Ir a contenido

Tercer intento de hacerse con el Hospital General de Catalunya

La Generalitat se propuso, infructuosamente, alquilar o adquirir en parte el centro en los años 2005 y 2008

Àngels Gallardo

Entrada del Hospital General de Catalunya, en Sant Cugat.

Entrada del Hospital General de Catalunya, en Sant Cugat. / ARCHIVO / ROBERT RAMOS

La pretensión de la Generalitat de adquirir el Hospital de Catalunya (HGC), anunciada por el 'conseller' Antoni Comín el pasado 21 de octubre, se suma a dos infructuosos intentos anteriores. El objetivo, como ahora, era resolver el vacío de oferta sanitaria pública en el Vallés Occidental. La diferencia con el momento actual es que en los intentos precedentes, ocurridos en el 2005 y el 2008, los hospitales públicos mantenían abiertos quirófanos y consultas en horarios de tarde, una actividad vespertina que se cortó para toda Catalunya en el 2011, durante el Gobierno de Artur Mas. Las demoras quirúrgicas y diagnósticas ya entonces eran uno de los más graves problemas asistenciales a que se enfrentaba el Govern. Esta situación impulsó las tentativas de disponer de una oferta sanitaria pública imprescindible en el Vallès, y, como ahora, se pensó en el HGC. 

Los intentos, ocurridos bajo la presidencia de José Montilla, se ejecutaron con diversas fórmulas. En el 2005, la entonces ‘consellera’ de Salut, Marina Geli planteó al grupo IDC, entonces propietario del HGC, alquilar o adquirir un ala del enorme hospital de Sant Cugat. Esa porción, pensaron, sería suficiente para instalar un hospital básico -o comarcal- susceptible de absorber la demanda masiva que recaía en el Hospital Parc Taulí de Sabadell. IDC dijo que no. Estando ya proyectado el Hospital Vicenç Ferrer, en el 2008, la Generalitat planteó la misma oferta a IDC: adquirir o alquilar un ala del HGC, sin por ello, se les dijo, invadir la actividad de la Universitat Internacional de Catalunya, que ya ocupaba un tercio de las instalaciones del HGC. La iniciativa formaba parte del Pacte per la Salut del Vallès Occidental, una planificación completada en el 2006 en la que participaron los alcaldes del entorno. El grupo IDC volvió a decir que no.