Ir a contenido

Los efectos de los recortes

Las listas de espera para una operación baten récords históricos en España

Catalunya es la comunidad líder tanto en pacientes como en tasa de espera por cada mil habitantes

Unos 671.494 españoles aguardaban en junio para entrar a quirófano, la peor cifra desde el 2003

Patricia Martín Beatriz Pérez

El doctor Laureano Molins y su equipo durante un una interveción de pulmón en el Hospital Clínic.

El doctor Laureano Molins y su equipo durante un una interveción de pulmón en el Hospital Clínic. / F. AVIA / HOSPITAL CLINIC

Un total de 671.494 pacientes estaban esperando una intervención quirúrgica en la sanidad pública española a finales de junio y el 15,8% de ellos llevaban más de seis meses aguardando, según los datos del Sistema de Información sobre las Listas de Espera en el Sistema Nacional de la Salud (SNS) publicados este viernes por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. Es la cifra más elevada desde el 2003, primer año del que hay datos en la web del ministerio y Catalunya (con 168.108 pacientes), la comunidad con más personas pendientes de una operación. La sigue Andalucía con 137.721 y, a bastante más distancia, la Comunidad Valenciana (56.725), Madrid (52.579) y Castilla-La Mancha (36.772). Según fuentes de Sanidad, el ministerio no entra a valorar estas cifras porque las competencias en esta materia estás transferidas.

Es verdad que Catalunya, al igual que Andalucía, es una de las comunidades con mayor volumen poblacional, lo que podría justificar que sea la que encabeza la lista de pacientes en lista de espera. Por eso hay que fijarse en el tiempo medio de espera para ser intervenido y en la tasa de pacientes en espera por cada mil habitantes, cifras más indicativas de si existe o no una falta real de recursos.

El Ministerio de Sanidad no valora los datos porque las competencias en esta materia están transferidas

Y también en ambas categorías Catalunya lidera el podio, al tener un tiempo medio de espera para ser operado de 146 días (la media en el resto de España está en los 115 días) y una tasa media de 23,32 pacientes en lista de espera por cada mil habitantes: la más alta de toda España. En tiempo medio de espera, solo Andalucía y Castilla-la Mancha superan a Catalunya, con 164 y 149 días respectivamente.

Paralelamente, en territorio catalán, el 26,8% de los pacientes esperan una intervención quirúrgica desde hace más de seis meses. La especialidad en la que más catalanes esperan para ser operados es traumatología (con 44.852 personas), seguida de cirugía general y digestiva (con 32.863 pacientes) y oftalmología (con 31.030).

Preocupación

El problema de las listas de espera en España es conocido desde hace años y, pese a que las comunidades autónomas han ido tomando medidas (como, por ejemplo, la ampliación del número de horas de trabajo de los cirujanos o el incremento de las horas en las que trabajan los equipos), han sido claramente insuficientes. Algunas autonomías han fijado un máximo por ley de pacientes en lista de espera. Si este máximo es superado, se le ofrece al paciente ser derivado a una clínica privada. Pero muchos lo rechazan.

Según la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, los resultados hechos públicos hoy por Sanidad evidencian que el sistema sanitario "no se ha logrado recuperar de los grandes recortes que sufrió durante la crisis" y que el aumento presupuestario de los últimos años se ha dirigido principalmente al incremento del gasto farmacéutico o a las privatizaciones. Es un pez que se muerde la cola porque, según este colectivo, las excesivas demoras hacen que otros muchos ciudadanos sí opten por seguros privados para satisfacer sus demandas con más rapidez.

Las asociaciones de defensa de la sanidad pública advierten: "No nos hemos recuperado de los recortes"

En este contexto, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) achaca el volumen de pacientes en espera a que el sistema sanitario español ha destruido un total de 50.000 empleos desde finales de verano, a lo que se une una alta tasa de temporalidad alta. En la misma línea, el presidente de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos, Tomás Toranzo, señala que al "generalizado problema" en atención primaria se une que en los hospitales se están produciendo muchas jubilaciones no cubiertas, en unas plantillas  escasas y sobrecargadas.

