11 ago 2020

Ir a contenido

INTERVENCIÓN PIONERA

Vall d'Hebron implanta con éxito a un bebé un dispositivo para tratarle una alteración del corazón

El niño empezó a mejorar a los pocos minutos de la intervención y seis meses después ya no toma medicación

Un equipo de cardiólogos pediátricos del Hospital del Vall d'Hebron ha tratado con éxito una alteración grave del corazón a un bebé de cinco meses, detectada durante el embarazo. El bebé tenía dificultados para respirar y el tratamiento médico, que tenía que ser crónico, no le dio el efecto esperado. Por eso, los médicos decidieron implantarle un nuevo dispositivo mediante cateterismo, y por lo tanto, sin operarlo a corazón abierto. Es la primera vez que se implanta este dispositivo en un bebé tan pequeño. Minutos después de la intervención, el corazón del niño empezó a mejorar, y ahora, seis meses después, ya se le ha podido suspender la medicación.

Walild nació con una alteración del corazón detectada durante el embarazo, consistente en la presencia de un defecto a la pared que separa las dos aurículas del corazón. La alteración le provocaba una sobrecarga muy importante al corazón y a los pulmones y le generaba dificultados para respirar, teniendo que estar ingresado a la Unidad de Cuidados intensivos del hospital. A los cinco meses, y a pesar del tratamiento médico que se le administró, el pequeño no mejoró y por eso el equipo que lo trataba decidió probar una nueva técnica de tratamiento.

Cateterismo cardiaco

Consistía al implantar un nuevo dispositivo mediante cateterismo cardíaco, sin recurrir a una operación a corazón abierto. El diseño del dispositivo, con poco metal y recubierto de un material especial que lo hace muy flexible comparado con otros dispositivos actuales, permite usarlo en pacientes muy pequeños.

De hecho, pocos minutos después de la intervención ya se observó una mejora del funcionamiento de su corazón y cinco días más tarde, el niño recibió el alta hospitalaria. Los controles posteriores han constatado que el corazón ha recuperado su función normal, y ahora,  Walild, con más de un año, se encuentra bien y ya no se tiene que medicar.

"El caso de Walild es excepcional, porque se trata del paciente más joven en todo el mundo al que se ha realizado esta nueva intervención con este dispositivo", ha destacado el jefe de Servicio de Cardiología Pediátrica del Área Maternoinfantil del Hospital Universitario Vall d'Hebron, Ferran Rosés.

"Esta intervención -ha añadido el especialista- abre la puerta a poder usarlo en este grupo de pacientes especialmente delicados y ofrecerles así una alternativa al uso de dispositivos convencionales más rígidos, o tener que recurrir a la cirugía cardiaca a corazón abierto".