Tormenta perfecta en urgencias

Una epidemia de gripe adelantada y coincidente con los festivos navideños pone al límite los hospitales

Salut sugiere acudir a la red de atención urgente de los barrios, los CUAP, dotados de tecnología para emergencias

Sala de acceso al CUAP Manso, el centro de urgencias del Eixample, en Barcelona, este jueves.  

Sala de acceso al CUAP Manso, el centro de urgencias del Eixample, en Barcelona, este jueves.  
Dos pacientes en un hospital. 

/

4
Se lee en minutos
Àngels Gallardo
Àngels Gallardo

Periodista

ver +

La perspectiva de que las cifras de enfermos de gripe sigan creciendo durante, como mínimo, las próximas tres semanas -esa es la curva que, según la Conselleria de Salut, dibuja en estos momentos la epidemia-, mantiene inquietos a los responsables del sistema sanitario público de Catalunya, que no ocultan la gravedad del momento. En apenas una semana de proceso viral masivo, ya se ha podido constatar hasta qué punto la red asistencial viene funcionando al límite de su resistencia.

Las coincidencias negativas no han faltado, dejando muy empequeñecidos los recursos que desde el Servei Català de la Salut (CatSalut) se han establecido para afrontar un episodio gripal que se prevé de los peores del quinquenio. “Hemos aumentado en un millón de euros el presupuesto destinado a la epidemia, para que, entre otras cosas, los hospitales puedan contratar a personal sanitario adicional o suplente, pero no está resultando fácil encontrar a médicos y enfermeras que quieran trabajar estos días y se adapten de inmediato a la agilidad y exigencia que requiere un servicio de urgencias hospitalario”, afirma Cristina Nadal, directora del Àrea de Atenció Sanitària en el Servei Català de la Salut (CatSalut).

El adelanto en casi tres semanas del inicio de la epidemia de gripe, haciéndolo coincidir con los 15 días de festivos navideños, cuando las plantillas de médicos y enfermeras asumen un alto porcentaje de libranzas que no siempre se pueden suspender ni sustituir por un profesional de idéntica cualificación, ha sido un factor negativo adicional que se disolverá el próximo lunes, cuando la presencia de personal se normalice. Ese día, no obstante, no se espera fácil, ya que no lo es ningún laborable precedido por un puente y en plena epidemia gripal.

"No está resultando "No está resultando fácil encontrar médicos y enfermeras que quieran trabajar estos días".

  

VISITAS JUSTIFICADAS

Las cifras de ingreso de pacientes que han llegado a través de urgencias se han duplicado desde el pasado 1 de enero en algunos de los principales hospitales catalanes: Vall d’Hebron y Sant Pau, de Barcelona, Josep Trueta, de Girona, o Arnau de Vilanova, en Lleida, entre otros, están hospitalizando al 20% de los enfermos atendidos en urgencias, cuando la media anual no supera al 8%. Esta es la peor noticia para unos centros que funcionan siempre al completo porque así se lo exige la resolución de su abultada lista de espera quirúrgica no urgente. Secuela de unos recortes de personal y presupuesto nunca revertidos.

Los hospitales  catalanes están ingresando a un 20% de los pacientes que llegan a urgencias, el doble de lo habitual. 

El elevado nivel de hospitalizaciones, protagonizado de forma general por individuos de edad avanzada que sufren insuficiencia respiratoria o cardiaca grave desestabilizadas por una gripe, demuestra que el lleno en urgencias de estos días no quedará del todo aliviado -aunque sí en buena parte- cuando los ciudadanos conozcan y confíen en la red de 26 centros de urgencias de asistencia primaria (CUAP) establecidos en numerosos barrios de Catalunya. “No podemos decir que la saturación de las urgencias de los hospitales esté injustificada en estos momentos: los centros están atendiendo a una gran proporción de pacientes que llegan en situación realmente grave”, admite Nadal. “Los CUAP -prosigue- son desconocidos por la mayoría de ciudadanos y la culpa no es suya. No hemos hecho suficiente difusión y ese cambio no se produce de un día para otro. Los usuarios siguen optando por un hospital con nombre, en lugar de un centro que no han experimentado”.

CUATRO ESPERANDO

Los CUAP, abiertos 24 horas los 365 días del año y dotados de recursos para hacer radiografías, análisis de sangre, contención de una rotura ósea o recuperación de una crisis asmática, pueden afrontar "hasta un 80%" de la demanda que llega a las urgencias de los hospitales, calcula el doctor Armando Casado, director de los dos CUAP con mayor implantación en Catalunya, los de Manso y Sant Martí, de Barcelona. Hacia las 12 del mediodía de este jueves, cuando las salas de urgencias de los hospitales de Sant Pau, Bellvitge, Vall d’Hebron o Can Ruti se encontraban a rebosar de pacientes que (datos de Salut) aguardaban desde incluso 12 horas antes -la espera se inicia una vez valorada la gravedad- en las salas del CUAP Manso se encontraban cinco pacientes, para los que no hubo demora. Cuatro esperaban a esa hora para ser atendidos de algo urgente en el CUAP Sant Martí.

Otro de los factores que están haciendo especialmente grave la epidemia de gripe 2016-17 es el hecho de que haya aumentado en un 5%, en apenas un año, la población catalana que de forma recurrente necesita atención médica urgente.

La epidemia irá empeorando 

El pico de máxima incidencia de la epidemia de gripe que se inició el pasado 29 de diciembre se espera para la última semana de enero. Hasta entonces, las cifras de infectados no dejarán de crecer. La gripe ha afectado esta semana a 224 personas por cada 100.000 habitantes sanos, informan los 43 centros centinela que captan muestras biológicas en diferentes puntos de Catalunya. Un 17% de los enfermos graves son niños de pocos meses, que sufren insuficiencia respiratoria grave en un momento de gran fragilidad vital. Los centros de urgencia de asistencia primaria (CUAP) atienden estos días a numerosos visitantes foráneos, extranjeros o del resto de España, que han venido a pasar las navidades con sus familias catalanas o por turismo. Esa población, indica Armando Casado, director de dos centros de urgencias de Barcelona, supone un 16% de la demanda atendida esta última semana. Otro gran sector que solicita tención urgente son los residentes fuera de Barcelona que trabajan en esta ciudad y se sietnen enfermos en horario laboral.           

Noticias relacionadas