Ir a contenido

La sanidad española cae del 'top ten' al puesto 19

La revista 'The Lancet ' mejora la nota de España en calidad y acceso, aunque otros países le superan

Médicos y especialistas achacan el resultado a los recortes y piden más recursos ante el envejecimiento de la población

Patricia Martín

Un paciente recibe un corazón artificial.

Un paciente recibe un corazón artificial. / MANUEL CASTELLS

La sanidad española, que ha ido escalando posiciones en los últimos 30 años, hasta llegar a situarse en el puesto número ocho, es decir, entre el 'top ten' de los mejores sistemas, cayó en el 2016 al puesto número 19, según el ranking elaborado por la prestigiosa revista médica 'The Lancet'. 

La estadística mide la calidad y el acceso a la sanidad en 195 países analizando las tasas de mortalidad de 32 enfermedades que pueden combatirse con una adecuada atención, y adjudica una puntuación de 0 a 100. Teniendo en cuenta los datos del 2016, España obtiene una nota elevada, 92 puntos, dos puntos más que la cifra del 2015. Aún así, cae hasta el puesto 19 al ser adelantado por países como Japón, Italia o Austria. La estadística la encabezan Islandia, Noruega y Holanda, y en la cola se sitúan República Centroafricana, Somalia y Guinea-Bissau. 

Uno de los motivos de la caída del sistema sanitario es que 'The Lancet' ha incluido ahora más variables para establecer la puntuación. Además, la media global ha aumentado debido a las mejoras en países del África subsahariana y del sudeste asiático, lo que hace que España caiga comparativamente.

Aún así, obtiene la máxima puntuación (100 puntos) en el tratamiento del tétano, la difteria, la diabetes o la epilepsia, pero lastra su nota los deficientes resultados obtenidos en ciertos cánceres, como el de piel (57 puntos), el de cervis (60 puntos) y el testicular (79 puntos).

El cáncer cutáneo

La baja puntuación en cáncer de piel se debe a una mayor incidencia debido al alto número de horas de sol que tiene España, pero también, según reconoce 'The Lancet', a que los registros son imprecisos y no del todo fiables. De hecho, el director de la unidad de investigación de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), Ignacio García Doval, avisa de que este y otros estudios indican que hay que "medir mejor la incidencia y la mortalidad" del cáncer cutáneo, así como invertir más en las enfermedades de la piel.

En cualquier caso, el mal resultado en cáncer ha sorprendido a los especialistas, dado que no se corresponden con otros análisis o los datos de la Sociedad Española de Oncología. "Habrá que analizarlo y sacar conclusiones porque en enfermedades cardiológicas y otras la puntuación es muy buena", apunta el presidente de la Sociedad Española de CardiologíaManuel Anguita.

Problemas con el cáncer

A este respecto, la Asociación Española contra el Cáncer lleva tiempo alertando de que la detección precoz, los cuidados paliativos y la investigación son tres áreas a mejorar. Y avisa de que algunas Comunidades tienen una deficiente implantación de programas de cribado del cáncer de colón, el más frecuente, que se puede detectar a partir de un simple análisis de heces.

Mientras que el vicepresidente del Foro Español de Pacientes, José Luis Baquero, sostiene que uno los problemas del sistema español es la "falta de equidad" entre unas autonomías. En su opinión, la caída en el ranking debería servir como "toque de atención" ante la necesidad de "actualizar" un "buen" sistema sanitario constantemente, con la dotación de más recursos ante el envejecimiento de la población, y sus problemas de pluripatologías. 

Los recortes

Precisamente la caída de la inversión durante la crisis es otro de los motivos que según el presidente en Catalunya de la Sociedad de Médicos de Atención Primaria, Pere Beato, y el secretario general del Consejo General de Enfermería, Diego Ayuso, podrían explicar la pérdida de posiciones a nivel mundial. Ambos se muestran críticos con los "recortes", las reducciones de plantilla, y el aumento de las listas de espera. Y el sindicato CSIF denuncia "la precariedad, la inestabilidad en el empleo y la falta de personal" como causa del descenso de la calidad.

El portavoz socialista de Sanidad, Jesús Maria Fernández, considera, por su parte, que el 'índice Lancet' demuestra que "el acceso de las personas más vulnerables se ha deteriorado por la crisis", al bajar la puntuación española precisamente en enfermedades evitables con un tratamiento adecuado. El diputado recuerda que el PP dejó sin sanidad pública a 800.000 inmigrantes, que cuando acuden a urgencias, en muchas ocasiones, es cuando tienen una enfermedad en estado más grave.

0 Comentarios
cargando