Ir a contenido

CANÍCULA LETAL

Balance final: 23 fallecidos en Catalunya por golpe de calor

Se trata de 13 hombres y de 10 mujeres de entre 41 y 100 años, y todos presentaban factores de riesgo

Salut aclara que estas cifras se deben a la mejora del recuento y no a que se hayan disparado las defunciones

Beatriz Pérez

Un turista se refresca en Barcelona durante la ola de calor.

Un turista se refresca en Barcelona durante la ola de calor. / FERRAN NADEU

La Conselleria de Salut, a través de la Agència de Salut Pública de Catalunya (Aspcat), ha confirmado un total de 23 personas fallecidas en Catalunya por golpe de calor este verano. La mayoría de los fallecidos tenían menos de 65 años. Se trata del balance final de muertes producidas por las altas temperaturas y, en especial, durante la ola de calor que tuvo lugar del 2 al 7 de agosto, según el Servei Meterològic de Catalunya. El viernes la 'conselleria' había elevado los fallecimientos a 11 y este jueves, tras el recuento total, ha duplicado la cifra.

El secretario de Salut Pública, Joan Guix, ha aclarado que estas cifras no se pueden comparar con las de otros años porque este 2018 ha cambiado la metodología. "Este año hemos preguntado a todos los hospitales catalanes, mientras que hasta el año pasado solo consultábamos a los cuatro centros de referencia", ha explicado Guix ante los medios de comunicación. De esta manera, estas 23 muertes no significan que este verano se hayan producido más defunciones, sino que el recuento ha sido mucho más exhaustivo y, por tanto, más real.

Guix ha señalado además que "aún queda un mes de verano" y que, por tanto, podría producirse alguna muerte más (o "muerte en diferido") producto de la ola de calor pasada.

67 personas afectadas

Según el comunicado de la 'conselleria', entre el 24 de julio y el 13 de agosto se han notificado 67 casos de personas afectadas por cuadros que cumplían la definición de golpe de calor. Tan solo cuatro de estos casos (dos de los cuales fallecieron) han resultado afectados por las temperaturas alcanzadas antes de este episodio de ola de calor. Así, excepto dos muertes, todas las demás han tenido lugar una vez ya se había iniciado la ola de calor, la cual aumentó la sobremortalidad un 5%.

De las 23 víctimas mortales, 13 eran hombres y 10, mujeres. Tenían edades comprendidas entre los 41 y los 100 años. Además, 14 de los fallecidos tenían menos de 65 años. Eso sí, todas, según Salut, tenían factores de riesgo que los podían predisponer a padecer el cuadro clínico de golpe de calor, bien porque presentaban una patología de base o bien porque se encontraban realizando actividades al aire libre con temperaturas elevadas. En este sentido, 10 de los fallecidos presentaron el cuadro en su domicilio y 13 en la calle. De estas últimas, seis estaban realizando actividades laborales o deportivas.

Distribución geográfica

En cuanto a la distribución geográfica de las defunciones, 11 se localizaron en Barcelona, seis en el resto de la demarcación de Barcelona, una en Girona, una en Lleida y cuatro en Tarragona y las Terres de l'Ebre. Además, entre el 2 y el 8 de agosto (un día después de la finalización de la ola de calor), el teléfono de emergencias 061 del CatSalut atendió un total de 453 llamadas relacionadas con las altas temperaturas.

La Aspcat activó la fase 2 del Plan de actuacion para prevenir los efectos de las olas de calor sobre la salud (Pocs) y Protecció Civil de la Generalitat, la alerta del Plan de protección civil de Catalunya (Procicat) por ola de calor.

La última ola de calor que vivió Catalunya se caracterizó especialmente por las altas temperaturas nocturnas. Además, cuanto más altas son las temperaturas, más elevada es siempre la humedad. De hecho, la ola de calor vivida en el Empordà y el Barcelonès fue la peor desde el 2003, cuando las temperatuas en Europa (y, sobre todo, en Francia) causaron miles de muertes. En el Empordà y el Barcelonès, las noches del 4 y 5 de agosto se alcanzaron los 30 grados.

Hacer deporte con mucho calor representa un "riesgo real" 

Un golpe de calor se da cuando una persona produce una cantidad de calor que no puede eliminar a través del sudor o con la dilatación de los vasos sanguíneos, algo que ocurre cuando se llega a temperaturas muy extremas. Es una dolencia grave, caracteriza por una temperatura corporal igual o superior a 40 grados y alteraciones del sistema nervioso central que pueden provocar delirio, convulsiones o incluso el coma como consecuencia de la exposición al calor ambiental o al ejercicio físico extremo. En caso de ola de calor, Salut recomienda a toda la ciudadanía hidratarse de forma continuada (sobre todo las personas mayores), evitar salir en las horas de más calor, limitar la actividad física intensa y pasar un mínimo de dos horas al día en espacios climatizados. En este sentido, Guix ha alertado del peligro de realizar actividades al aire libre cuando hace mucho calor porque "el riesgo es real". "Las medidas más importantes de prevención deben ser tomadas individualmente", ha insistido.

Temas: Calor Catalunya

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.