Ir a contenido

LEGISLACIÓN

La ley que promueve el PSOE incluye la eutanasia y el suicidio médicamente asistido

Son las dos modalidades de "prestación de ayuda para morir" recogidas en la nueva norma de los socialistas

España se convertirá en el cuarto país de Europa y sexto del mundo en reconocer el derecho a la muerte

Beatriz Pérez

Concentración a favor de la eutanasia en el Congreso de los Diputados el pasado mayo.

Concentración a favor de la eutanasia en el Congreso de los Diputados el pasado mayo. / JOSÉ LUIS ROCA

La proposición de ley sobre la eutanasia del PSOE, aprobada a trámite este martes, incluye no solo el suicidio médicamente asistido (la autoadministración por parte del enfermo de la sustancia mediante prescripción y ayuda médica), sino también la eutanasia propiamente dicha: la administración directa de la sustancia por parte del médico al enfermo terminal, a quien asistirá hasta su muerte. Estas son las dos modalidades de "prestación de ayuda para morir" recogidas en una ley que, si todo sale como se espera, estará aprobada antes de que acabe la legislatura de los socialistas. Entonces, podrán valerse de ella personas que sufran una enfermedad grave incurable o una discapacidad grave crónica, y que tengan la nacionalidad española o residencia legal en España.

Actualmente existen en el mundo dos modelos de tratamiento normativo de la eutanasia: por un lado, los países que han despenalizado la eutanasia (Suiza, donde existe desde hace años el suicidio médicamente asistido, es un ejemplo) y, por otro, los países que han regulado los supuestos en que la eutanasia es una práctica legalmente aceptable, atendiendo siempre a requisitos y garantías. Si la ley del Ejecutivo de Sánchez sale adelante, España se convertirá en el cuarto país de Europa y en el sexto del mundo en legalizar la eutanasia. La eutanasia, hasta el momento, solo es legal en Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Canadá y Colombia. La proposición de ley del PSOE incluye la creación, en cada comunidad autónoma, de un Registro de profesionales sanitarios objetores de conciencia.

Existen dos modelos de tratamiento de la eutanasia: el de los países que la han despenalizado y el de los que la han regulado para que sea legal

"Estamos muy contentos. Esta es una ley equiparable a lo que significaron en su momento las leyes del aborto y del matrimonio homosexual", explica Isabel Alonso, presidenta de Dret a Morir Dignament (DMD). Esta asociación, que existe en diferentes comunidades autónomas, lleva desde 1984 pidiendo la legalización de la eutanasia. Este vocablo, etimológicamente, significa "buena muerte". "El Parlament de Catalunya propuso a principios de mayo modificar el Código Penal para despenalizar la eutanasia -recuerda Alonso-. La ley del PSOE va más allá porque es una ley propiamente de eutanasia que, por primera vez, sitúa esta práctica como un derecho ciudadano que debe ser efectivo en la sanidad pública".

Aun así, desde DMD matizan que no están contentos con algunos puntos de la ley, si bien en su conjunto la encuentran "muy positiva". Por ejemplo, no les convence el hecho de que el médico, antes de aplicar la eutanasia, deba ponerlo en conocimiento de la Comisión de Control y Evaluación, que en los dos días siguientes comprobará si se cumplen los requisitos. "A veces las cosas se retrasan y hay enfermos que fallecen antes", dice Alonso. "Imagínate que tienes que pedir permiso para abortar". El control por parte de esta comisión también se realiza una vez el enfermo ya ha muerto. 

Cuidados paliativos

Por su parte, el Col·legi Oficial de Metges de Barcelona (COMB) ha advertido este jueves en un comunicado de que la regulación de la eutanasia en España debe ir acompañada de un "impulso decidido por garantizar en todo el territorio la atención paliativa integral", condición que, según la entidad, "en estos momentos no se cumple". El COMB hace hincapié en que esta nueva ley no puede ser la "excusa" para dejar de abordar la "necesidad urgente" de invertir "esfuerzos y recursos" para asegurar una "atención de calidad" a todos los pacientes que se encuentran en el tramo final de su vida.

El Col·legi de Metges de Barcelona pide que la nueva ley vaya acompañada de inversión en los cuidados paliativos

"Nadie debería morir por falta de acceso a las curas paliativas", recoge el manifiesto 'L'assistència a persones en situació de final de vida' del COMB, que insiste en "asegurar la equidad" en el acceso a los cuidados paliativos y que para ello hacen falta "recursos" y "formación específica" de los profesionale". Según el COMB, una gran parte de la población española  no se beneficia de una atención a los enfermos terminales oncológicos como el de Catalunya, que tiene un modelo de prestigio y referencia mundial reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Homenaje a Luis Montes

La asociación Dret a Morir Dignament organizará un homenaje al doctor Luis Montes este jueves 28 de junio a las 19 horas en el Espai Francesca Bonnemaison (Sant Pere Més Baix, 7). Luis Montes, que falleció el pasado abril, fue coordinador de Urgencias del Hospital Severo Ochoa de Leganés. Desde el 2009, presidió de la asociación Derecho a Morir Dignamente. En el 2005, la Comunidad de Madrid de Esperanza Aguirre le llevó a los tribunales a raíz de dos denuncias falsas que aseguraban que había aplicado la eutanasia a 400 enfermos. Por esto, quiso limpiar su honor llevando a la Justicia a la entonces cúpula de la Sanidad de la Comunidad de Madrid. En el 2011, Miguel Ángel Rodríguez, antiguo portavoz del gobierno de José María Aznar, fue condenado a pagar 30.000 euros como autor de un "delito continuado de injuria grave realizado con publicidad" contra el doctor Montes.

Temas: Eutanasia

0 Comentarios
cargando