Ir a contenido

RIESGO DE INVOLUCIÓN SANITARIA

Los médicos italianos sancionarán a sus colegas antivacunas

El número de niños no vacunados alcanzó la cifra récord de 358.000 en los últimos cinco años, provocando alarma entre las autoridades

IRENE SAVIO / ROMA

Vacuna.

Vacuna. / EFE / MARIO GUZMÁN

La Federación Nacional de los Colegios de Médicos Cirujanos y Odontólogos de Italia (Fnomceo, por sus siglas en italiano) ha decidido castigar a los médicos antivacunas con duras sanciones disciplinarias, revocándoles incluso las licencias en los casos más graves, según un documento de la institución publicado este jueves por la prensa italiana.

“La recomendación de no vacunar constituye una infracción deontológica”, explicó la Fnomceo, al señalar que la única excepción serán “algunos casos específicos, como particulares situaciones de inmunodeficiencia”.

La medida, que fue aprobada a la unanimidad, llega tras que Italia empezara a registrar alzas en el número de familias que han optado por no vacunar a sus hijos, lo que ha provocado un animado debate público. 

“Nosotros haremos lo que está en nuestro poder. Algunas procedimientos disciplinarios ya se están poniendo en marcha en estos días y van dirigidos contra médicos que han desaconsejado optar por la vacunación”, dijo Luigi Conte, secretario de Fnomceo, el primer colegio de médicos de Italia que toma una medida de este tipo.

De ahí que la decisión haya recibido también el plácet de la ministra de Salud, Beatrice Lorenzin, quien en los últimos meses ha emprendido una campaña para acabar con el fenómeno de los antivacunas que campa en toda Europa, y que en Catalunya ha vuelto a repuntar.

“No existe el derecho de decir no, pues eso pone en riesgo la vida de otros”, dijo Lorenzin, tras conocerse la noticia.

LA NIÑA QUE NO PODÍA IR AL COLEGIO

En febrero pasado, el caso de Lia, una niña afectada por una  grave forma de inmunodeficiencia -patología por la cual uno es vulnerable a las infecciones- y que no podía acudir a la escuela porque la mayoría de sus compañeros no estaban vacunados suscitó indignación en Italia.

Esto pues, en el país, el Estado ha establecido por ley la obligatoriedad de algunas vacunas básicas -la poliomielitis, difteria, hepatitis B y tétanos- pero no hay una legislación que impide que los niños no vacunados vayan a la escuela.

En Italia, “estamos al límite de los parámetros de seguridad”, llegó a decir entonces la Sociedad Italiana de Pediatras (SIP). “Estas actitudes están provocando el regreso de enfermedades que habían desaparecido”, agregó el presidente de SIP, Giovanni Corsello.

Según esa fuente, del 2008 al 2013, el número de niños no vacunados alcanzó la cifra récord de 358.000, de los cuales 139.747 no recibieron tratamiento en los últimos dos años. 

Es la ironía en alza en los países ricos de Occidente. Que muchas familias estén optando por la medicina alternativa, ante farmacéuticas que en los últimos tiempos han dado mucho qué hablar.