Ir a contenido

EN CATALUNYA

Mil médicos y enfermeras de primaria podrán hacer teletrabajo parcial

El Institut Català de la Salut (ICS) llama a no pedir a los facultativos certificados para pensiones o escuelas

El Periódico

Centro de atención primaria (CAP) Raval Nord.

Centro de atención primaria (CAP) Raval Nord. / JOAN PUIG

El Institut Català de la Salut (ICS) ofrecerá a los médicos de familia, las enfermeras y los trabajadores sociales de atención primaria trabajar fuera del centro de salud una parte de la jornada, la no asistencial. El ICS extenderá a 1.000 profesionales (un 10%) una medida probada con éxito en una prueba piloto con 125 trabajadores.

En una atención a los medios este martes, el director gerente del ICS, Josep Maria Argimon, ha explicado que la medida responde a la petición de más flexibilidad horaria de los profesionales. Cuenta con un presupuesto de 600.000 euros (que no dependen de las cuentas públicas del 2020) y se irá implementando progresivamente el próximo año antes de verano. "Y si las cosas van bien y sigue habiendo demanda, seguiremos ampliando", dijo.

Podrán hacer a distancia trabajo que no requiere presencia de pacientes, como la revisión de planes de medicación; partes, justificantes e informes, y consultas electrónicas ('e-consulta'), que junto a la formación equivale a un tercio de la jornada. Esto permite a los profesionales organizar su tiempo, y los médicos que lo probaron lo valoraron con un 8,4 sobre 10.

Argimon ha explicado este martes a directores de equipo y profesionales de atención primaria esta medida, junto a otras iniciativas que quieren impulsar tras el diálogo que se abrió con los profesionales hace un año tras cinco días de huelga, en el que han detectado la necesidad de añadir valor a los roles, así como eliminar "trámites burocráticos".

Entre estos trámites se encuentran aspectos como renovaciones periódicas de planes de medicación para crónicos, pero también informes que se piden para evitar el fraude en las pensiones (hacen 50.000 al año), y certificados como los que en ocasiones solicitan escuelas contra el absentismo, que considera que no entran en la asistencia médica.

En esta línea, trabajan para que los planes de medicación de determinados pacientes crónicos se renueven de forma automática, ahorrando a los facultativos el trámite que no ven necesario porque son planes prescritos por especialistas y autorizados por una comisión, y que el paciente sigue requiriéndolo, como por ejemplo una medicación para la demencia o pañales para gente mayor.

"Responsabilidad del INSS"

También quieren evitar que los médicos tengan que hacer los informes que piden desde entidades bancarias para personas que tienen que cobrar una pensión y no se puede desplazar: "Esto no es un acto médico, no es un acto asistencial", sino que es de lucha contra el fraude.

"Quien tiene la responsabilidad es el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), y si la quiere traspasar a las entidades bancarias ningún problema, pero la entidad bancaria no nos lo puede traspasar", y ha pedido al INSS que asuma esta función, aunque ha dicho que no cerrarán la puerta a las personas que lo pidan porque no quieren perjudicarles.

Otro ejemplo sobre el que quieren actuar es el de escuelas que, ante un absentismo reiterado de un alumno piden a los padres un certificado médico de que está enfermo, ante lo que ha dicho que lo que vale es la palabra de los padres o tutores: "Entiendo que esto es bien intencionado, pero no lucharemos contra el absentismo escolar haciendo justificantes médicos".

'E-consulta'

El director general del ICS también ha abogado por fomentar las consultas digitales, que actualmente utilizan 65.000 pacientes y 3.000 profesionales de forma asidua (de los 10.000 que hay en el sistema). Según él, los pacientes crónicos no tienen que desplazarse hasta el CAP para pequeñas consultas, a la vez que mejora la accesibilidad a las visitas presenciales.

Desde que se inició la 'e-consulta', ha habido 300.000 contactos, dos tercios iniciados por parte del paciente, y ha permitido que éstos redujeran las consultas presenciales de 10 a siete, pero aumentaran las virtuales, con seis de media (que son de menos duración y se incluyen en la agenda del médico): "El tiempo total es más o menos el mismo, pero lo que sí se valora, desde el paciente, es tener mas flexibilidad".

Ha reconocido que los trámites para activar 'La meva salut' deberían ser más fáciles, pero que los dificulta la protección de los datos médicos, y han añadido que trabajan para que este espacio sea accesible también en pacientes pediátricos.

Nuevas contrataciones

Estas medidas también se enmarcan en los cambios a medio y largo plazo que acordaron tras las huelgas del año pasado, y desde entonces se han hecho 176 nuevas contrataciones en primaria, se ha compensado a médicos por un aumento de carga laboral que equivale a 172 jornadas a tiempo completo, y hay 22 que han alargado su edad de jubilación, con lo que suman más de 300 refuerzos.

Argimon ha afirmado que con las medidas tomadas por estos acuerdos se ha mejorado el tiempo de atención a los pacientes, que ha subrayado como un elemento de calidad, aunque ha admitido que no se ha mejorado el tiempo de espera para concertar una visita, lo que ha marcado como reto en el que trabajar en el 2020.