La presidenta de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes, Carina Escobar, dice estar muy "preocupada" no solo por las abultadas listas de espera en intervenciones quirúrgicas, sino también por el retraso medio en la atención por parte de un especialista, lo que retarda los diagnósticos precoces de enfermedades que pueden ser graves y provoca, por tanto, tratamientos e intervenciones más difíciles y costosas. "Al sufrimiento generado por un diagnóstico tardío se añade la lista de espera para operarse, lo que afecta a la vida personal y laboral de los pacientes, que en muchos casos tienen que estar de baja, algo que no es sostenible para el Estado", denuncia. En su opinión, la solución pasa por que el sistema sanitario innove en procesos y cuidados, con especial atención al problema del envejecimiento y de la cronicidad.

Poca inversión

Por su parte, Juan Villalbí, presidente de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS) considera que las autoridades deberían hacer un mayor "esfuerzo de priorización", de manera que espere menos el paciente que más lo necesita.

También el presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Serafín Romero, califica de "muy preocupantes" estas cifras. Romero achaca esta situación, en primer lugar, a la menor inversión en sanidad pública. "Estamos destinando un porcentaje del PIB bastante por debajo del 2009 y una de las consecuencias principales son las listas de espera. Los datos son muy preocupantes, y demuestran un deterioro en nuestro sistema sanitario público", advierte.

Para los médicos, una "parte importante" de la solución de estos malos datos de listas de espera pasa por "destinar el mismo porcentaje que en el 2009", que "mantenía a España en niveles de excelencia con respecto a otros países de nuestro entorno". "El sistema ha demostrado que ha mantenido cifras aceptables, pero se notan las consecuencias. No podemos seguir manteniendo esta inversión", lamenta el colectivo. 


LAS CIFRAS
 

1. Andalucía: casi seis meses de espera

En tiempo de demora, Andalucía es la comunidad en la que los pacientes más deben esperar para ser operados: cinco meses y dos semanas de media. La sigue Castilla-La Mancha, con cinco meses de demora, y Catalunya, donde los pacientes deben aguardar cuatro meses y 26 días. Los canarios, según estos datos, esperan de mendia cuatro meses. Los extremeños, tres.

2. Madrid, la región con menos demora

Los madrileños solamente tienen que esperar un mes y dos semanas de media para ser intervenidos en el sistema público de salud. Es la comunidad en la cola de la lista de espera, seguida de La Rioja, con esperas de un mes y 17 días. En el País Vasco y  Galicia la espera media para una intervención no llega a los dos meses. Y en los dos meses exactos de espera se sitúa Melilla. 

3. Cuatro meses por unos juanetes

La operación de 'hallux valgus', coloquialmente conocida como la de los juanetes, comporta la mayor demora en toda España con una media de 122 días, cuatro meses y dos días. Quienes necesitan intervenciones de articulaciones (las artroscopias) esperan tres meses y medio. Un tiempo de espera muy similar al que registran las operaciones por varices o reducción de la próstata.

4. Un año para la cirurgía plástica 

Por especialidades, las operaciones que se inscriben dentro de la cirurgía plástica son las que acumulan más demora: 351 días, casi un año entero. Y cinco meses de media esperan los españoles que requieren una neurocirurgía. Por su parte, las personas en espera por una operación de traumatología son 171.534: podrían los estadios del Camp Nou y del Bernabéu. 

5. Unos 60 días para las cataratas

Para ser operado de cataratas, de media, los españoles esperan poco más de dos meses: 65 días. Es la operación con menos lista de espera. Le sigue la intervención del túnel carpiano, en la muñeca, donde la espera es de dos meses y medio. Además, deben esperar tres meses para lograr la extracción de un quiste entre las nalgas de los glúteos y también para extirpar la vesícula biliar.