NEUMOLOGÍA

Descubren una nueva fórmula para saber cómo es de grave la apnea obstructiva del sueño

Con este nuevo índice los especialistas pueden clasificar con mayor precisión a los pacientes con apnea obstructiva del sueño de alto riesgo, que pueden acabar sufriendo eventos cardiovasculares adversos.

Descubren una nueva fórmula para saber cómo es de grave la apnea obstructiva del sueño
3
Se lee en minutos
Rebeca Gil

La apnea obstructiva del sueño es un síndrome que afecta a mil millones de personas en todo el mundo, según los últimos estudios epidemiológicos. La mitad de los casos presentan al menos una gravedad moderada. 

Esta enfermedad consiste básicamente en que se produce un bloqueo de la vía aérea del paciente que impide una respiración normal.

Las pausas en la respiración ocurren de forma repetida durante el sueño y pueden ser parciales (hipopnea) o totales (apnea).

En cualquier caso, estas apneas tienen consecuencias importantes en la salud de quienes la padecen, además de provocar una lógica somnolencia diurna que puede llegar a ser causa de, por ejemplo, accidentes de tráfico.

Y las pausas al respirar pueden provocar trastornos neurocognitivos o eventos cardiovasculares sobre todo en individuos de alto riesgo.

Una de las características de esta patología es su heterogeneidad, ya que tanto su gravedad como sus síntomas varían en gran medida en la población general, siendo más frecuente en ancianos y personas obesas.

Medir la frecuencia, la duración y profundidad de la falta de oxígeno en sangre. / Rawpixel. FREEPIK

Medir la frecuencia, la duración y profundidad de la falta de oxígeno en sangre

Una vez que se diagnostica que un paciente sufre apneas durante el sueño, los especialistas determinan su gravedad a través del índice de apnea/hipoapnea.

Según este método se considera que una persona padece apnea obstructiva del sueño cuando tiene un índice de más de 5 apneas o hipoapneas por cada hora de sueño.

Según este baremo, más de mil millones de personas en el mundo sufre apnea obstructiva del sueño, aunque no todos estos pacientes tienen los síntomas secundarios que hemos enumerado. 

Índice ODI

También se suele utilizar otro índice, el llamado ODI, que sirve para medir la falta de aporte de oxígeno intermitente (desaturaciones de oxígeno) debida a las pausas respiratorias de las apneas, y que puede causar complicaciones fisiopatológicas y eventos adversos en ocasiones fatales.

Como explica el doctor Miguel Ángel Martínez-García, neumólogo, director de la revista Archivos de Bronconeumología y miembro de Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR):

  • «Estas métricas se han empleado (y siguen empleándose) clásicamente para cuantificar la gravedad de la apnea obstructiva del sueño».

Pero en la práctica clínica hemos observado que estas formas de valorar la gravedad de las apneas presentan limitaciones dado que solo miden la frecuencia de las apneas, hipopneas o desaturaciones de oxígeno, pero no otras características importantes como su longitud o su intensidad».

Carga hipóxica nocturna

Por ello, seguimos analizando otras métricas alternativas más novedosas que capturen mejor la gravedad de la apena y sus consecuencias patológicas».

Una de estas nuevas métricas es la carga hipóxica nocturna específica de la apnea obstructiva del sueño.

Con este método los especialistas son capaces de cuantificar en una única variable fácil de medir (mediante un software específico) tanto la frecuencia, como la duración y la profundidad de la falta de oxígeno en sangre (hipoxemia) relacionada con las apneas. 

De esa forma, los especialistas pueden clasificar con mayor precisión a los pacientes con apnea obstructiva del sueño de alto riesgo, que pueden acabar sufriendo eventos cardiovasculares adversos. 

Relacionar la carga de oxígeno en sangre con las graves consecuencias de la apnea

Esta nueva forma de medición, publicada en Archivos de Bronconeumología, la revista científica de SEPAR, es para los autores “una de las métricas más prometedoras para sustituir los índices tradicionales en un futuro no muy lejano, según los resultados observados hasta la fecha en la valoración del riesgo cardiovascular de la apnea obstructiva del sueño”, aunque todavía es necesario realizar nuevos estudios, explica el doctor. 

“En este sentido, ya se está ultimando desde SEPAR un estudio prospectivo en el que además de resultados cardiovasculares, se valore si la carga hipóxica es superior a las métricas habituales en su relación con la incidencia de enfermedades neurocognitivas o metabólicas”, añade.

Una medición técnicamente fácil de realizar. / FREEPIK

Una medición técnicamente fácil

Noticias relacionadas

La medición de la carga hipóxica no supone un desafío técnico mayor para los equipos de poligrafía o polisomnografía con los que se realizan los estudios de sueño tanto en el domicilio como en el laboratorio, dado que puede analizarse con los canales habituales utilizados en la realización de las pruebas de sueño incorporando un software específico para su cálculo.

Por último, los autores consideran que, de confirmarse los resultados hasta ahora publicados, la carga hipóxica es una variable que debería incorporarse progresivamente a los laboratorios del sueño, ya que permitiría tomar decisiones más precisas sobre aquellos individuos con apnea obstructiva del sueño que precisarían de tratamiento con CPAP (o sus alternativas) para evitar las consecuencias negativas de esta patología.