LOS RIESGOS DEL AYUNO

Mareos e hipoglucemias, las primeras consecuencias de una huelga de hambre

La mayoría de las personas no aguantan más de 60 días sin ingerir alimentos

Si Sànchez y Turull dejasen también de beber, la muerte se produciría en días

Jordi Sànchez, en una imagen de archivo.

Jordi Sànchez, en una imagen de archivo. / SUSANNA SÁEZ (EFE)

2
Se lee en minutos
Beatriz Pérez

"No se suelen dar casos de personas en huelga de hambre que aguanten más de 60 días". Dos meses sin comer es, con frecuencia, el tope. Lo explica a EL PERIÓDICO Jaume Padrós, presidente del Col·legi Oficial de Metges de Barcelona (COMB) y médico personal de Jordi Sànchez y Jordi Turull, que esta mañana han empezado una huelga de hambre indefinida en la prisión de Lledoners para reclamar un Tribunal Constitucional (TC) "imparcial y diligente". Las huelgas de hambre hacen referencia a la privación de alimentos, pero no de agua. Así, Sànchez y Turull dejarán de comer, pero no de beber. La razón es que, si se eliminaran los líquidos, el colapso de todas las funciones del cuerpo sería excesivamente rápido y la muerte se produciría en días. 

Padrós ha explicado a ambos los internos las consecuencias a corto y largo plazo de la huelga de hambre, así como de sus "riesgos" pero, como remarca a este diario, su "primera obligación como médico" es "respetar" la decisión de los presos. Entre estas consecuencias a corto plazo, algunas de las cuales Sànchez y Turull empezarán a experimentar "a partir de mañana" en palabras del presidente del COMB, se encuentran los "mareos", las "hipoglucemias" (bajadas de la glucosa o azúcar en sangre) y la "hipotensión" (presión arterial baja).

Desnutrición progresiva

A medio plazo, las consecuencias serán más graves. Entre ellas están una progresiva pérdida de masa muscular y los dolores abdominales y digestivos. Además, se produce una "desnutrición" en el cuerpo humano debido a la pérdida de nutrientes que, de no interrumpirse, lleva a la muerte. La sensación de debilidad se acrecienta cada vez más. "Algunas personas sufren alteraciones cardiovasculares y de la conciencia en estadios más avanzados, a la semana o a los 15 días de haber empezado la huelga de hambre", comenta Padrós.

Cuando las personas no ingieren alimentos, su cuerpo va alimentándose poco a poco de las reservas de energía que guarda (azúcar y grasas, por ejemplo). Pero, llegados a un punto, se agotan. A los 40 y 50 días de haber empezado la huelga es cuando el cuerpo humano pierde prácticamente todas las reservas de energía. Todo depende, obviamente, de la constitución de cada persona, pero a partir de este estadio el colapso del organismo puede ser inminente. La muerte puede llegar en cualquier momento por parada cardiorrespiratoria o fallo cardíaco.

Huelgas de hambre en España

Noticias relacionadas

En las dos últimas décadas en España tuvo repercusión la huelga de hambre del preso de ETA Iñaki de Juana Chaos (condenado a 3.000 años de cárcel por el asesinato de 25 personas), que estuvo sin comer 63 días en el 2006. En el 2009, la activista Aminatu Haidar, conocida como la 'Gandhi saharahui', inició una huelga de hambre de 32 días en el aeropuerto de Lanzarote para protestar por su su expulsión del Sáhara occidental y presionar a las autoridades españolas para que la devolvieran a El Aaiún (Marruecos).

José Bretón, quien en el 2011 mató a sus dos hijos para vengarse de su exmujer, inició una huelga de hambre en el 2012 para protestar por la "injusta situación" que, según él, vivía en la cárcel. Su protesta duró un día. También en el 2012, el alcalde de Alburquerque (Badajoz), Ángel Vadillo, ejerció una huelga de hambre de 91 días frente al Ministerio de Industria para protestar por la derogación de un proyecto de energía termosolar con el que contaba para el municipio, que tenía una tasa de paro del 42%. Vadillo consiguió una reunión con Industria.