28 mar 2020

Ir a contenido

CRISIS SANITARIA INTERNACIONAL

Un nuevo registro de la OMS eleva a 60.000 los contagios de coronavirus

Cerca de 13.000 casos anteriores han sido agregados este jueves a las listas oficiales

Los pacientes que muestren síntomas de neumonía pasan a contar como enfermos de covid-19

Adrián Foncillas

Un médico examina a un paciente con coronavirus en el hospital de Wuhan, este jueves.

Un médico examina a un paciente con coronavirus en el hospital de Wuhan, este jueves. / YUAN ZHENG (EFE)

El número de casos confirmados de covid-19 en China se ha elevado este jueves a 59.804, después de que un nuevo método de contabilización agregara 13.000 casos anteriores al registro. Los fallecidos por la enfermedad son, a fecha de 13 de febrero, 1.369, todos en territorio chino excepto uno en Filipinas y otro en Japón, país este último que confirmó ayer  la primera muerte por el nuevo coronavirus. [Sigue aquí todas las noticias en directo de la epidemia del coronavirus.]

Así lo ha explicado el jefe de emergencias sanitarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Mike Ryan, en una rueda de prensa. "No estamos tratando con un pico de nuevos 14.840 casos y 254 muertes en un día", ha precisado Ryan. La aclaración inmediata, que ha achacado las cifras a un nuevo criterio de contabilidad, mitigó la confusión y el pavor iniciales: el cuadro no es tan trágico como sugerían las cifras matutinas, pero los pronósticos de un final cercano se antojan aún optimistas. 

Las nuevas reglas amplían los supuestos de "casos confirmados". A partir de ahora, basta el diagnóstico médico y las tomografías pulmonares para que el paciente que muestra síntomas de una neumonía engrose las listas oficiales del coronavirus. También cuentan como víctimas aquellos que murieron sin que llegara la confirmación científica. Hasta ahora era preceptivo que lo acreditara el kit de ácido nucleico. Ese procedimiento burocrático, aprobado tras la crisis del SARS, priorizaba el rigor sobre la urgencia: requiere el envío de la muestra a Pekín y el resultado se demora hasta una semana.

La magnitud de la epidemia lo ha desbordado. El déficit de kits en los hospitales ha devuelto a sus domicilios a muchos pacientes y se espera que la nueva discrecionalidad de los médicos para emitir los diagnósticos permita que todos sean tratados al momento. El método agilizará la respuesta médica y mejorará la fiabilidad de las tabulaciones después de que algunos expertos deslizaran que muchos casos sospechosos escapaban de la estadística.

Muchos infectados

"La escala de la propagación no había sido calculado con exactitud. De acuerdo a los estudios de diferentes fuentes, el número potencial de infectados en Hubei podría ser muy grande", ha aclarado Chen Yixin, jefe del equipo enviado desde Pekín para luchar contra la epidemia y la ineptitud de los mandos regionales. Chen les ha advertido de que el partido fiscalizará su actuación durante la crisis. 

El giro contable, muy probablemente impuesto por Chen, fue alabado por la OMS. "Cuando una situación evoluciona, tienes que cambiar la definición para asegurarte de que monitorizas la enfermedad con mayor exactitud. Y eso es lo que han hecho: cambiar la definición para incorporar más casos e integrar también a los asintomáticos o con síntomas leves", ha dicho Sylvie Briand, directora del Departamento de Gestión de Enfermedades Infecciosas. China lidia con una epidemia con zonas aún oscuras que obliga a amoldarse a su evolución. Los últimos estudios revelan que el virus también se reproduce en el tracto digestivo y que puede contagiarse a través de las heces, según la prensa local.

Cuarentena

Las cifras revelan los efectos de la cuarentena impuesta sobre más de 50 millones de habitantes de Hubei. El covid-19 mantiene su fortaleza en esa provincia, que concentra el 82% de los contagios y el 96% de las muertes. Las infecciones en el resto de China, en cambio, han caído a la mitad en una semana. La mortalidad en Hubei alcanza el 3,1%, mientras fuera es del 0,4%.   

Inquieta también la oleada de 44 nuevos contagios en el crucero Diamond Princess, amarrado en el puerto japonés de Yokohama desde que un octogenario hongkonés diera positivo semanas atrás. Son ya 219 infectados sobre casi 4.000 personas entre tripulación y pasaje. Tokyo ha permitido desembarcar a los viajeros ancianos que habían dado negativo en las pruebas, pero el resto deberá completar la cuarentena. Los trabajadores lamentaron los riesgos que están asumiendo, ya que deben de seguir cuidando a los pasajeros y no pueden aislarse.

Paralelamente, desde el crucero Westerdam llegan noticias más tranquilizadoras. Camboya ha permitido que atraque después de que otros cinco países lo hubieran rechazado a pesar de que no se conoce ningún caso a bordo. "Este es un ejemplo de la solidaridad internacional que estamos pidiendo", ha aplaudido Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la OMS. "Las epidemias –ha recordado– sacan lo mejor y lo peor de las personas. "Estigmatizar a los individuos o a países enteros sólo dañan la respuesta contra el virus", ha concluido.

La OMS calcula que hasta dentro de 18 meses no estará la lista la vacuna contra el covid-19. En Catalunya, el Centro de Investigación en Sanidad Animal (IRTA-CReSA) está investigando dos proteínas, la S y la actina, que podrían tener un papel relevante en la búsqueda del tratamiento para combatir el virus.