Ir a contenido

La enfermedad más temida

El Vall d'Hebron centralizará la red hospitalaria para el diagnóstico del cáncer hereditario

El servicio potenciará la experiencia de los profesionales y fomentará la investigación sobre tumores complejos

Hasta un 5% de los cánceres de colon y mama tienen un orígen genético que se hereda entre familiares

Àngels Gallardo

Operación de cáncer de mama en un hospital catalán.

Operación de cáncer de mama en un hospital catalán. / ACN / Xavier Pi

El diagnóstico y asistencia de los cánceres de origen hereditario -entre un 3% y un 5% del total-, consecuencia de alteraciones genéticas que se transmiten entre miembros de una misma familia, se centralizará a partir de ahora en los hospitales del Vall d'Hebron, de Barcelona, Arnau de Vilanova, de Lleida e Institut Català d'Oncologia de L'Hospitalet.

Estos centros trabajarán en red, intercambiando información y experiencia, al tiempo que facilitarán apoyo científico y clínico al resto de hospitales del Institut Català de la Salut (ICS) que precisen esclarecer si la existencia de tumores malignos en determinados pacientes es atribuible a la herencia familiar, para actuar en consecuencia. El Vall d'Hebron, que dispone de este servicio desde el 2005, liderará dicha coordinación.  

Esta red asistencial cubre la atención médica del 70% de la población de Catalunya. El resto de hospitales, los que conciertan su asistencia con el Servei Català de la Salut (CatSalut), entre ellos el Clínic, el Mar o Sant Pau, de Barcelona, que ya disponen de unidades de cáncer genético hereditario, podrán establecer convenios de colaboración con la red del ICS, denominada Servei de Genètica Clínica del Cáncer. El objetivo es sumar conocimiento y experiencia asistencial sobre unos tumores altamente complejos, aunque minoritarios, cuya detección consigue en muchas ocasiones evitar o atenuar un proceso canceroso de causa fundamentalmente familiar.

Los más investigados

Hasta un 5% de los cánceres de colon y recto, el segundo tipo de tumor maligno más prevalente en Catalunya en hombres y mujeres, al igual que el de mama, mayoritario entre las mujeres, tienen un componente hereditario en su aparición. Detectar este factor en un enfermo permite poner en alerta y analizar al resto de familiares que pudieran afrontar un riesgo similar.  

El servicio de Alto Riesgo y Prevención del Cáncer del Vall d'Hebron, que dirige la doctora Judith Balmaña, ha analizado en los últimos 15 años a cerca de 30.000 individuos, pertenecientes a 17.000 familias, en los que se sospechaba la existencia de un cáncer de causa hereditaria. En 3.000 de ellos se detectó un tumor que pudo ser eliminado o controlado. Algunos de estos pacientes procedían de otros centros que consultaron con el servicio del Vall d'Hebron, que acumula la máxima experiencia en este tema.

No en todos los tumores es posible establecer en estos momentos la presencia de genes susceptibles de intervenir en un predisposición hereditaria. Los cánceres en los que más se ha avanzado en esta investigación son los de mama y colon. "El impacto de ser portadora de alteraciones en los genes BRCA 1 y 2 incrementa en hasta un 70% el riesgo de sufrir un cáncer de mama, un riesgo que se eleva al 85% si existe una historia familiar vinculada a ese tumor", ha indicado Judith Balmaña.

En el 2015 se detectaron en Catalunya 220 cánceres de mama herditarios, y 125 tumores de colon de origen familiar en mujeres. El  tumor de colon hereditario fue diagnosticado en 175 hombres en el 2015.

Reunir a los expertos

La actuación de estos servicios consiste en recibir a personas, sanas o enfermas, en las que su médico de familia u otro especialista han observado que en su familia existe más de un miembro afectado por un mismo tipo de cáncer, o en los que ya se ha identificado una mutación genética que predispone a desarrollar un tumor maligno. En todos los casos, se procede a realizar una inensa investigación genética y clínica de la persona citada y su entorno familiar.

Las cifras del cáncer no dejan de crecer

La incidencia del cáncer aumenta en Catalunya de año a año, en especial entre los mayores de 75 años, y no se prevé que la tendencia se invierta en los próximos decenios, afirmó David Elvira, director del Servei Català de la Salut. En el 2015 se diagnosticaron en Catalunya 36.000 nuevos cánceres. Se calcula que en el 2025 serán 39.000 los nuevos diagnósticos. En los hombres, los más extendidos son el de próstata, colon y recto, y pulmón. En las mujeres, el de mama, colon y recto y cuello de útero. Salut advierte de que a corto plazo el cáncer de pulmón será el tercero más frecuente entre las mujeres, por su creciente consumo de tabaco. 

0 Comentarios
cargando