Ir a contenido

Uno de cada tres diabéticos no saben que tienen la enfermedad

Presentada una campaña para ayudar al diagnóstico y potenciar la prevención

Efe

Pruebas de diabetes de control del nivel de glucosa.

Pruebas de diabetes de control del nivel de glucosa. / ARCHIVO / FRANCESC CASALS

Unos seis millones de personas en España tiene diabetes pero un tercio de ellas, dos millones, no sabe que la padece, por eso médicos de atención primaria, farmacéuticos y pacientes se han unido para poner en marcha una campaña con el fin de ayudar al diagnóstico y también prevenir la patología.

Esta es la primera fase del proyecto común que han comenzado la Sociedad Española de Diabetes (SED), la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), la de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) y la Federación Española de Diabetes (FEDE), al que seguirá una segunda para mejorar la adherencia al tratamiento de los pacientes.

300 farmacias

La campaña implicará a cerca de 300 farmacias de España formadas en un protocolo conjunto diseñado por las sociedades científicas para detectar de forma precoz la diabetes en las personas mayores de 40 años que estén en riesgo de padecerla y que no hayan sido diagnosticadas anteriormente.

Para ello, los farmacéuticos participantes les harán el test de Findrisc y a aquellas que den un resultado con riesgo alto de tener la enfermedad se les realizará una prueba de glucemia capilar con el objetivo de confirmar el resultado para, posteriormente y si es positivo, derivarles al médico.

Esta iniciativa tendrá lugar del 13 al 19 de noviembre, de cara al día mundial de la enfermedad, que se conmemora el 14 de ese mes y que este año tiene como lema 'Mujeres y diabetes, nuestro derecho a un futuro sano'.

Además, el proyecto incluirá información sobre cómo evitar la diabetes a través de una vida saludable con una dieta sana, variada y con ejercicio físico.

Durante la rueda de prensa, las sociedades médicas han recordado que en España unos seis millones de personas tienen diabetes y dos millones no saben que tienen esta enfermedad causante al año de 25.000 muertes y de unos gastos sanitarios directos que alcanzan los 5.000 millones de euros e indirectos, que suponen 17.000 millones.

Desde la semFYC, su presidente Salvador Tranche ha valorado el proyecto y ha descartado que la sanidad pública tenga que hacer un cribado masivo para mejorar el infradiagnóstico porque conllevaría un coste "inaceptable", sin embargo, sí ha defendido que se haga a aquellos que tengan más factores de riesgo como la obesidad, entre otros.

Obesidad

En este sentido, el presidente de Sefac, Jesús C.Gómez, ha indicado que cerca del 75 % de las personas con diabetes que han derivado a los médicos de familia tenía obesidad o sobrepeso y ha advertido de que es una enfermedad ligada a los hábitos de vida.

El presidente de FEDE, Andoni Lorenzo, ha lamentado el infradiagnóstico de la enfermedad y ha emplazado al Ministerio de Sanidad a que entre todos los agentes implicados se actualice la Estrategia Nacional en Diabetes.

Sobre este asunto, ha asegurado que desde hace meses FEDE está intentando reunirse con la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, para "sentarse" y ver cómo se puede mejorar la situación.

La presidenta de la SED, Anna Novials, también ha estimado que "quizás es el momento" para que, entre todos, revisar la estrategia porque empieza a estar "obsoleta". Según Lorenzo, la última actualización del documento fue en 2012.

La segunda fase de la iniciativa presentada este martes, que comenzará a primeros del próximo año, estará encaminada a que los pacientes con diabetes no abandonen los tratamientos, ya que solo el 56 % de ellos los sigue y también a detectar las hipoglucemias (las bajadas de glucosa en sangre).

Los expertos han indicado que una de las causas por las que los pacientes abandonan los tratamiento y de los ingresos en urgencias hospitalarias es precisamente la hipoglucemia, cuya aparición tiene un coste anual para el sistema de 40 millones de euros.

Así, los farmacéuticos aplicarán distintos cuestionarios para medir la adherencia y la percepción de las hipoglucemias, darán información y en los casos que detecten el incumplimiento del tratamiento los derivarán a los médicos de familia.