Ir a contenido

FACTOR DESENCADENANTE

Los días de mayor contaminación hay más ataques de corazón y más graves

Un estudio del Hospital Vall d'Hebron demuestra que los días con mala calidad del aire aumentan los fallos cardíacos en el Àrea Metropolitana

Reducir las partículas en suspensión evitaría 19 infartos de miocardio al año en Barcelona y haría descender las muertes en las 24 horas posteriores

El Periódico

El investigador principal del estudio que relaciona contaminación e infartos de miocardio, el cardiólogo del Hospital Vall dHebron Jordi Bañeras.

El investigador principal del estudio que relaciona contaminación e infartos de miocardio, el cardiólogo del Hospital Vall dHebron Jordi Bañeras.

Los días de mayor contaminación hay más ataques de corazón y más graves. Cuando los niveles de polución en el Área Metropolitana de Barcelona son más elevados, se producen infartos de peor pronóstico, más casos de fibrilación ventricular y mayor mortalidad, según ha demostrado un estudio del Hospital Vall d'Hebron elaborado con expertos en enfermedades cardiovasculares del Centro de Investigación Biomédica en Red (Cibercv). Reducir las partículas en suspensión evitaría como mínimo 19 infartos de miocardio cada año solo en la ciudad de Barcelona y disminuiría la mortalidad durante las primeras 24 horas.

El estudio se ha fijado en los pacientes que sufrieron un ataque al corazón entre enero de 2010 y diciembre de 2011 en Catalunya. El investigador principal, el cardiólogo del Vall d'Hebron Jordi Bañeras, ha explicado que se analizaron los casos de 4.141 pacientes que en ese periodo tuvieron un infarto con elevación ST, es decir, un fallo cardíaco que comporta la obstrucción total de la arteria coronaria y que exige una reacción inmediata. Son los más peligrosos.

Correr a urgencias

"No se analizan todos los casos, aquellos que acarrean un dolor en el brazo y ya está, sino los que obligan a correr a urgencias, cuando el laboratorio de hemodinámica del centro hospitalario indica que hay que abrir la arteria inmediatamente", diferencia el doctor. Esto activa un código en alguno de los cinco hospitales de referencia del Área Metropolitana: Vall d'Hebron, Hospital del Mar, Sant Pau, Can Ruti (Badalona) o Bellvitge (L'Hospitalet).

Bañeras revela que desde el 2010 es obligatorio que los hospitales informen de estos casos. Es lo que se conoce como registro IAM (Infarto Agudo de Miocardio). La investigación cotejó estas cifras, esos 4.141 infartados, con los datos de calidad del aire de la Direcció General de Qualitat Ambiental i Canvi Climàtic del Departament de Territori i Sostenibilitat. También con los registros proporcionados por el Servei Meteorològic de Catalunya sobre la climatología en aquellos días. ¿Conclusión? Está directamente relacionado, aseguran.

Método estadístico

El estudio, publicado en la revista científica International Journal of Cardiology ha aplicado por primera vez un método estadístico con toda esta información. "No hay errores", se muestra convencido Bañeras. Durante años ha habido multitud de estudios de todo tipo que vinculan contaminación con la salud pero, distingue el cardiólogo del Vall d'Hebron, en esta ocasión se ha analizado un periodo muy concreto y una zona geográfica igualmente restringida, lo que permite que los resultados sean concluyentes.

Además de concluir que los infartos de miocardio con una obstrucción total de la arteria coronaria son más habituales las jornadas de peor calidad del aire, el índice de mortalidad es superior en las 24 horas posteriores. La investigación advierte que la mala calidad del aire se convierte en el detonante para que los enfermos sufran un fallo en el corazón. Esa contaminación tiene culpables, comolas PM10 (partículas en suspensión de menos de 10 micras de diámetro), las PM2,5 (inferior a 2,5 micras), el óxido nítrico y el plomo.

Ahorrar un 7,67% de muertes

Las más nocivas para los infartos son las partículas PM2,5, que emiten principalmente los tubos de escape de los vehículos diésel. En los años analizados, el 2010 y 2011, la concentración media fue de 20,1 microgramos por metro cúbico en las zonas de Barcelona más contaminadas. Las conclusiones de los investigadores del Hospital Vall d'Hebron determinan que, si se bajara 10 microgramos por metro cúbico, se podrían ahorrar un 7,67% de las muertes que se producen en las primeras 24 horas de los fallos cardíacos más severos.

Esto significaría como mínimo una reducción de cinco muertes cada año en esas horas posteriores al infarto y que se suman a las 19 que suceden de forma inmediata. El doctor añade que probablemente esa cantidad sería superior, ya que el código IAM registra a los pacientes atendidos pero no tiene en cuenta los que fallecen antes de llegar al hospital.  

0 Comentarios
cargando