Ir a contenido

Una veintena de niños esperan donante de hígado, riñón o corazón en Catalunya

Los hospitales catalanes realizaron 1.017 trasplantes de órganos entre adultos en el 2016

Un total de 1.351 pacientes permanecen a la espera de que surja la donación que necesitan

Operación de trasplante de riñón realizada en el Hospital Clínic de Barcelona.

Operación de trasplante de riñón realizada en el Hospital Clínic de Barcelona. / HOSPITAL CLÍNIC

En los cinco primeros meses del 2017 los hospitales catalanes han realizado 10 trasplantes de órganos a niños: cinco de riñón, cuatro de hígado y uno de corazón. Aunque Catalunya asume uno de cada cuatro trasplantes en edad pediátrica que se realizan en España, esto no impide que haya niños en situación de extrema gravedad que se encuentran a la espera de que surja un donante de órgano compatible con ellos. En esta situación se encuentran en la actualidad 22 niños de Catalunya. Nueve aguardan un donante de hígado, ocho precisan un riñón sano, tres necesitan un pulmón, uno aguarda un corazón sano y otro prqueño precisa un doble trasplante cardíaco y pulmonar.

Entre la población adulta, en el 2016 se realizaron en Catalunya 1.017 trasplantes de órganos, lo que supone 135 intervenciones por cada millón de habitantes. Es la tasa de trasplantes realizados más alta del mundo, indicó David Elvira, director del Servei Català de la Salut (CatSalut).

DÍAS DE VIDA

El trasplante de órganos infantil se instauró en Catalunya en 1981 y desde entonces se han realizado 874 intervenciones, la mayoría en los hospitales infantiles del Vall d'Hebron, de Barcelona, y Sant Joan de Déu, de Esplugues. Los receptoers de más corta edad en los diferentes órganos tenían, en el caso del riñón, 21 días, 16 días contaba el primer receptor de un hígado, tres meses el bebé que cambió en primer lugar de corazón y cuatro meses el niño que logró el primer trasplante de pulmón. En todos los casos, a la complejidad de la intervención se sumó la de las diminutas cavidades y vasos sanguíneos que fue preciso intervenir, lo que exigió una enorme pericia por parte de cirujanos, enfermería y anestesiólogos.

Entre adultos, el pasado año se traspasó por primera vez el umbral del millar de trasplantes realizados, alcanzando la citada cifra de 1.017 intervenciones. Estos buenos resultados no impiden que, en estos momentos, 1.351 adultos permanezcan a la espera de un donante de órgano en Catalunya. De ellas, 1.099 enfermos esperan un riñón sano, 146 precisan un hígado, 35 necesitan que aparezca un donante de corazón que les permita reiniciar sus vidas de forma confortable, 54 aguardan un pulmon y 17 un páncreas.

CORAZÓN PARADO

Las donaciones de órganos de cadáver siguen siendo muy altas en Catalunya, con 118 donantes por millón de habitantes. Aumentan las donaciones de personas que se encuentran en situación de muerte por asistólia (corazón parado, que se mantiene activo artificialmente hasta que se extrae el órgano donado). Esta opción creció un 15% en el 2016, frente al aumento de las donaciones de personas en situación de muerte encefálica o cerebral, que crecieron un 4% en relación al año anterior. Las muertes por asistólia son habituales cuando el fallecido ha sufrido un accidente fatal, situación en la que es fácil que la mayoría de órganos se encuentren en buen estado.