Ir a contenido

ENFERMEDAD EN EXPANSIÓN

La Fundació Maragall lidera la investigación dirigida a prevenir el alzhéimer

Un estudio con 575 personas capta anomalías cerebrales que pueden conducir al mal

La familia Maragall reclama más apoyo e información para los cuidadores de los enfermos

Àngels Gallardo / Barcelona

Calles de Gràcia con los nombres en blanco. 

Calles de Gràcia con los nombres en blanco.  / RICARD CUGAT

Las líneas de investigación sobre la demencia de alzhéimer trazadas por la Fundació Pasqual Maragall (FPM) -entidad impulsada por el político y su familia- buscan captar los signos que emite el cerebro de quien cinco o diez años después manifestará los síntomas de la enfermedad, un campo de estudio innovador en el que esta entidad es uno de los líderes europeos. El objetivo, cuya consecución sitúan en el largo plazo, es proporcionar métodos diagnósticos que anticipen información sobre el eventual desarrollo futuro de la enfermedad y aporten métodos que frenen dicho proceso.

Gracias al nutrido colectivo de voluntarios con que cuenta la fundación -más de 2.800 personas- han podido aplicar los marcadores, basados en técnicas de neuroimagen y el análisis del líquido cefalorraquídeo, que detectan incipientes modificaciones en el cerebro, unas alteraciones que, en algunos casos y por razones aún desconocidas, se traducen en un alzhéimer. Esas determinaciones, explica el doctor Jordi Camí, director de la FPM, incluyen una tomografía por emisión de positrones (PET) y resonancias magnéticas del cerebro, así como una punción lumbar del líquido medular.

Uno de esos trabajos, realizado con 575 voluntarios, ha demostrado que las personas con mayor riesgo de desarrollar alzhéimer -las portadoras de dos copias del alelo e4 del gen APOE-, tienen también mayores probabilidades de presentar anomalías vasculares en el cerebro. En consecuencias, han concluido que los factores de riesgo vascular cerebral -el sedentarismo, la hipertensión, la obesidad, la diabetes o el consumo de tabaco- tienen alguna relación con la aparicióin de la demencia de alzhéimer.

No informan todavía

"Nuestro propósito es retroceder en la historia de la demencia de alzhéimer, captarla antes de que se manifieste, porque en ese momento el cerebro ya es irrecuperable, es demasiado tarde -afirma Camí.- Esa etapa silenciosa nos puede informar de por qué unas personas mueren sin haber desarrollado los síntomas, aunque su cerebro sufriera alzhéimer, y otras lo manifiestan".

"Queremos llegar a experimentar fármacos innovadores cuando la persona aún no sufre síntomas", añade Camí, que ha participado en la presentación de la campaña 'Calles en Blanco', realizada en varias calles del barrio de Gràcia a las que se ha tapado el nombre para que los viandantes experimentaran por unos minutos la desorientación que sufre un enfermo de alzhéimer.

Las investigaciones que la FPM desarrolla en la actualidad, a través del BarcelonaBeta Brain Research Center, que financia la fundación bancaria La Caixa, precisan de la participación de los citados voluntarios, pero estos no son informados de los resultados que proporcionan. "No somos partidarios de informar de unos riesgos contra los que en estos momentos no tenemos nada que ofrecer -advierte el doctor Camí-. Solo las personas en situación más arriesgada son puestas sobre aviso y les ofrecemos una intervención médica".

La FPM, que cuenta con más de 15.000 socios benefactores, está presidida por Diana Garrigosa, esposa de Pasqual Maragall, y por su hija Cristina, ambas activas en la búsqueda de financiación para los investigadores.

El peso en las familias

"Recibimos decenas de llamadas de personas, asustadas, que acaban de saber que un familiar sufre alzhéimer -explica Cristina Maragall-. Nosotros las conectamos con alguna asociación de familiares, porque somos conscientes de la importancia de formar parte de una red de apoyo". "Un 80% del coste de atender y cuidar a un enfermo de alzhéimer lo asumen esas familias", asegura.   

También agradecerían más información. "Cuando el médico que diagnosticó a mi marido me dijo lo que tenía yo no sabía nada del alzhéimer -recuerda Garrigosa-. Me informé leyendo libros y libros, porque los médicos explican poco". "Aquel doctor -prosigue Garrigosa-, parecía desconocer que mi marido había sido alcalde de Barcelona y 'president' de la Generalitat. Me dijo 'su marido ha de dejar de conducir y no debe ir solo por la calle', y yo le dije, 'doctor, hace 30 años que mi marido no conduce su coche y raramente va solo'".

0 Comentarios
cargando