única incisión

El Hospital de Sant Pau practica una operación pionera para extirpar el cáncer de pulmón

Una nueva técnica permite extirpar el lóbulo pulmonar afectado y los ganglios evitando el dolor posoperatorio

El doctor Joan Carles Trujillo, del servicio de  Cirugía Torácica del Hospital de Sant Pau, operando a un paciente con cáncer de pulmón con una nueva técnica pionera

El doctor Joan Carles Trujillo, del servicio de  Cirugía Torácica del Hospital de Sant Pau, operando a un paciente con cáncer de pulmón con una nueva técnica pionera / HOSPITAL DE SANT PAU

3
Se lee en minutos
Efe

El Hospital de Sant Pau de Barcelona practica una nueva técnica quirúrgica pionera en Catalunya en cáncer de pulmón que permite, a través de una única incisión por debajo del xifoides, el hueso inferior del esternón, extirpar el lóbulo pulmonar afectado y los ganglios, evitando el dolor posoperatorio.

Según ha explicado uno de los médicos que lidera el equipo de Cirugía Torácica del hospital, el doctor Joan Carles Trujillo, "la cirugía mínimamente invasiva para combatir el cáncer de pulmón en sus estadios iniciales se usa cada vez más, de manera que un 50 % de los pacientes que lo padecen en todo el país lo superan mediante esta técnica". Sin embargo, el Hospital de Sant Pau ha ido un paso más allá en este tipo de cirugías videoasistidas, realizando la lobectomía "a través de una incisión que no atraviesa las costillas, por debajo del xifoides, que permite no tocar los nervios que causan el dolor en el paciente", ha señalado Trujillo.

El objetivo es extraer el lóbulo afectado, pero también los ganglios que están cerca de la zona dañada, para lo que se practica en la misma intervención una extracción de los ganglios (linfadenectomía) a través de un acceso transcervical.

En palabras de otra de las cirujanas que ha llevado a cabo la operación, la doctora Elisabeth Martínez-Tellez, "la combinación de estas dos técnicas permite una resección completa del cáncer, sobre todo en relación con los ganglios, que son de difícil acceso vía subxifoidea". Así, esta intervención quirúrgica posibilita a los médicos llegar, en una misma operación, a las dos cavidades pleurales, tanto del pulmón derecho como del izquierdo, y al pericardio, la membrana que rodea el corazón. 

Imagen de la operación en el Hospital de Sant Pau / hospital de sant pau

La ventaja principal de este tipo de intervención quirúrgica, según ha destacado la responsable de Anestesiología Torácica, la doctora Ana Parera, es la disminución del dolor posoperatorio "de una de las cirugías más dolorosas para los pacientes". "El abordaje torácico -ha añadido Parera- se traduce en el 40 % de los casos en una cronificación del dolor posterior a la operación, algo que nos ahorramos con la intervención subxifoidea".

En una toracotomía regular, el posoperatorio del paciente requiere fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINES), paracetamol y el uso de catéter paravertebral o epidural que suministre medicamentos de rescate como la morfina. "Sin embargo, con este tipo de cirugía el paciente solo necesitará AINES y paracetamol y ningún rescate de morfina endovenosa", ha apuntado Parera.

Esto se traduce en un posoperatorio menos agresivo y en una menor estancia hospitalaria, un elemento importante teniendo en cuenta que, como ha indicado el director de Cirugía Torácica del hospital, el doctor Josep Belda, cada vez hay más casos de cáncer de pulmón a tratar con cirugía mínimamente invasiva.

Noticias relacionadas

"La cirugía mínimamente invasiva para combatir el cáncer de pulmón se aplicaba en el 8 % de los casos en 2015. En 2018, los casos que se tratan mediante esta técnica suponen el 72 % del total, lo que repercute drásticamente en una reducción de la estancia hospitalaria, que ha pasado de los 8,8 días en 2015 a los 3 días y pico en 2018", ha comentado Belda.

Los cirujanos encargados de esta operación pionera que se ha puesto en práctica en el Hospital de Sant Pau, realizada a una paciente de 57 años con lesión sospechosa de malignidad en el lóbulo medio del pulmón, han recalcado que este tipo de intervención quirúrgica debe usarse solo cuando el tumor se encuentre en los lóbulos medios o superiores (en la mayoría de los casos).