Científicos españoles detectan las metástasis del melanoma antes de que surjan

Investigadores del CNIO captan las proteínas que preparan la diseminación del tumor por el cuerpo

El hallazgo inicia un nuevo paradigma en el estudio del cáncer de piel más agresivo

Preparación de tratamientos contra el cáncer en un hospital de Barcelona.

Preparación de tratamientos contra el cáncer en un hospital de Barcelona. / JOAN PUIG

3
Se lee en minutos
ÀNGELS GALLARDO / BARCELONA

Investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), adscrito al Instituto de Salud Carlos III, de Madrid, han identificado a una de las proteínas –la llaman midkine-, que secreta el melanoma cuando va a iniciar su diseminación hacia otros órganos del cuerpo. Este paso, fundamental en la formación de las metástasis, se ha detectado en unos ratones dotados de luminosidad, especialmente diseñados para sufrir melanoma, el cáncer de piel más agresivo.

El melanoma cutáneo puede colonizar en otros órganos incluso cuando su extensión es ínfima: “con poco más de un milímetro de grosor el tumor puede empezar a diseminar sus células por el cuerpo”, indican los autores del estudio, que ha publicado la revista científica Nature. Cuando esto ocurre, añaden, el pronóstico para el paciente es “por lo general” malo. Los fármacos más recientes para frenar la evolución de un melanoma, los que potencian el sistema inmunológico, han mejorado la pervivencia de estos enfermos, pero la mortalidad por melanoma con metástasis sigue siendo muy elevada.

ENTENDER LA RAPIDEZ

La rapidez con que sucede ese proceso es objeto de gran interés científico desde hace años. El ratón generado por los investigadores del CNIO, un modelo afectado por un melanoma que han llamado MetAlert, permite observar la formación de este cáncer de piel en las fases más tempranas, estudiar su evolución e incluso diseñar una nueva diana terapéutica en su contra. El ratón MetAlert facilita la detección del proceso que conduce a una metástasis por melanoma, antes incluso de que esta se haya empezado a producir, aseguran los investigadores.

Esto es posible gracias a la modificación genética del ratón, preparado para que emita luz –proceso denominado bioluminescencia- cuando hay una activación patológica de sus vasos linfáticos. “Estos ratones bioluminescentes son idóneos para investigar el melanoma, porque en ellos observamos la generación de vasos linfáticos, o linfagiogénesis, uno de los primeros pasos que se producen cuando el cáncer de piel va a dar paso a una metástasis”, indica Sagrario Ortega, investigadora del CNIO.

El ratón MetAlert permite asimismo estudiar las recaídas, la reaparición de un melanoma tras su extirpación quirúrgica, y también calibrar su respuesta ante determinados fármacos anticancerígenos, afirman los autores del estudio, que ha liderado David Olmeda. “Una de las grandes complicaciones en el seguimiento de los melanomas es, precisamente, la poca sensibilidad de las técnicas con que habitualmente se los observa”, afirma Olmeda.

Los melanomas activan de forma muy incipiente sus propias vías de diseminación, han observado estos investigadores. Fundamentalmente, lo hacen a través de los vasos linfáticos, que forman parte del sistema inmunológico que debería defender al organismo de las anomalías celulares que sufre.

Se sospechaba hace tiempo, prosiguen los autores, que los melanomas antes de diseminarse ‘preparan’ el terreno en los órganos que van a colonizar. “Se creía que este proceso ocurría en primer lugar activando los vasos linfáticos del tumor y después sus ganglios adyacentes, para finalmente alcanzar a los órganos distantes –indica el estudio del CNIO-. Pero hemos visto que eliminar esos ganglios centinela no impide la metástasis en otros órganos, lo que indica que algo no encaja en aquella hipótesis”.

NUEVO PARADIGMA

Han descubierto el porqué. “Con el ratón MetAlert hemos demostrado que estos tumores, cuando son agresivos, actúan a distancia mucho antes de lo que se creía y lo hacen sin necesidad de recurrir a las protenías que se consideraban esenciales para activar la linfangiogénesis en el tumor –advierte Marisol Soengas, coordinadora de la investigación-. Estos resultado marcan un cambio en el paradigma de la investigación de las metástasis causadas por un melanoma”.

Noticias relacionadas

De todas las proteínas que secreta un melanoma para actuar a distancia y causar metástasis, los investigadores se han centrado en una en particular, la midkine, midkineque han definido como futura diana terapéutica. “Se ha demostrado que midkyne tiene un papel esencial en la formación de las metástasis por melanoma, hasta el punto de que su activación determina la capacidad del tumor para diseminarse por el organismo", concluyen.   

           

Temas

Cáncer