Ir a contenido

Publicado en 'Oncotarget'

Identificada una herramienta terapéutica contra un tipo de cáncer infantil

El hallazgo, según investigadores de Vall d'Hebron, sienta las bases para desarrollar nuevas terapias

El hospital maternoinfantil del Vall d’Hebron.

El hospital maternoinfantil del Vall d’Hebron. / ELISENDA PONS

El grupo de Investigación Traslacional en el Cáncer de la Infancia y la Adolescencia del Vall d'Hebron Institut de Recerca (VHIR) ha identificado un microRNA que impide el crecimiento de las células resistentes a la quimioterapia en el neuroblastoma.

El hallazgo, publicado en la revista 'Oncotarget', sienta las bases, según los doctores Josep Sánchez de Toledo y Soledad Gallego, para desarrollar nuevas terapias basadas en microRNAs para el tratamiento del cáncer infantil.

El neuroblastoma es un tumor del sistema nervioso simpático que se presenta mayoritariamente en niños y niñas de 0 a 4 años.

Con una prevalencia de 10,5 casos por cada millón de niños en Europa y Estados Unidos, la supervivencia es excelente en los pacientes de bajo riesgo, pero está por debajo del 50% entre los pacientes de alto riesgo, debido principalmente a la resistencia a los tratamientos actuales.

El laboratorio de tumores neurales, bajo la dirección del doctor Miguel Segura, desarrolla las llamadas 'terapias epigenéticas', es decir, aquellas basadas en alterar la expresión de los genes sin causar modificaciones en la secuencia del ADN, y por tanto, más seguras y con menos efectos secundarios.

ALTERNATIVA TERAPÉUTICA

En este sentido, los microRNAs se vislumbran como una alternativa terapéutica debido a su capacidad de regular múltiples genes y vías de señalización, minimizando la aparición de mecanismos de resistencia a la terapia, según la autora principal del estudio, la doctora Aroa Soriano,

En este estudio, los investigadores analizaron en muestras humanas de neuroblastoma los niveles de expresión de los genes relacionados con la resistencia a la terapia, y seleccionaron aquellos que estaban altamente expresados en los tumores más avanzados y susceptibles de ser regulados por microRNAs.

Según Soriano, esta estrategia permitió identificar al microRNA-497 como supresor del crecimiento tumoral en modelos celulares y animales.

"Hemos visto que MiR-497 puede constituir una nueva herramienta terapéutica para el neuroblastoma, debido a su habilidad para regular múltiples genes que están relacionados con el ciclo celular, la supervivencia y la permeabilidad vascular", ha explicado la investigadora.