento y en la falda del parque, siempre ha sido ideal para los prolegómenos de una noche de excesos. Tiempo atrás, ese diario ya dio cuenta de las locuras que tienen que vivir los vecinos. Y no solo el botellón y meados por todas partes: llegaron a tener excrementos esparramados por los interfonos. El ayuntamiento suavizó algo la situación cerrando la calle de Moscou a los coches, pero todavía son muchos, porque está al lado del metro, los que usan esta vía pública como si fuera un sumidero

Regalo de la naturaleza

En las redes sociales ha generado estupor un reportaje de La Sexta en el que algunos jóvenes comparten su opinión acerca del coronavirus. Ningun intención de quedarse en casa, más bien todo lo contrario. Es la brecha entre los que han entendido cómo funciona el virus y los que consideran que, como en Navidad tuvieron que estudiar para los exámenes, la naturaleza les ha brindado un merecido descanso de la mano de una pandemia planetaria. 

Afortunadamente, en esas mismas redes sociales en las que muchos cuelgan su noche loca, también muchos jóvenes expresan su indignación ante semejante actitud e instan a sus colegas de generación a quedarse en casa. Y luego están los empresarios de la noche, donde también se ha demostrado que hay un poco de todo. La discoteca Murphy's Law de Salamanca ha tomado la difícil decisión de cerrar el local. El primero en hacerlo en la ciudd castellana. Un cartel en la puerta, según informa el diario Tribuna, dice lo siguiente: "La salud de nuestros clientes está por encima de cualquier otra premisa de ámbito social o económico".

En el otro extremo está la disco Wakanda de Sevilla, que para este viernes ha organizado la 'Coronavirus party'. "Contágiate de nosotros", reza el cartel, que informa de una oferta de 2x1 en tercios de cerveza de la casa Coronita, que no está pasando por su mejor momento. Este mismo negocio fue desalojado y precintado por la policía el 15 de febrero porque en su interior se encontraban 388 personas cuando el aforo está limitado a 180. También en Alicante, pero ahí será el sábado, la discoteca Moncloa Beach Club tiene prevista la 'Anti Coronavirus Party', en la que regalarán máscaras y prometen "antivirus para los 1.000 primeros". Todos, es un suponer, bajo la premisa del chico del Port Olímpic. Coronavirus yo no te creo.