06 abr 2020

Ir a contenido

EXPLOTACIÓN DE LICENCIA

Récord en España: Vall d'Hebron recibe un millón de euros por la patente de una terapia

Una farmacéutica compra un tratamiento creado en este centro para una enfermedad neuromuscular

Es el beneficio más alto generado por un instituto de investigación en el país y se reinvertirá en el VHIR

Beatriz Pérez

Equipo de investigación del doctor Ramon Martí, del Vall d’Hebron Instituto de Investigación (VHIR).

Equipo de investigación del doctor Ramon Martí, del Vall d’Hebron Instituto de Investigación (VHIR). / VALL D'HEBRON

El Vall d'Hebron Institut de Recerca (VHIR) ha conseguido recientemente más de un millón de euros por la explotación de una patente: esta operación constituye el beneficio económico más alto generado por una patente por parte de un centro de investigación en España. Este importe se reinvertirá íntegramente en la investigación del VHIR.

El VHIR, junto a la Universidad de Columbia de Nueva York, creó en el 2015 una terapia (denominada MT1621) para el déficit de TK2, una enfermedad minoritaria y neuromuscular en la que el 80% de los pacientes más graves fallecen a los dos o tres años del diagnóstico. Se parece mucho a la atrofia medular espinal. "Se trata de una enfermedad muy grave y mortal. De momento, se hace un uso compasivo de ella. El uso compasivo de un tratamiento se lleva a cabo para tratar enfermedades en las que no hay otra alternativa: pese a que el tratamiento no ha sido aprobado por las agencias de medicamentos y aún está en fase de investigación, el médico sí puede indicarlo paciente por paciente", explica a EL PERIÓDICO Ramon Martí, jefe del grupo de investigación en Patología Neuromuscular y Mitocondrial del VHIR.

MT1621 es una terapia combinada de desoxinucleósidos cuyo objetivo es compensar el déficit bioquímico subyacente de la deficiencia de TK2. Tal y como se demostró en un estudio publicado en 'Annals of Neurology', este tratamiento mejora significativamente el curso de la enfermedad.

Esta nueva terapia de Vall d'Hebron y la Universidad de Columbia sirvió para que los enfermos con déficit de TK2 mejoraran, algo que "despertó" el interés de una empresa farmacéutica, Modis Therapeutics (EEUU), compañía en la que ambos centros licenciaron su patente. Después, en octubre del año pasado, otra empresa americana, Zogenix, adquirió Modis Therapeutics con el objetivo de llevar esta terapia al mercado. "Ahora Zogenix está financiando un ensayo clínico con 40 pacientes que esperamos confirme, a finales del 2021, lo que nosotros hemos probado ya. Si es así, el uso de esta terapia dejará de ser compasivo", cuenta Martí.

Financiación

Al tratarse de enfermedades que afectan a pocos pacientes en el mundo, es complicado conseguir financiación para la investigación. Pero en este caso, la terapia era tan prometedora, que enseguida llamó la atención de empresas biotecnológicas y captó inversores internacionales del mercado americano y de Israel, entre otros.

"Como instituto de investigación que somos, queremos que el conocimiento que generamos llegue al mercado", cuenta Laia Arnal, directora de desarrollo de negocios del VHIR. "De los 250 millones de euros que Zogenix pagó al comprar Modis Therapeutics, el VHIR ha recibido un millón de euros", añade. Arnal destaca que Vall d'Hebron está en el "'top' 5 de Europa" en ensayos clínicos: actualmente tiene un total de 1.319 ensayos clínicos activos, de los cuales 310 se iniciaron en el 2019. Y obtiene de ellos el beneficio neto más elevado de toda España.

"Cada año el VHIR moviliza más de dos millones de euros en actividades de innovación. Además, todas nuestras patentes están orientadas al mercado. Y el 40% de ellas están transferidas: ya las hemos puesto a disposición de la industria para que llegue al mercado", concluye Arnal.