Ir a contenido

EQUIPAMIENTO

El Clínic reducirá más de medio año la espera en resonancias cardiovasculares

Una nueva máquina de alta gama, financiada por la Fundació Daniel Bravo, triplicará el número de pruebas

El dispositivo, que mejorará la precisión, incorpora unas gafas 3D para que el paciente pueda ver una película

Beatriz Pérez

La nueva máquina de resonancia magnética cardiovascular del Clínic.

La nueva máquina de resonancia magnética cardiovascular del Clínic. / ROBERT RAMOS

El Centre d'Imatge Cardiovascular Avançada del Hospital Clínic de Barcelona triplicará su número de pruebas en un año y, además, disminuirá la lista de espera para ellas: pasará de los 9 y 10 meses actuales a uno y medio o tres meses como mucho. El hospital ha presentado este miércoles una nueva resonancia de última generación que permitirá al Centre d'Imatge Cardiovascular hacer más exploraciones en cardiología con esta técnica y, al mismo tiempo, desarrollar nuevas aplicaciones en imagen diagnóstica.

Con esta máquina, el Clínic triplicará el número de resonancias cardiovasculares en un año. Sus profesionales prevén pasar de las 700 pruebas actuales a 2.500. "Esta nueva máquina, además de sumarse a la que ya había, es más rápida. Por eso se triplicarán el número de pruebas", ha explicado a los medios de comunicación el médico Lluís Donoso, director del Centre de Diagnòstic per la Imatge Clínic (CDIC). 

Esta nueva resonancia magnética obtiene imágenes de gran resolución y definición gracias a sus componentes y 'software' de última generación, que a su vez permiten diagnosticar alteraciones cardíacas y vasculares con mucha más precisión en un tiempo de exploración menor. En España, es la primera vez que se instala una máquina de estas características en un hospital público.

En palabras de la médica Marta Sitges, directora del Institut Cardiovascular del Hospital Clínic, este es un "equipamiento de alta gama" que permitirá a los profesionales "ser mucho más precisos a la hora de diganosticar". "El gran valor de la resonancia magnética es que nos permite hacer biopsias sin pinchar al paciente. La resonancia es una técnica muy importante para pacientes con problemas cardiovasculares porque permite caracterizar el tejido del miocardio y, ahora con esta nueva máquina, esto se hará con mayor precisión", ha apuntado Sitges.

La resonancia magnética es una técnica que utiliza un potente imán y ondas de radiofrecuencia para poder visualizar con detalle las estructuras internas del cuerpo. La prueba se realiza en una mesa móvil en la que se tumba el paciente antes de ser introducido dentro del equipo. Se utiliza para conseguir imágenes anatómicas o funcionales del cuerpo humana para realizar un diagnóstico o valorar el estado de salud de un paciente. La resonancia magnética se emplea en una gran variedad de afectaciones: desde roturas de ligamentos hasta tumores.

Más comodidades

Esta nueva máquina de resonancia magnética cardiovascular trae consigo, además, un mayor confort del paciente. Así, por ejemplo, el acceso por donde este entra para hacerse la resonancia (denominado Gantry) será más amplio. Y unas gafas 3D le permitirán visualizar una película o vídeo mientras le hacen la resonancia. De esta manera, reduciendo el tiempo de exploración y mejorando la comodidad, se disminuye la sensación de claustrofobia y el estrés que puede generar entrar en una máquina de resonancia magnética.

La instalación de esta máquina en el Hospital Clínic ha sido fruto de la colaboración con la Fundació Daniel Bravo Andreu, entidad que ha invertido 2,3 millones de euros en ello. Con este nuevo dispositivo, el Clínic se convierte en un centro de referencia a nivel internacional en el diagnóstico cardiovascular para la imagen.