Ir a contenido

MALESTAR EN LA ASISTENCIA

Salut busca cómo reubicar la actividad quirúrgica que deja de contratar a centros privados

El Hospital General de Catalunya podría mantener contratos con el CatSalut pese a su expulsión del sistema público

Médicos y enfermeras del centro han pedido al 'conseller' Comín que reconsidere su exclusión

Àngels Gallardo

Acceso a urgencias del Hospital Parc Taulí de Sabadell.

Acceso a urgencias del Hospital Parc Taulí de Sabadell. / ACN /MARÍA BELMEZ

La exclusión del Hospital General de Catalunya (HGC) del Sistema Sanitari Integral d’Utilització Pública (Siscat), organismo que agrupa a toda la red pública cuya actividad financia la Generalitat, no necesariamente impedirá que dicho centro siga accediendo a contratos suscritos con el Servei Català de la Salut (CatSalut), por los que podría realizar una cifra de intervenciones quirúrgicas muy similar a la que asumió en los últimos ocho años. Así lo confirman fuentes próximas al sector sanitario público que piden anonimato.

La expulsión del HGC, al igual que la de la Clínica del Vallès, ambas propiedad del grupo Quironsalud, anteriormente IDC Salud o Capio, ambos privados, fue aprobada por el CatSalut el lunes 22 de febrero. Ambos centros, no obstante, tienen contratada actividad con Salut hasta el próximo agosto (Clínica del Vallés) y diciembre (HGC).

El plan de choque suscrito entre Junts pel Sí y la CUP conmina a expulsar a los centros privados del sistema 

Este paso, considerado “preceptivo” por el 'conseller' de Salut, Antoni Comín, es una de las condiciones incluidas en el plan de choque suscrito entre Junts pel Sí y la CUP para facilitar la constitución del Govern. Dicho documento conmina a eliminar de la sanidad pública los centros de titularidad privada con ánimo de lucro, y así lo ha hecho Salut, sin previamente tener resuelta la ubicación de la actividad pública que aún asumen los dos centros privados.

CENTROS DE APOYO EXTERNO

Dejar de ser miembros del Siscat no tiene por qué impedir que los expulsados se conviertan en “centros de apoyo” del sistema público, con posibilidades de contratar, de forma externa, actividad puntual o estable con el CatSalut, indican las mismas fuentes. “El HGC y la Clínica del Vallès pierden la titularidad del Siscat, y en este sistema público solo permanecerán los centros del Institut Català de la Salut (ICS) y los concertados sin ánimo de lucro -añaden-, pero es muy posible que, desde el punto de vista de los usuarios y del personal de ambos centros, apenas se perciba ningún cambio”. 

Sant Cugat apoya el convenio

La alcaldesa de Sant Cugat del Vallés, la convergente Mercè Conesa, se ha pronunciado en contra de la supresión del convenio con el Hospital General de Catalunya (HGC) por parte de Salut y ha exigido que la Generalitat proporcione un hospital público a la población de Sant Cugat. Esta ciudad debía habese beneficiado de la construcción del Hospital Vicente Ferrer, proyectado para Rubí, que quedó en el olvido con la irrupción de la crisis económica y el corte radical de la inversión en construcciones sanitarias.  

El HGC ha contratado en el último decenio con la Generalitat la cesión de más de 650 intervenciones quirúrgicas anuales, que se sumaron a las 2.600 suscritas por la Clínica del Vallés. Prescindir de ambos centros implicaría que el Hospital del Parc Taulí, de Sabadell, reasumiera a partir de ahora toda la actividad quirúrgica que demanda su población circundante, un aspecto que, advierten fuentes próximas al centro, resulta “muy difícil" de cumplir en la actualidad, tanto por la escasez de personal sanitario de que adolece el centro como por la falta de espacio físico. Con la contratación de cirugía al HGC y a la Clínica del Vallés -pacientes que accedían con la tarjeta sanitaria pública-, Salut ha reducido en los últimos años las listas de espera que acumulaba el Parc Taulí, centro que, como el resto de la red pública, ha sufrido drásticos recortes presupuestarios.

El 'conseller' Comín intenta revertir la situación propiciando que los centros de titularidad pública ganen la actividad perdida evitando cederla a centros privados, pero sin disponer de incremento presupuestario para cumplir este objetivo.

TEMOR LABORAL

Por esta razón, Comín ha informado de que inicia una “fase de planificación” de este contencioso, en especial, en lo referente a la situación laboral del personal médico y de enfermería del HGC, que en los últimos días ha pedido a Salut que "reconsidere" la expulsión del centro del sistema público, medida que, puntualizaron, afectaría a su situación contractual.  

Los convenios entre la Generalitat y el HGC se iniciaron bajo la presidencia de José Montilla, cuando Marina Geli dirigía Salut y en el Govern participaba Esquerra Republicana de Catalunya (ERC). La sucesión de convenios con Salut propició que el HGC contratara a los profesionales sanitarios que necesitó para asumir esta cirugía suplementaria. Ese personal ha pedido a Comín que tenga en cuenta que "la excelencia" del modelo sanitario catalán se ha apoyado en el "binomio" entre la sanidad pública y la privada.

0 Comentarios
cargando