Ir a contenido

Financiación

Los hospitales infantiles se especializan en captar donaciones

El Sant Joan de Déu recaudó 7,5 millones de euros en el 2017 para investigación y tecnología médica

El 70% de la investigación sobre cáncer infantil del hospital se realiza con aportaciones de particulares

Àngels Gallardo

Acceso del Hospital Infantil de Sant Joan de Déu.

Acceso del Hospital Infantil de Sant Joan de Déu. / ALBERT BERTRAN

A los oncólogos del Hospital de Sant Joan de Déu (HSJDD), Esplugues, les gustaría disponer cada año de subvenciones públicas procedentes de la Generalitat o de cualquiera de los organismos que becan y financian en España proyectos científicos, para destinarlas a la investigación de formas de cáncer que únicamente se sufren en la infancia. "Pero esa vía es un imposible, porque siempre tratamos enfermedades minoritarias, o raras, que nunca captan los fondos públicos", asegura Glòria García, directora de la Unidad de Atención al Donante del HSJDD, centrada en la captación de las donaciones que financian una parte sustancial de la investigación, y algo de la asistencia, que realiza este centro sanitario infantil  

Las opciones de este hospital para ganar los concursos públicos que deciden el destino de las subvenciones públicas chocan cada año con la competencia imbatible de los científicos que presentan proyectos sobre cánceres de afectación masiva en los adultos, el de mama en las mujeres, por ejemplo, o el de colon, entre los que implican a ambos sexos.

Ganan los adultos

"Las enfermedades de los niños nunca podrán competir con las de los adultos a la hora de ganar concursos para recibir fondos públicos. Por eso dependemos tanto de las donaciones de familiares o las fundaciones filantrópicas", afirma.

El HSJDD abrió en el 2004 una línea, que después han seguido el resto de hospitales infantiles de Catalunya, destinada a la captacion de donaciones procedentes de familias de niños enfermos, personas sanas solidarias o todo tipo de empresas a las que se expone un proyecto médico o de investigación, pautado en todos sus pasos, de cuyos resultados se les informa puntualmente.

Sin este tipo de iniciativas, asegura Glòria García, en el HSJDD no existiría la investigación oncológica. "Un 70% del presupuesto con que este hospital asume los estudios sobre cáncer infantil procede de donaciones. No es una línea de financiación complementaria, sino la fundamental", asegura. En el 2017, el área de investigación del HSJDD recaudó tres millones de euros, de los que 1,8 millones se destinaron al cáncer.

Sumando esa partida a lo captado para financiar proyectos y aparatos tecnológicos, inasumibles de otra forma, el hospital reunió 7,5 millones de euros. "Muchas de las innovaciones que incorpora el HSJDD se han pagado de esta forma -prosigue García-. También pagamos de esta forma el alojamiento y la manutención de familias de fuera de Catalunya que tienen un niño hospitalizado aquí".

Altruismo

La observación puntual de la procedencia de estas donaciones es un perfecto catálogo de altruismo humanitario. Abundan las fundaciones creadas por padres que perdieron a un hijo a causa de una enfermedad rara sobre la que quieren que se investigue. Es el caso de la iniciativa Força Miquel, que promueve una paerja que hace cinco años perdió a su hijo a causa de una leucemia. O la Cursa Lluna Plena, impulsada por los padres de otro niño fallecido hace cinco años. O la Fundació Daniel Bravo Andreu, que financia la secuenciación del genoma de niños con ciertas alteraciones génicas.

"Cuando una familia pide dinero para investigar o tratar una enfermedad infantil, consigue muchísimo. En estos momentos, nos son imprescindibles", asegura Glòria García.         

0 Comentarios
cargando