11 jul 2020

Ir a contenido

EN BADALONA

Unos 90 sanitarios de Can Ruti están aislados por riesgo de coronavirus

La mayor parte de los profesionales catalanes que permanecen en cuarentena trabajan en este hospital

Una paciente denuncia "falta de información", pero la gerencia defiende el buen funcionamiento del centro

Beatriz Pérez

Dos técnicos de ambulancias en cuarentena en su domicilio de Cerdanyola del Vallès (Barcelona).

Dos técnicos de ambulancias en cuarentena en su domicilio de Cerdanyola del Vallès (Barcelona). / MANU MITRU

Alrededor de 90 profesionales sanitarios del Hospital Germans Trias i Pujol (Can Ruti) de Badalona permanecen en aislamiento domiciliario por riesgo de coronavirus, según estima el sindicato CCOO. Así, el gran grueso de los más de 100 sanitarios de todos los hospitales catalanes que hay actualmente en cuarentena trabaja en Can Ruti. Actualmente, en Catalunya hay más de 500 personas aisladas, entre las que se encuentran los sanitarios.

Can Ruti, hasta ayer sábado, había registrado solo dos casos positivos de covid-19 (el nombre científico del nuevo virus): la mujer de 87 años fallecida el viernes y otro hombre de 64 años, que desde el jueves permanece aislado en un apartado de las urgencias y que es yerno de la anciana. Además, Catalunya confirmó ayer tres casos más de coronavirus, por lo que el total de contagios en esta comunidad es de 49 (incluida la muerte de la jubilada). En toda España, había en torno a 500 infecciones y un total de 10 fallecimientos.

"El domingo 1 por la noche mi padre fue al hospital porque se encontraba mal, pero desde el primer momento descartaron que tuviera coronavirus. Estuvo días en diferentes plantas compartiendo habitación con otros enfermos. Mientras, mi abuela tuvo fiebre el miércoles y el jueves ingresó en el hospital. Cuando ese día las enfermeras se pusieron las máscaras, pregunté qué pasaba y me dijeron que mi padre había dado positivo por covid-19. Esa misma noche, también mi abuela dio positivo. No sabemos cómo cogieron el coronavirus, ni quién contagió a quién: si mi padre a mi abuela o al revés. Solo estuvieron juntos un día: el domingo", cuenta Marta (nombre ficticio), nieta de la fallecida e hija del hombre hospitalizado. Pide mantener su anonimato, pero quiere contar su historia.

Una familia permanece en cuarentena en su casa, mientras el padre, contagiado, está en las urgencias. La abuela falleció por covid-19 el viernes y aún no pueden celebrar el funeral

Este familia residente en Alella (Maresme) vive momentos difíciles. Mientras su padre permanece solo y aislado en las urgencias de Can Ruti, la familia, tal y como dictamina el protocolo de prevención del covid-19, también está en cuarentena en su casa sin poder salir. Es lo que se hace con todos los contactos de los casos positivos de coronavirus. La familia de Marta solo puede recurrir al contacto telefónico. "En mi casa hay cinco personas aisladas; en casa de mi hermano, dos. La situación dentro del hospital es caótica, mi padre me telefonea y me dice: 'Llama al hospital, porque son las 10 de la mañana y aún no me han traído el desayuno'. Ayer eran las cuatro de la tarde y todavía no había comido", relata Marta.

"Falta de información"

Esta mujer también critica que, durante estos días, ha sido muy difícil contactar con los médicos para saber cómo estaba su padre. "Nos aislaron el jueves por la noche. Desde entonces, hemos ido llamando y no nos daban información. Nos iban derivando de unos a otros. Desde las 11 de la noche del jueves hasta las 10 de la mañana del viernes no pude hablar con nadie", cuenta esta vecina de Alella, a la que llamaron el viernes por la tarde para comunicarle la muerte de su abuela. El cuerpo de la anciana permanece precintado en Can Ruti. De momento, la familia no puede celebrar el funeral ni enterrarla. "Mi padre también se enteró de la muerte estando aislado. No podemos estar juntos y hay mucha falta de información. ¿Sabes el sinvivir que es esto?", lamenta.

Aun así, el hospital ya ha tomado medidas al respecto y ha facilitado a la familia el teléfono del neumólogo de guardia para que pueda preguntar por el padre ingresado. "Entiendo el estrés y la angustia de esta familia: la suegra muere y el señor -que padece una patología respiratoria crónica y una obesidad mórbida- está aislado. Todos deben estar en cuarentena. Pero pienso que la asistencia es correcta. Y, desde el punto de vista, clínico, el paciente no está mal", explica el gerente de Can Ruti, Jordi Ara. "Salut Pública está investigando quiénes son los contactos de este paciente. Ahora, la parte interna del hospital está controlada: sabemos quién ha estado con quién. No hay ningún brote de coronavirus dentro del centro, ni entre trabajadores ni entre enfermos", recalca.

Dos técnicos de emergencias sanitarias están en cuarentena en Cerdanyola del Vallès después de tratar a una paciente con coronavirus

Ara explica que el centro tiene dos lugares para "aislados": unos boxes en las urgencias y otra unidad en la planta dos. "Es verdad que este paciente estaba en una planta y, cuando fue diagnosticado, lo bajaron a aislamiento", reconoce. El gerente de Can Ruti confirma que, hasta ayer, el centro no había tenido más casos positivos de covid-19 que los dos de esta familia: los primeros, a su vez, que registra este hospital.

Fuentes de CCOO corroboran que, pese al personal en cuarentena y el paciente aislado, "el funcionamiento en el centro está normalizado". El sindicato, que llama a la calma ante este brote de coronavirus, explica que, debido a que 90 trabajadores están en cuarentena, este fin de semana ha habido algunos sanos que, aun teniendo el día libre, se han ofrecido a trabajar.

Aislados dos técnicos de emergencias

Toda la comunidad sanitaria es un colectivo susceptible de contagiarse de covid-19 debido a que son ellos quienes tratan con los enfermos. Xesca, de 39 años, es técnica de emergencias sanitarias de Barcelona, igual que su compañero, David, de 47. Cuenta esta historia ella.

"David manipuló a una paciente que dio positivo por coronavirus [la chica de 29 años que estaba grave pero estable en una uci de Barcelona]. Ahora le han hecho la prueba del covid-19 y estamos esperando los resultados", cuenta Xesca desde su casa. Tanto ella como David están en aislamiento domiciliario en su casa de Cerdanyola del Vallès (Vallès Occidental). Xesca cuenta que a ella, pese a estar conviviendo con él, no le han hecho el test para confirmar si está o no contagiada del virus. Esto es porque no tiene fiebre. "David está desde el martes en aislamiento y ahora mismo sí tiene fiebre", concluye.