Ir a contenido

Sale de la UCI uno de los bomberos de Palafrugell que contrajeron botulismo

Su otro compañero continúa ingresado en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Trueta

Plato de judías blancas.

Plato de judías blancas. / 123RF

Uno de los dos bomberos de Palafrugell (Girona) que a finales del mes de junio contrajeron botulismo tras haber comido judías cocidas en un ágape que compartieron con otros compañeros del parque ha salido de la UCI del Hospital Trueta de Girona y está ingresado en planta.

El otro afectado por esta toxina botulínica, a pesar que evoluciona favorablemente, todavía permanece ingresado en la UCI, según han informado fuentes sanitarias.

El inicio de este caso se remonta al 27 de junio pasado, cuando, tras la comida del mediodía, en la que entre otras cosas habían preparado una ensalada a base de tomate, cebolla, migas de bacalao, pimiento rojo fresco, y alubias blancas en conserva, empezaron a sentirse indispuestos.

Al día siguiente fueron a las urgencias del Hospital de Palamós porque ambos presentaban síntomas característicos del botulismo, como vómitos, doble visión, sensibilidad a la luz y dificultades en el habla. Fueron ingresados de urgencia, en estado grave y con pronóstico reservado, en el hospital Trueta.

Los otros siete bomberos del parque que comieron con ellos no resultaron intoxicados.

Tras los análisis realizados días después por el Instituto Carlos III de Madrid, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición confirmó que se trataba de botulismo y que la toxina se había encontrado en un envase de vidrio de 400 gramos de judía blanca envasado por la empresa riojana Hermanos Cuevas S.A.