Más del 5% de la población sufrirá vértigo durante este año

El trastorno afecta al 30% de los mayores de 60 años y puede deberse a distintas causas

DIAGNÓSTICO.El doctor José Luis Ballvé realiza una exploración a un paciente en su consulta.

DIAGNÓSTICO.El doctor José Luis Ballvé realiza una exploración a un paciente en su consulta. / JOAN CORTADELLAS

Se lee en minutos
MARÍA GARCÍA SAN NARCISO

El vértigo persigue al 30% de la población mayor de 60 años. Por eso, casi el 10% de las consultas en los ambulatorios se deben a este trastorno. Sin embargo, el vértigo no es exclusivo de la gente mayor, ya que afecta a personas de todas las edades, niños incluidos. Según el doctor Xavier González Compta, otorrinolaringólogo, miembro de la Societat Catalana d'Otorinolaringologia y colaborador docente de la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria (Camfic), durante este año más del 5% de la población sufrirá algún episodio.

«La mayoría de los pacientes con vértigo afirman tener la sensación de que todo se mueve a su alrededor», explica José Luis Ballvé, médico de familia del CAP de La Florida, en L'Hospitalet de Llobregat, y miembro del Instituto Universitario de Investigación en Atención Primaria (IDIAP). «Otros pacientes relatan que sienten que son ellos mismos los que dan vueltas, como un tiovivo, pero estos son los menos. Normalmente tienen además náuseas y vómitos», añade.

Las consultas por vértigo, explica el doctor González, suponen para el médico de primaria un verdadero desafío. «Es muy difícil diagnosticar cuál es la causa, sobre todo en el primer episodio». Por eso, el facultativo debe hacer en primera instancia una historia clínica de lo que ha pasado. «El médico de atención primaria tiene que hacer una exploración completa», señala González. A partir de ella, el facultativo puede tratar la mayoría de los vértigos.

TRES TIPOS BÁSICOS / El vértigo se divide básicamente en tres tipos. Puede ser periférico, cuando está asociado a una enfermedad en el oído interno, encargado de controlar el equilibrio; o central, cuando hay una enfermedad en el sistema nervioso central, en el encéfalo. En tercer lugar existen también los denominados «falsos vértigos», que según González más que vértigos son en realidad cuadros de inestabilidad. «Lo que llamamos pluripatología: diferentes enfermedades que pueden dar sensación de mareo y de inestabilidad», aclara.

La mayor parte de los vértigos son periféricos y, dentro de estos, el más frecuente es el denominado vértigo posicional. «El paciente se despierta y todo le da vueltas. No dura más de 15 segundos y es muy desagradable», explica el doctor Ballvé. «La mayoría de las veces es benigno, no se debe a una causa grave, y se puede resolver incluso sin tratamiento en menos de un mes».

Para un diagnóstico correcto, además de preguntar al paciente sobre los síntomas, se realiza una exploración física. «Muy útil resulta la  maniobra de Dix-Hallpike», afirma Ballvé. «Es una maniobra muy sencilla, una exploración conocida desde el año 1952, pero que habitualmente no se hace a pesar de que da mucha información», comenta. Con ella, en tan solo dos minutos se puede saber si el vértigo es posicional. «Además, con una maniobra parecida, la de Epley, se puede curar el vértigo».

Hay casos, sin embargo, en los que persisten las dudas después de que el médico de familia haya realizado la historia clínica y una exploración completa. Cuando esto sucede, el paciente es derivado a un especialista, «que le realizará pruebas de vértigo que puedan concretar mejor el diagnóstico», afirma González. Estas pruebas de diagnóstico pueden ser maniobras que se realizan con el paciente u otras computerizadas. «Estas últimas normalmente son pruebas que miran la reacción de los ojos ante diversos tipos de estímulo: rotatorios, que se hacen en un sillón específico; térmicos, aplicados en el oído, y también estímulos posturales o posicionales».

PRUEBAS CON GAFAS ESPECIALES / En el caso de las pruebas computerizadas se colocan al paciente unas gafas especiales que permiten observar el movimiento de la pupila. «Según el estímulo que ves y la enfermedad que hay puede haber distintos movimientos», prosigue el especialista en otorrinolaringología.

La gente mayor es la más propensa a padecer vértigo por múltiples causas, algo frecuente en personas de su edad. De hecho, más del 30% de esta franja de población lo sufre. «En estos casos suele tratarse de vértigos pluripatológicos. Este tipo de  pacientes -explica el doctor González- toma muchos fármacos que pueden afectar al sistema del equilibrio. También lo sufren más porque hay una disminución de la funcionalidad del equilibrio en las edades avanzadas y porque pueden tener la tensión elevada o problemas de azúcar, lo que también afecta».

El vértigo posicional es también más frecuente en edades avanzadas, así como el causado por la enfermedad de Ménière, que afecta a personas de más de 50 años. Y con los problemas neurológicos que desembocan en episodios de vértigo pasa lo mismo, añade el doctor.

DISTINTOS TRATAMIENTOS / En todo caso, el tratamiento dependerá siempre de las causas que lo provoquen. «En las crisis agudas de vértigo, en las que el paciente no se puede mover, inicialmente se manda guardar reposo y se dan fármacos sedantes vestibulares -que actúan sedando los denominados centros vestibulares del tronco cerebral-,

Noticias relacionadas

que se deben tomar muy pocos días.

Si el vértigo es posicional, se trata con unas maniobras que realizará el médico de familia o el otorrino. En el caso de la enfermedad de Ménière se aplica un tratamiento «para intentar bajar la presión del oído interno», señala el doctor González. Si, por el contrario, es neurológico, habrá que proceder con otro tipo de tratamiento.